La afición lleva en volandas al Málaga

Cientos de aficionados congregados en la entrada de la avenida de la Palmilla el domingo a la espera de la llegada del autobús del Málaga. / Ñito Salas

En un respaldo casi inusitado ante la situación deportiva, fue clave en el triunfo ante el Celta

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

«No bajéis los brazos, que nosotros no lo vamos a hacer nunca». Este mensaje final de unos niños malaguistas en un vídeo motivacional terminó de encender la mecha en el vestuario malaguista casi una hora antes del partido del domingo ante el Celta. Fue un documento visual de casi cuatro minutos de duración que preparó el Frente Bokerón para el equipo y que Míchel y sus jugadores prefirieron ver el mismo día del partido, como un gran estímulo para la cita. En el mismo se ven imágenes de decenas de niños –algunos de ellos bebés– vestidos con camisetas del equipo, con banderas y en la grada de La Rosaleda. Son los hijos de muchos seguidores que pueblan las gradas cada fin de semana.

Un vídeo motivacional del Frente Bokerón que vio el equipo en el vestuario sucedió a un gran recibimiento en la avenida de la Palmilla

Una voz en ‘off’ de una niña lanza al mismo tiempo un mensaje conmovedor: «Este año lo vamos a pasar mal. Los resultados no acompañan, pero sólo os pedimos que sufráis la camiseta que lleváis como la sufren ellos». «El nuestro es un sentimiento profundo que hay que entender. Para nosotros una victoria de nuestro equipo es como para el Barcelona o el Real Madrid ganar la Liga», añade.

El vídeo fue un detalle más de una jornada que será recordada muchos años en el malaguismo. Pocas veces se ha visto una afición con un talante tan incondicional y volcada con su equipo en las malas. Sucedió el domingo, cuando todo lo ocurrido desbordó las expectativas. La iniciativa de hacer un pasillo al autobús del equipo a su llegada al estadio, en la avenida de la Palmilla, no es nueva, pero superó lo esperado. No importaba tanto la cantidad de aficionados como la efusividad. «Podía haber cinco mil más, pero con los que estábamos nos bastó», confiesa Javier Martínez, responsable del Frente Bokerón y uno de los artífices de la ‘quedada’.

Un sentimiento

Resulta difícil de explicar con argumentos objetivos qué mueve a una afición a volcarse de esa forma con un equipo que sumaba hasta el domingo un punto de veintisiete en la Liga y que acababa de protagonizar en la Copa del Rey un nuevo ridículo, el de perder con un rival de Segunda encajando dos goles en el tiempo añadido. De alguna forma, quedó claro que el Málaga es un sentimiento y que el afán de que el proyecto continúe en Primera es algo que implica a todos.

El resultado es que para el propio Martínez no fue un recibimiento más el dado al equipo. «Fue de noche y encendimos la bengalas... Estaba lo especial del momento, con el equipo muerto. En la Champions era muy fácil hacer esto, animar a Isco, Cazorla, Demichelis...». De esta forma, el Málaga comenzó el choque ante el Celta al cien por cien de pulsaciones. Y la grada se contagió al instante. El equipo cuajó un primer tiempo notable, con llegadas, convicción en lo que hacía con orden táctico, y el premio  del gol en la última acción.

«Lo fácil sería pensar que los jugadores son unos mercenarios, pero siempre hemos apoyado» Guillermo Martín Presidente de la Peña Malaguista de Vélez-Málaga

«En la Champions era muy fácil hacer un recibimiento especial, lo difícil es repetirlo con el equipo muerto» Javier Martínez Responsable del Frente Bokerón

«Nunca he permitido delante de mí que piten a un jugador. Hay que ir a muerte con lo que tenemos» Carlos Márquez Presidente de la Peña Malaguista de Antequera

«Por lo que tenemos que aguantar de unos y otros, creo que somos de las mejores aficiones de España» Miguel Cortés Presidente de la Peña Malaguista del Guadalhorce ‘Juanmi’

Para muchos aficionados, el partido será de los que queden en el recuerdo, por su importancia deportiva, la atípica situación y el papel que jugó la grada en muchas fases del mismo. «Ha sido el noventa por ciento del triunfo», se pronuncia sin ambages Guillermo Martín, presidente de la Peña Malaguista de Vélez-Málaga. «Lo fácil sería pensar que los jugadores son unos mercenarios. Hay que destacar que siempre se ha estado apoyando, hasta en los malos momentos, al pie del cañón. Esto no es como ser del Madrid o del Barça, que te lo inculcan desde pequeño. Esto es una cosa que tú sientes», razona. Y le parece fenomenal que se repitan iniciativas como la del pasillo al autobús del equipo: «Con este tipo de recibimientos se dan cuenta de que hay una afición que está ahí por ellos. En las redes sociales hemos podido comprobar cómo se quedan impresionados».

«El tema de las cartulinas negras –en protesta por las últimas actuaciones arbitrales– también estuvo muy bien.De alguna manera también fue un gran apoyo a los jugadores», aporta el presidente de la Peña Malaguista de Antequera, Carlos Márquez, parte de un colectivo, la Federación de Peñas Malaguistas, que ideó esta iniciativa. «El otro día tuvimos a Baysse y Juan Carlos en nuestra peña, y ellos son los que lo están pasando peor. Yo nunca he permitido delante de mí que piten a un jugador. Debemos ir a muerte con lo que tenemos. Hay que respetar a esta plantilla, pese a que pueda tener menos calidad que años anteriores», añade.

«Creo que los aficionados siempre somos una parte importante. Ayer se vio el apoyo, con un equipo colista. Por lo que tenemos que aguantar de unos y otros, que si el jeque dice esto, que si lo otro, sí que creo que somos de las mejores aficiones de España», se pronuncia finalmente Miguel Cortés, que está al frente de la Peña Malaguista del Guadalhorce ‘Juanmi’.

Temas

Fútbol

Fotos

Vídeos