Buen arbitraje

MARTÍN NAVARRETE

Buen arbitraje el que realiza el malagueño Del Cerro Grande, nada nuevo en él. Su trayectoria está en esa línea, desarrollando buenas actuaciones en la presente temporada. Tiene condiciones óptimas. Los conceptos futbolísticos son claros y adecuados al fútbol actual, lee los partidos acorde a cada uno de los equipos que participan, lo que le posibilita controlar el encuentro desde el comienzo sin grandes sobresaltos. Se esfuerza en no perder la visión del juego y lo consigue, porque no pierde su posición de cara a los movimientos del balón.

Como siempre en el madrileño, su condición física es su mejor virtud. Me atrevería a afirmar que de la plantilla de árbitros en la élite es, sin ninguna duda, el mejor dotado y a cierta distancia del siguiente. Esto le permite estar siempre muy cerca, discerniendo con acierto la mayoría de las infracciones que se producen, mostrando una enorme firmeza en todas sus decisiones, lo que transmite a los jugadores. La ventaja, como consecuencia de lo anteriormente dicho, la aplicó con criterios adecuados. Las acciones en el área que le reclamaron, acertó

Quizás por destacar algo, los errores que acumuló en la indicación de algunas faltas que se producían en la zona cercana a los asistentes. Poca ayuda la recibida por ellos en esta parcela. Sin embargo, sí que acierta en el control de los fueras de juego, anulando en uno de ellos el gol de Ben Yedder en el segundo periodo, que acierta. Nada que objetar en el uso de las tarjetas. Las ven del equipo sevillista Layún, por derribar a Lacen, y Sarabia por otro derribo sobre Iturra. Por parte del Málaga, Ideye, por una dura entrada a Pizarro, y Rosales por zancadillear a Nolito.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos