Bueno: «La clasificación no miente; somos los peores»

Una jugada del encuentro. /Efe
Una jugada del encuentro. / Efe

El delantero madrileño y Rosales asumen que el equipo cada vez ve la permanencia más lejos

MARINA RIVAS

Poco hay que justificar ante una derrota tan desoladora. Esa fue la sensación que transmitieron Alberto Bueno y Rosales, los encargados del Málaga de dar la cara en la zona mixta posterior al encuentro en Butarque, ante el Leganés. «La clasificación no miente, dice que estamos los últimos, que somos los peores. No podemos pedir nada a la gente que nos apoya, porque estamos dando poco», contestó contundente el delantero. «No estamos en Segunda, pero es una realidad que estamos abajo y cada vez lo tenemos más complicado. Cada partido para nosotros es una final». Como la de la de ayer por la noche, en la que los propios jugadores se echan piedras sobre su tejado. Así lo afirma Bueno: «Estamos mal, era un partido en el que teníamos muchas ilusiones y obligaciones puestas, porque necesitábamos ganar. Estamos en una situación muy complicada». Y continuó: «No podemos decir mucho más porque no estamos demostrando tener opciones, pero tampoco podemos darnos por vencidos».

Pese a alguna escasa pincelada de positividad en su mensaje, la valoración del partido estaba clara, a pesar de que el primer gol fuese en fuera de juego. «No sé nada del fuera de juego, si es así, es un lastre, no nos ayuda», comenzó el madrileño. «Nos cuesta hacer las cosas bien y ganar. No estamos siendo capaces de hacer el primer gol que nos ayude a continuar. La primera parte fue más competida, pero en la segunda parte el Leganés fue sido mejor, nos pasó por encima», sentenció, de nuevo con rotundidad en sus palabras. Dolido por la derrota, más aún siendo en su primer partido como titular, Bueno se acordó de la afición malaguista, e incluso, se puso en su lugar. «Es normal que la gente se muestre escéptica con nosotros, que no crea en nosotros, pero tampoco podemos bajar los brazos. Esta es una situación complicada para todos», afirmó el delantero.

Autocrítica

Haciendo el mismo ejercicio de empatía, uno de los capitanes del conjunto, Rosales, también quiso enviar unas palabras al malaguismo. Así, aseguró: «La afición puede estar harta de nosotros y con razón. No hemos estado a la altura, pero no vamos a bajar los brazos». El mensaje de ambos jugadores derrochaba esa crispación que desde hace ya tiempo vive tanto el equipo como sus seguidores. Y, ayer en Butarque, incluso fue a peor. Así lo valoró el venezolano: «En las jornadas anteriores merecimos más, hoy fue un resultado justo, jugaron mejor que nosotros».

Y continuó en su discurso: «Es duro, día tras día, derrota tras derrota... Cada día tenemos que levantar cabeza, trabajar y no bajar los brazos. De aquí al final de la temporada va a ser un final sufrido». Eso sí, también quiso romper una lanza en favor de sus compañeros. «Creo que el equipo lo ha dado todo, hemos hecho todo lo que se nos ha pedido, pero al final lo que mandan son los resultados. Si no ganamos, todo es malo», destacó el lateral derecho.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos