El 'caso Bluebay', la amenaza del jeque

El jeque Abdullah Al-Thani, a la espera de que llegue el juicio del 'caso Bluebay'. /SUR
El jeque Abdullah Al-Thani, a la espera de que llegue el juicio del 'caso Bluebay'. / SUR

Al-Thani está pendiente del pleito con la hotelera, que podría hasta arrebatarle el control del club

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

El jeque Abdullah Al-Thani hasta ahora siempre había rechazado cualquier oferta que le llegaba para la venta del club, al margen de que pudiera hacerlo o no por el procedimiento judicial que está en marcha. El propietario del club pretende seguir al frente de la entidad, incluso ahora en Segunda, aunque muchos aficionados quieren que la entidad cambie de gestión y hasta de dueño. Pero posee casi todas las acciones de la sociedad y puede mantener esta postura sin ningún tipo de inconveniente. Una vez consumado el descenso virtual del equipo malaguista, su gran amenaza, sin embargo, llega por el 'caso Bluebay', un procedimiento que podría reanudarse en breve y en el que los denunciantes quieren que el club vuelva a NAS Spain, una sociedad que controlaba la hotelera, además de disponer del 49 por ciento de esas acciones iniciales que compró el jeque.

La ejecución provisional de una sentencia contraria al dueño del Málaga se presenta como una opción compleja, pero posible

Desde Bluebay quieren volver a gestionar el Málaga, como hicieron ya en la primera fase de la temporada posterior a la disputa de la Champions, e intentan hacer valer los documentos presentados en el juzgado, que provocaron precisamente la presentación de la querella del jeque que ha sido archivada por la Audiencia Provincial. De ahí que Al-Thani y sus abogados estén muy pendientes de lo que pueda ocurrir en ese juicio civil que deberá ser fijado por el Juzgado Número 9. En cualquiera de los casos, el presidente del club se hizo con más acciones de minoritarios para garantizarse la mayoría del capital social en el caso de que la sentencia sea negativa y finalmente pierda una parte de la propiedad.

Pero está por ver qué ocurrirá con el control y la gestión del Málaga, algo clave en este asunto. En el caso de que el juez le ofrezca esta complicada posibilidad a los responsables de la hotelera, inmediatamente solicitarían la ejecución provisional para hacerse cargo del club hasta, al menos, que el jeque y sus colaboradores pudieran tomar una decisión contraria para recuperar lo perdido. Pero las dudas son muy amplias entre los expertos, si bien en la hotelera están convencidos de que tienen la documentación necesaria para seguir comandado el club, y esperan que así sea con este juicio.

Un recurso de amparo al Constitucional, un cartucho por decidir

La Audiencia Provincial de Málaga ha dejado claro en dos ocasiones que no hay indicios de culpabilidad para las acusaciones del jeque Abdullah Al-Thani en su querella criminal contra Abdullah Ghubn, Moayad Shatat y Jamal Satli Iglesias (los delitos que pretendía imputarles son de falsedad documental y apropiación indebida, entre otras cosas) y que ni siquiera admite a trámite su denuncia, pero los abogados del presidente del Málaga insistieron en el primero de los casos en la posibilidad de evitar este archivo y presentaron con anterioridad un incidente extraordinario de nulidad de actuaciones, que también ha sido desestimado hace pocos días. Pero, según las consultas realizadas por este periódico, los letrados podrían haber abierto de esta forma la puerta para preparar a continuación un recurso de amparo al Tribunal Constitucional. Aunque este último cartucho, que está por decidir, podría no interrumpir la puesta en marcha de otros procedimientos. De ahí que esté en el aire. En cualquier caso, según las mismas fuentes, este proceso puede ser muy rápido y apenas podría interferir en otras actuaciones que se están poniendo en marcha.

En el mejor de los casos para el jeque, la gestión del club podría mantenerse como hasta ahora, pero es posible que las acciones sí que las tenga que compartir con Bluebay, aunque sus letrados pretenden demostrar también que la hotelera no cumplió con lo previsto y que los compromisos quedaron resueltos hace años. Sin embargo, ya estableció el juez unas medidas cautelares encaminadas a que el Málaga no pueda ser vendido, que aquellos que se interesen por él sean informados a través del Consejo Superior de Deportes del litigio que está en marcha en este momento.

Mayoría de acciones

En el caso de que Bluebay se hiciera con el 49 por ciento de las acciones iniciales, el jeque mantendría todavía la mayoría, pero permitiría a los responsables de la hotelera disponer de algunos derechos importantes. La convocatoria de una junta de accionistas se presenta como una de las opciones a las que podría recurrir este grupo con ese porcentaje de la propiedad. Podría pedir explicaciones de cualquier movimiento importante que se produzca de la sociedad, lo que provocaría, siempre que lo haga de una forma reiterada, una importante inestabilidad en la gestión de la entidad.

Bluebay enviará de inmediato otro escrito al juez para que se reanude el proceso

El club continúa bajo medidas cautelares que impiden una venta directa ahora

Aunque habrá que esperar hasta que el juez fije la fecha del juicio, que tardará todavía algunos meses. Es difícil hacer una estimación sobre el momento en el que se juzgará el 'caso Bluebay', pero las consultas realizadas apuntan a que será después del verano. Luego habrá que esperar el fallo, que marcará una idea clara sobre el futuro del club. Aunque a continuación llegarán los recursos, si bien podría solicitarse y aprobarse una ejecución provisional del fallo judicial.

Los pequeños accionistas esperan ahora la respuesta del jeque a su carta

Los pequeños accionistas del Málaga entregaron ayer personalmente una carta abierta al jeque en las oficinas del club, concretamente al abogado de la entidad, Joaquín Jofre. En ella le piden que venda la sociedad, previo acuerdo con Bluebay, o que propicie una junta gestora que aglutine el poder. Ahora están a la espera de que el presidente del Málaga responda a sus peticiones para poner en marcha inmediatamente otras iniciativas para propiciar un cambio en el control del club.

Por lo pronto, Bluebay presentará de inmediato, durante esta semana, un escrito en el jugado para comunicar al juez el archivo de la querella del jeque para que levante la suspensión temporal del juicio civil (ya lo hizo también con el anterior auto de la Audiencia). A partir de ahí se reabrirá el este caso, que quedó paralizado hace más de dos años, cuando los abogados de Al-Thani anunciaron en la vista previa que el día anterior habían presentado esas denuncias. Ahí quedó todo parado a expensas de que se admitiera a se archivaran los escritos, algo que ya ha hecho dos veces la Audiencia Provincial.

Lo que queda por saber ahora es si los letrados del jeque van a buscar alguna otra fórmula para evitar que llegue el juicio civil o si directamente se van a centrar en la vista oral que programe el juez para los próximos meses, en la que todos pondrán mucho en juego.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos