La Rosaleda, un clamor contra el jeque: «¡Al-Thani, vete ya!»

Ñito Salas

La Grada de Animación recuperó su protagonismo en el estadio y recordó al dueño su gran afición a las redes sociales al cantarle «¡Al-Thani, pon un tuit!»

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

La ruptura es una realidad. Las discrepancias de la afición con el jeque Al-Thani ya son importantes. El mal arranque liguero está poniendo en cuestión la gestión que se está haciendo en el club. De ahí que, tras encajar el Málaga el tercer tanto anoche, el público de La Rosaleda cantó casi de forma unánime una frase concluyente: «¡Al-Thani, vete ya!». Fue un clamor. Los gritos llegaron primero desde la Grada de Animación, pero pronto se contagiaron el resto de los seguidores que anoche acudieron al campo de Martiricos.

Crónica

El partido se presentó comprometido también en el plano extradeportivo, ya que existían diferencias entre el propio jeque y la peña Frente Bokerón. Al-Thani aseguró durante la semana anterior en las redes sociales que esta peña no sería bien recibida en el estadio, algo que indignó a sus integrantes. Al final, sin embargo, sí acudió al encuentro. Antes del «¡Al-Thani, vente ya!» se habían escuchado otras frases como esta: «¡Al-Thani, pon un tuit!». La referencia era clara, ya que el propietario del Málaga utiliza Twitter de una forma habitual para anunciar decisiones o simplemente comentar su opinión o inquietudes.

Pero hubo más frases dedicadas al presidente malaguista, incluso de mayor calado. «Malas gestiones, a los leones» o «Al jeque y a sus leones nos los pasamos por los cojones». Estos canticos se centraron ya en la zona baja del Fondo Sur.

Por otra parte, la Grada de Animación volvió a ponerle calor y color a La Rosaleda. El estadio no fue el mismo en el debut del Málaga en esta campaña, ante el Eibar. El silencio era a veces tenebroso. Los gritos de ánimo llegaban de una forma esporádica y poco organizada. Al estadio, como decía Joaquín Peiró durante las obras del campo, le faltaba su zona de seguridad, su respaldo más animoso. Pero ayer volvió, y lo hizo por sus fueros, y se notó desde el primer instante. Así La Rosaleda es otra cosa.

Los componentes del Frente Bokerón y Malaka Hinchas dejar de animar al equipo como medida de protesta por los horarios de los dos primeros partidos del campeonato en casa, ambos en lunes. Y así lo hicieron en la jornada inaugural, en la que el equipo perdió.

Para el segundo encuentro en casa, el de anoche, también estaba previsto que continuara la protesta o la huelga. Pero hubo algunos cambios que motivaron el regreso a los orígenes, y las peñas mayoritarias anunciaron que animarían más de lo habitual, y así fue desde antes de que arrancara el encuentro. La exhibición fue absoluta, contagiando al resto del estadio en momentos complicados para el equipo.

Abundaron las pequeñas banderolas malaguistas en una Grada de Animación repleta y con ganas de demostrar que ellos también son importantes en el estadio y, sobre todo, entre los aficionados. Ofrecieron sus habituales cánticos, aunque no servirían al final para que el Málaga remontara el vuelo. Lo intentaron, pero el equipo no respondió.

Fotos

Vídeos