Adriana: «Los comentarios llegaron cuando empecé a jugar al fútbol con niñas»

Jiménez, Sarabia, Mendoza, Rosales, Martín, Hernández, Moreno y Prieto. /Fernando González
Jiménez, Sarabia, Mendoza, Rosales, Martín, Hernández, Moreno y Prieto. / Fernando González

La jugadora del Málaga femenino Adriana protagoniza con Rosales una mesa redonda sobre la igualdad entre sexos en el mundo del deporte

CARLOS J. MARTÍNEZ

La Fundación del Málaga organizó ayer, en la Sala Judicial de la Facultad de Derecho, una mesa redonda sobre la lucha contra la violencia de género. El acto esta enmarcado dentro de la campaña ‘Valores Blanquiazules’, una actividad con la que el conjunto de Martiricos busca promover una cultura de paz. Junto a otros ponentes, los dos grandes protagonistas del acto fueron Rosales y la jugadora del féminas Adriana Martín.

Previa a la celebración de la mesa redonda se proyectó un documental de una hora de duración en el que diversas mujeres contaban su historia de supervivencia al maltrato. Al acto acudieron representantes de diversos entes locales, provinciales, autonómicos y nacionales. Así, Isabel Jiménez Lucena (Universidad de Málaga), Ruth Sarabia (Ayuntamiento de Málaga), Elena Mendoza (Delegación del Gobierno), Resurrección Hernandez (Diputación de Málaga), Mari Carmen Moreno (Instituto Andaluz de la Mujer) y Ana María Prieto del Pino (Facultad de Derecho).

«Empecé a jugar con cinco años en un equipo de chicos, del que llegué a ser la capitana»

Rosales y Adriana quisieron compartir sus experiencias en el fútbol en materia de igualdad. «Mis inicios fueron mejor imposible. Con cinco años empecé a jugar en un equipo de niños, porque no había conjunto femenino. Ellos tenían un vestuario, y yo el mío.Eso es la única diferencia. Incluso llegué a ser capitana», comentó Adriana.

Desde la infancia

Para Rosales, igualdad y deportes iban de la mano desde la infancia, en Venezuela: «En mi caso vengo de una familia en la que mi madre fue futbolista, mi hermana también y mi prima igual. Siempre me han criado en la igualdad.Si es cierto que cuando era joven no había muchas niñas que jugaran, hay que educar en igualdad y no cohibir a las niñas». Además, el lateral manifestó: «Mi hija juega al fútbol y eso es importante: la igualdad en la sociedad. Se ha avanzado, porque hay más apoyo al fútbol femenino. Cuando mi madre jugaba casi ni existía liga alguna, y ahora hay campeonatos profesionales».

Rosales: «Crecí en una familia en la que las mujeres juegan al fútbol»

Además, Adriana se refirió a la circunstancia paradójica que se dio cuando pasó de jugar con los niños a hacerlo con niñas: «Jamás me encontré una mala palabra con niños. Cuando empecé a jugar con niñas, curiosamente, comencé a encontrarlos».

Ambos futbolistas hicieron hincapié en la importancia de la educación. «En mi faceta de padre les enseño a mis hijas que hagan lo que les haga feliz. No les tengo que presionar. Es muy importante educar con igualdad y valores.En muchas sociedades se han perdido los valores. Desde nuestra posición tenemos que ayudar y apoyar en todo lo posible», apuntó el veterano defensa venezolano.

«Esto no va a cambiar de la noche a la mañana, cuesta que cambie. Yo fui con la selección sub-17 y no teníamos ni competiciones, ahora tienen Mundiales y Europeos», recordó Adriana. Además, la igualdad es una lucha que el Málaga quiere abordar a través de su Fundación.

Finalmente, en el acto se hizo un llamamiento a la importancia que tiene la lucha contra la violencia de género y se incidió en la diversidad de malos tratos que existen, no sólo los que aparecen en los medios de comunicación. «La coeducación es lo que trabaja el Instituto Andaluz de la mujer para educar a los niños en igualdad, hay que desarrollar todas sus capacidades. Los estereotipos existen y se refuerzan, el niño es considerado valiente, fuerte y competitivo», recordó Mari Carmen Moreno.

Temas

Fútbol

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos