Baysse se hace de rogar... y luego rectifica

Imagen de archivo de Baysse a su llegada a Málaga.
Imagen de archivo de Baysse a su llegada a Málaga. / Salvador Salas
Secreto de sumario

La marcha del francés provocó tensión entre las partes, pero nada más ver la reacción del Málaga y de su afición la actitud del central cambió. Ahora parece que él y sus agentes sí tendrán prisa...

SERGIO CORTÉS

La sensación de los aficionados se resume en una frase. «¿Quién se cree este Baysse?» Así de claro. El central francés llegó con su familia, estuvo casi dos días en Málaga y ayer por la mañana regresó a Francia sin comprometerse y sin pasar el reconocimiento médico. ¿Un nuevo ‘caso Chantome’? En el Málaga ya saben cómo se las gastan los agentes del vecino país después de la experiencia el año pasado con el citado centrocampista, así que en todo momento se han mostrado muy prudentes, aunque lo cierto es que el regreso del zaguero a su tierra provocó una tensión tremenda entre las partes...

Como ya explicó este periódico desde el primer momento, el Málaga se ha mostrado siempre con cierta cautela en la negociación con Baysse. El año pasado estaba cerrado el acuerdo con Chantome, incluso con los documentos redactados, y de repente el agente se levantó de la mesa y dio la ‘espantá’. Por eso, los responsables de la entidad de Martiricos han preferido siempre no lanzar las campanas al vuelo con el central.

Pese a las buenas referencias de Toulalan, el jugador quería tomarse una semana para pensárselo

El comportamiento de Baysse ha sido desconcertante. Bien es cierto que, como él quiso aclarar ayer en las redes sociales, no existía un compromiso de que pasara el reconocimiento médico, pero ese empeño por conocer Málaga durante dos días (el colegio para sus hijos, la ciudad, posibles zonas para residir) choca bastante porque él telefoneó a Toulalan para pedir referencias. Y no hay que ser muy listo para conocer la respuesta del centrocampista. Porque si este se marchó fue debido a que se produjeron algunas promesas incumplidas que le disgustaron bastante. Pero es sobradamente conocido que a su familia (a su mujer, para más señas) le encantaba hasta el supermercado en el que compraba.

Durante sus dos días en Málaga no se pudo alcanzar un acuerdo con Baysse. Siempre surgía algo. Pero se esperaba cerrar el martes el compromiso del defensa francés. Así que cuando el jugador y sus agentes anunciaron que el defensa regresaba a su país para tomarse unos días para pensar (en concreto, lo que queda de semana) se encontraron con el malestar de los dirigentes del club. 

La tensión en alguna de las conversaciones fue bastante alta, y el Málaga, en su sitio, habló con contundencia. «Tranquilos, nos ponemos a buscar otras opciones, no esperamos». El francés tuvo que salir al paso en Twitter para justificarse al conocer la postura del club y la reacción de los aficionados. Yse ve que los representantes han tomado buena nota porque con el paso de las horas se produjo un cambio de actitud muy notorio. Ahora sí parece que tienen prisa ellos y el jugador. Desde luego, el club no va a esperarlo hasta el lunes....

Fotos

Vídeos