El día en que se acaban las excusas para el Málaga

Peñaranda se perfila como titular./Salvador Salas
Peñaranda se perfila como titular. / Salvador Salas

El equipo de Míchel recibe al Leganés obligado a ganar y comenzar su reaccción liguera, sin argumento alguno para justificar el que podría ser su octavo tropiezo consecutivo

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

El 11 de octubre fue el Día Internacional de la Niña; el 12 de octubre, el Día de la Hispanidad, y hoy 15 es el día en que se acaban las excusas. Al menos para el Málaga. Visita La Rosaleda el Leganés, y el equipo ya no puede permitirse aplazar más tiempo su reacción. No queda siquiera apelar a la mala suerte, a un error arbitral o a un mejor juego sin resultado. Hay que ganar por lo civil o por lo criminal. Vencer y convencer. Imponer una superioridad desde el minuto 1. Actuar con el mismo convencimiento en el campo que el mostrado el viernes en rueda de prensa por Juan Carlos (ojalá no se equivoque en el pronóstico). No quedarán muchos argumentos a los futbolistas en la zona mixta si no hay un ‘1’ en la quiniela. Van siete jornadas y un solo punto. Si se suma la pretemporada al equipo casi se le olvida lo que es ganar. Y ya toca. Porque ni siquiera cabe argumentar que el vestuario y el cuerpo técnico son un flan con la cabeza de Míchel pendiente de un hilo. Husillos ya se encargó de ratificarlo el miércoles y de insuflar un margen de confianza del que los resultados no lo han hecho acreedor.

Hay que dejar constancia de que el aficionado que acude a La Rosaleda o se dispone a sufrirlo por radio o televisión da de antemano al Leganés como un equipo menor. Podría serlo por el potencial individual de sus jugadores. Más allá de eso, suma diez puntos más que el Málaga, comenzó la jornada en la séptima plaza, como segundo conjunto menos batido (tres goles, y Cuéllar lleva 307 minutos seguidos imbatido) y con un notable crecimiento colectivo. El equipo, como admitió Míchel, «sabe a lo que juega». Es uno de los tres representantes del trío de atragantables en la categoría, junto al Levante y el Getafe. Nadie ofrece nada por ellos, pero compiten muy bien y caminan de forma holgada por la mejor liga del mundo.

Después de sufrir a Charles en La Rosaleda o de que Alcalá marcara el gol del triunfo en Gerona, hay temor en torno a Amrabat, hasta ahora con un papel residual en el cuadro ‘pepinero’, pero extramotivado esta tarde. Está por ver si Garitano, un técnico que juega al despiste al no informar de sus dieciocho expedicionarios a ningún medio (LaLiga lo permite en pleno siglo XXI y a este nivel de profesionalización), deshace su once de gala de las últimas citas, el que le ha dado estupendos resultados.

En el Málaga Míchel hizo cuatro cambios respecto a la última lista. No cuenta aún con Ricca y Borja Bastón, pese a completar ya dos entrenamientos, e incluyó a Ontiveros, después del perdón. Peñaranda podría jugar de salida. Él y Rolan son lo más parecido a un ‘nueve’ en la convocatoria, otra vez sin el fichaje más caro (Cecchini) y a la que vuelven Luis Hernández y Kuzmanovic. Pero al final no importa tanto qué cromo juegue ni con qué pizarra. Hay que ganar. Y desde el minuto 1.

Fotos

Vídeos