Borja comienza a sentirse útil

Borja Bastón, en una acción por alto el sábado. / Ñito Salas

El ariete ha debido superar un proceso de adaptación a un estilo nuevo y también recuperar el tono tras un año para olvidar

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

Mientras las cámaras seguían el sábado a Rolan después del gol que supuso el empate, Borja Bastón celebraba el desenlace de la jugada como si el tanto hubiera llevado su firma. Puños al aire y sonrisa de enorme felicidad. También de rabia. Sencillamente el ariete madrileño comienza a sentirse útil. El ariete malaguista, que aún no se ha estrenado como goleador en la Liga, ha debido superar un periodo de adaptación similar al que vivió, por ejemplo, Sandro la pasada temporada.

Hace un año Sandro vivió una situación similar y pagó su casi inactividad en el Barcelona, y ahora le sucede a Lucas Pérez en el Deportivo

«Borja, hay que moverse más, que estás ahí acoplado como delantero centro y eso no nos vale». En los primeros días de concentración en Holanda el entrenador malaguista no pudo ser más tajante en la consigna al nuevo delantero centro del equipo. A mitad de la concentración, antes de que se hubiera cumplido una semana, Míchel le lanzó un elogio. El ariete no acertó en un remate, pero escuchó: «Muy buen movimiento. Eso es lo que necesitamos de ti. Tranquilo, ya acertarás, ya entrarán...»

La parada de Kepa

A Borja Bastón (él siempre ha preferido que lo llamen Borja a secas, aunque se ha acostumbrado a que lo ‘acompañe’ el nombre futbolístico de su padre) le ha costado superar un proceso que se estaba eternizando. Nadie puede garantizar que el sábado, en Sevilla, comience a contribuir con goles, pero ante el Athletic ya le vio color a su trabajo. Kepa evitó con una parada prodigiosa en el minuto 27, a mano cambiada, que se estrenara en un cabezazo a centro de Ricca desde la izquierda. En jornadas anteriores sus opciones de remate en su terreno preferido, dentro del área, habían sido escasas. Y casi siempre o estaba vigilado o el balón no caía con la suficiente fuerza para él imprimirle potencia a la pelota. Tampoco los centros desde las bandas habían sido especialmente fructíferos porque hasta el momento los extremos e incluso los laterales tampoco se habían prodigado con éxito.

«Muy buen movimiento. Eso es lo que necesitamos de ti. Tranquilo, ya acertarás...», le comentó el entrenador cinco días más tarde

«Hay que moverse más, que estás acoplado como delantero centro y eso no nos vale», le dijo Míchel al comienzo de la pretemporada

Como el delantero vive del gol, nunca se ha marchado satisfecho pese a estar entre los destacados en cuanto a distancia recorrida (en el Calderón, por ejemplo, fue el primero). El sábado ya fue otro cantar. Sus movimientos comenzaron a ser más relevantes para el equipo y, aunque no marcó, sí tuvo la opción de ser el que peinara la pelota a centro de Luis Hernández para que Rolan se anticipara a Lekue y batiera a Kepa para empatar la contienda.

Compromiso innegable

Porque, al margen de su mayor o menor acierto, el compromiso de Borja Bastón es innegable. Desde el primer día. Después de un año sumamente decepcionante en el Swansea, esperaba volver a sentirse feliz en el campo. Pero también desde el primer día asumió que Míchel no quería que fuera exclusivamente un delantero de área. El punta madrileño siempre fue un futbolista de ese corte, entre otras razones porque desde pequeño tenía ese don. Conviene no olvidar que en el Mundial sub-17 en 2009 fue Bota de Oro con cinco goles. Ni siquiera las lesiones truncaron lo que se adivinaba una carrera prometedora y que confirmó progresivamente en el Huesca, Deportivo y Zaragoza, en Segunda, y finalmente en Primera, en el Eibar. Y siempre como referente en la zona de remate.

A Borja Bastón no sólo le ha costado adaptarse a un nuevo estilo. La escasa participación durante la pasada temporada también pasa factura. Le sucedió a Sandro, que triunfó en el Málaga después de un comienzo plagado de sombras en juego y goles. Cabe recordar que en las seis primeras jornadas el canario sólo marcó un tanto, el empate ante el Eibar en casa al filo del descanso y que sirvió para neutralizar el anotado por Nano dos minutos antes. Por ese proceso también ha pasado en este primer mes de competición Lucas Pérez en el Deportivo después de su efímero paso por el Arsenal.

Borja Bastón ya se siente útil y sólo le queda sentirse goleador. Nadie cuestiona en el vestuario que será más pronto y que tarde y que su aportación será crucial esta temporada.

Temas

Fútbol

Fotos

Vídeos