DEL ABISMO A LA ILUSIÓN

ANTONIO GÓNGORA

Cuando el desánimo y el pesimismo comenzaban a instalarse en la afición del Málaga, cuando el abismo estaba más cerca, llegó la reacción, el triunfo, y lejos de La Rosaleda. El viernes comenzó a cundir el desánimo entre los malaguistas tras el triunfo del Alavés, que se colocaba con cuatro puntos más tras dos triunfos consecutivos, pero la desmoralización siguió con la victoria del Deportivo, el que estaba como el primero a alcanzar de la zona de salvación. De ahí que el partido de Anoeta cobrara más trascendencia. Un derrota llevaba al equipo al abismo más caótico, a distanciarse a siete puntos. Pero los tres puntos sumados ante la Real ofrecen una nueva ilusión, aunque todo siga igual en la tabla, a cuatro de la permanencia. La jornada pudo ser angustiosa, pero no lo fue y el Málaga se marchó de San Sebastián a la misma distancia, pero con la moral reforzada y con dos opciones todavía antes de las vacaciones, ante el Betis y el Alavés.

¿Un mismo jugador debe lanzar dos penaltis en el mismo partido? Esta es la eterna pregunta, ya que muchos creen que los entrenadores deben cambiar al especialista en el caso de surgir una segunda opción. En Anoeta se vivió un nuevo capítulo para alimentar esta incógnita. Borja Bastón engañó a Rulli con claridad en el primer disparo desde los once metros, pero no ocurrió lo mismo en el segundo. En este caso no hubo problema debido a que Chory Castro convirtió el rechace.

Resurrección de los futbolistas que más deberían aportar. Uno de los grandes problemas del Málaga hasta ahora estaba centrado en que los fichajes y los jugadores más determinantes, no acababan de alcanzar su nivel. Pero poco a poco estos futbolistas van a más, pese a que sea poco a poco. Ayer hubo varios ejemplos, como Keko y Borja Bastón.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos