BUEN NIVEL Y PENALTIS CLAROS

MARTÍN NAVARRETE

Trabajo más que eficiente el que desarrolló el colegiado Del Cerro Grande, no sólo por acertar plenamente en las dos acciones más relevantes del encuentro, sino por el control que tuvo de todas las incidencias del partido. En la jugada del primer penalti, en el minuto 21, no debió de haber duda. El intento de derribo de Rulli sobre Borja Bastón es claro. El desequilibrio que provoca en el malaguista imposibilita el remate. Aunque pareció que dudó al señalarlo es porque esperó al buen fin del remate. Muy bien y acertada la decisión en esta jugada.

Está a un buen nivel el madrileño, con buen sentido de la aplicación y conocimiento de las reglas del juego, y con un alto grado de independencia. Indicar sin titubeos el segundo penalti es una muestra clara de esto, aunque la mano de Willian José impidiendo el remate de En-Nesyri es nítida y nada cuestionable. Su buena situación en los lances del juego le posibilita verlo y interpretar la intencionalidad del delantero donostiarra. Otro aspecto positivo, la ayuda recibida de sus asistentes, especialmente de Álvarez Cantón.

Es difícil destacar alguna faceta negativa del trabajo del colegiado, y es que en un partido que se indican dos penaltis a favor del equipo visitante, con ausencia absoluta de protestas ante estas acciones, con la influencia que tuvieron en el devenir del partido. Cabe resaltar la capacidad de diálogo con los jugadores. Por todo esto es complicado achacar algo negativo en su buen trabajo, quizás no amonestar a Illarramendi por una patada que le da a Recio en el último tercio del partido en la disputa de balón, que puede ser su único lunar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos