El árbitro

Bastante irregular

MARTÍN NAVARRETE

No completó un buen trabajo el murciano Sánchez Martínez, en un partido feo, insulso y carente de calidad. En estas condiciones la labor arbitral suele destacar en negativo. El colegiado estuvo durante todo el encuentro con criterios muy desiguales, y dependía de su sanción el equipo infractor. Muy riguroso y exigente con las acciones de los malaguistas y todo lo contrario con las de los atléticos. Esto en un colegiado que apunta mucho por su trayectoria reciente no es nada recomendable. Debe mostrar su personalidad y dirección del partido con rigor y firmeza.

Las parcelas destacables del árbitro murciano son las que le han distinguido para estar en el escalafón de colegiado internacional. Sereno, físicamente a gran nivel y muy respetuoso en la relación con los jugadores, usando las advertencias con frecuencia en la medida que el juego se lo posibilitaba, y con una aplicación de la ley de la ventaja que, pese al juego deficiente de unos y otros, tuvo ejemplos de buen nivel. Los asistentes, salvo dos acciones, una por cada uno de ellos, no coincidieron con el criterio del árbitro, que como siempre prevalece.

Sin duda, el poco equilibrio que sostuvo con uno y otro equipo, algo sibilino con las faltas del Atlético y, como dije, bastante firme y exigente con las de los malaguistas. El aspecto disciplinario fue otra muestra de ello. Amonestó a Iturra por derribo a Diego Costa; a Saúl, por dura entrada a Iturra, y, sin embargo, nada más comenzar el segundo periodo, debió amonestar a Vitolo, en su quinta falta tras ser advertido; más tarde a En-Nesyri por protestar, pero no le mostró amarilla a Correa en otra acción de protesta por un saque de esquina no pitado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos