La Academia del Málaga, el cuento de nunca empezar

Unos operarios instalan el cartel que anuncia un inminente comienzo de las obras en Arraijanal, hace seis meses./Salvador Salas
Unos operarios instalan el cartel que anuncia un inminente comienzo de las obras en Arraijanal, hace seis meses. / Salvador Salas

La entidad sigue sin elegir la constructora cuando en enero concluye el plazo para arrancar las obras

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

Las dudas acuciantes del Málaga se trasladan también a su proyecto de La Academia. Como si de un cuento se tratara, esta simbólica y elemental instalación no se consolida ni se acaba, sino que nunca empieza a construirse. Siete años después de que se pusieran en marcha las conversaciones para levantar una nueva ciudad deportiva para la cantera blanquiazul, las obras siguen sin ponerse en marcha, y ahora ya no son las instituciones las culpables con sus continuas peticiones de informes, sino que es el propio club el que está demorando el arranque de los trabajos. Siempre, una vez más, todo queda a la espera del jeque Abdullah Al-Thani, el presidente y propietario de la entidad.

Desde hace algunos meses el Málaga está seleccionado un empresa local para que comenzaran las obras de La Academia lo antes posible, ya que no existe ningún impedimento legal para que así sea. Pero el club continúa sin decidirse por ninguna de ellas, lo que deriva de nuevo en retrasos en el comienzo de los trabajos de un proyecto imprescindible para el club y sus equipos inferiores. Los contactos con las constructoras se han desarrollando meses atrás, y el club ya analizó las propuestas, pero... Las fuentes consultadas aseguran que la decisión no se demorará mucho más.

Previsiones superadas

Las previsiones apuntaban a que el arranque de los trabajos sería entre octubre y noviembre, pero nada de nada. Estas fechas se consideraban razonables para superar el proceso administrativo y adjudicar las obras de los campos y del resto de las construcciones. Ahora, sin embargo, el Málaga estará amenazado a partir de ahora por el plazo que le puso el Ayuntamiento para que comenzara a ponerse en marcha el proyecto, que concluye en enero. Desde el consistorio dieron un margen largo, con el objetivo de que el Málaga y sus dirigentes tuvieran tiempo para perfilar los mecanismos para comenzar, pero hasta ahora ha sido imposible que el club arrancara con la construcción de La Academia.

Si no comienzan de inmediato los trabajos, será difícil que la cantera puedan comenzar la próxima campaña en la nueva ciudad deportiva

El Málaga cuenta con una partida económica de 4,5 millones para este proyecto, que procede de la permuta y venta de los terrenos de su antigua ciudad deportiva de El Viso (única propiedad que tenía hasta ahora el Málaga, al margen de sus futbolistas), pero no será suficiente para completar la primera fase, que al final estará formada por cuatro campos, además de las instalaciones complementarias (tendrá un coste mayor de lo previsto, con unos 6,5 millones de inversión). De ahí que tuviera previsto derivar de su presupuesto una cantidad importante para acabar estas obras.

Aunque el club también está intentando conseguir la financiación restante, cerca de dos millones, a través de su propia Fundación, que será adjudicataria de los terrenos de Arraijanal y la propietaria de la ciudad deportiva de la entidad. Este órgano sin ánimo de lucro del Málaga tendrá un protagonismo especial a partir de ahora, pues deberá gestionar y controlar una parte muy importante de la entidad.

Estos retrasos, además de mantener y acentuar la histórica polémica de este accidentado proyecto, probablemente impedirán también que los equipos de la cantera puedan comenzar los entrenamientos la próxima campaña. Las fuentes consultadas aseguran que todavía se podría llegar a tiempo si se comienza de inmediato. El plazo de ejecución del proyecto oscila en alrededor de los ocho meses, aunque las mismas fuentes indican que es posible acortar este periodo para intentar que los equipos malaguistas puedan trabajar desde el próximo verano, en el arranque de las pretemporadas, en su nueva ciudad deportiva de Arraijanal.

El proceso lo puede acelerar el Málaga en cualquier momento debido a que depende sólo de él, aunque ahora no se percibe este interés por comenzar las obras de inmediato. El plazo establecido por el Ayuntamiento expira en enero, por lo que, en el caso de que el club lo incumpla, el consistorio tendrá que decidir cuál será la sanción o qué ocurriría si siguen los retrasos y el comienzo se produce después del 31 del próximo mes. Esta historia interminable amenaza con continuar ofreciendo más capítulos negativos, aunque ahora ya con distintos protagonistas. Es sin duda, el cuento de nunca empezar... Y, mientras tanto, los canteranos repartidos por los campos de la capital.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos