El Málaga tira por la borda todas sus ilusiones

Success intenta evitar la entrada de Mosquera durante el encuentro de anoche./Agencia LOF
Success intenta evitar la entrada de Mosquera durante el encuentro de anoche. / Agencia LOF

De nuevo inoperante en ataque y con demasiadas concesiones atrás, perdió en La Coruña y ya se siente equipo de Segunda División

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

El sueño ha durado apenas cinco días. El Deportivo devolvió a la realidad a un Málaga que ahora sí se siente equipo de Segunda. Con un fútbol demasiado previsible, decisiones incomprensibles del entrenador, jugadores sin la más mínima calidad en la zona ofensiva y regalos atrás entregó los puntos y también su plaza en la máxima categoría.

3 Deportivo

Rubén Martínez; Juanfran, Albentosa, Sidnei, Navarro; Guilherme, Mosquera (Borja Valle, min.80), Muntari (Borges, min.46); Çolak (Andone, min.87), Adrián López; y Lucas Pérez.

2 Málaga

Roberto; Rosales, Luis Hernández, Ignasi Miquel, Miguel Torres; Sucess (Samuel, min.56), Lacen (Adrián, min.68), Iturra, Chory Castro (Borja Bastón, min.78); Diego Rolan y En-Nesyri.

goles
1-0, min.6: Lucas Pérez, de penalti. 1-1, min.41: Guilherme, en propia meta. 2-1, min.70: Adrián López. 2-2, min.73: Rolan. 3-2, min.86: Adrián López
Árbitro
Mateu Lahoz, del comité valenciano. Mostró amarilla a Miquel (min.6), Luis Hernández (min.43) y Miguel Torres (min.52), del Málaga; y a Muntari (min.34), Guilherme (min.48), Çolak (min.51) y Rubén Martínez (min.90), del Deportivo.
incidencias
Partido de la trigésima primera jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio Abanca-Riazor ante 17.058 aficionados. Las campeonas de Europa de rugby Marta Carmona (Arahal), Mónica Castelo (Mona) y Laura Delgado (Bimba), que militan en el CRAT coruñés, realizaron el saque de honor junto a sus compañeras de equipo Vanesa Rial y Paula Medín, olímpicas en Río de Janeiro.

Seedorf y Jose fueron demasiado previsibles en sus alineaciones y en los sistemas elegidos. Los movimientos estaban más que definidos de antemano, así que la balanza debía desnivelarse en una acción individual o en un error. Y a los seis minutos llegó el gol del Deportivo en una colocación poco acertada de la zaga malaguista. El rebote en la espalda de Luis Hernández dejó expedito el camino a Lucas Pérez en un mano a mano con el central madrileño que concluyó con el penalti de este. Mateu Lahoz entendió que el contacto era suficiente y no dudó en señalar el punto fatídico. El ariete local volvió a marcar... ¡una vuelta después!

De este modo, el partido se le puso cuesta arriba al Málaga casi de salida. De poco había servido la piña de los jugadores en el calentamiento. El equipo pasó a controlar el partido, sin apenas sufrir –salvo alguna arrancada del Deportivo en la que llegó a último cuarto de campo con pocos toques– pero también sin claridad. El innegociable 4-4-2 de Jose hizo que el juego fuera demasiado plano, previsible, y ahí su rival se sintió relativamente cómodo.

Con Iturra y Lacen en línea, la distancia con la zona de ataque era abismal; con Chory Castro y Success en las bandas, la profundidad era mínima, y con En-Nesyri y Rolan como delanteros tampoco existía una referencia en el remate. Por eso, aunque el peso del juego lo llevó el Málaga, el guardameta Rubén apenas tuvo que intervenir. Pero tampoco el Deportivo se atrevió a dar un paso adelante. Su fragilidad defensiva es tan evidente que no quiso arriesgar y se limitó a verlas venir para proteger su exigua ventaja. Lucas Pérez fue un islote que trató sin éxito de sacar petróleo en algún envío en largo.

La sucesión de centros al segundo palo, faltas laterales, saques de banda y córners suponía la única esperanza malaguista, porque tampoco el Deportivo es un equipo fiable en la estrategia defensiva. Y fue al filo del descanso, después de cuatro saques de esquina sin opción de remate, Ignasi Miquel emergió como un periscopio en la frontal del área pequeña y peinó para que entre Rolan y Guilherme igualaran la contienda.

En la reanudación Jose no movió ficha, pero sí Seedorf. La entrada de Borges le aportó más dinamismo al Deportivo en el centro del campo, de ahí que la salida de los locales fuera más contundente que su juego durante toda la primera parte. El Málaga tuvo que capear el temporal en esos primeros minutos y encontró en Roberto al salvavidas con una parada fantástica a remate de Lucas Pérez a bocajarro.

En la segunda mitad el Deportivo estuvo más cerca de ponerse con ventaja en el marcador mientras el rendimiento ofensivo del Málaga se desplomaba por el agotamiento de Chory Castro, la incapacidad de En-Nesyri y la absoluta inoperancia del protegido del entrenador, Success. Vamos, lo habitual. Y así es imposible.

El equipo gallego encontró demasiadas facilidades en las transiciones defensa-ataque, ya con la pareja Iturra-Lacen sin consistencia. Guilherme avisó con un remate al palo. Jose hizo el primer movimiento, más que cantado, con la salida de Success, pero su sustituto, Samu, cometió un error garrafal que puso en bandeja el 2-1 para el Deportivo. El malagueño se desquitó tres minutos más tarde con un centro al primer palo en el que Rolan fue el más listo del patio.

El último cuarto de hora fue un correcalles en el que el Deportivo salió victorioso tras un remate de cabeza al palo de En-Nesyri. La ineficacia ofensiva impidió ganar y las concesiones atrás entregaron el partido y la plaza en Primera. Ahora sí, inevitablemente, hay que hablar del Málaga como equipo de Segunda.

Más

Temas

Fútbol

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos