Bufandas para combatir la pachorra en el Málaga-Deportivo

Aficionados malaguistas muestran con orgullo sus bufandas/Ñito Salas
Aficionados malaguistas muestran con orgullo sus bufandas / Ñito Salas

La afición se cita una hora antes del partido en las gradas para tratar de volver a ejercer un papel clave en otra cita vital, la que le mide a un rival directo

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

«¡Al ataqueeeer!». Uno de los célebres latiguillos de Chiquito de la Calzada viene de perlas para definir la necesidad del Málaga este mediodía ante el Deportivo. No caben las medias tintas, aunque haría bien el cuadro de Míchel en mantener la propuesta de las dos últimas jornadas. No descubrirse en defensa, juntarse sin el balón, ser solidario y aprovechar sus acometidas. El espíritu humilde del genial humorista trinitario, que en su tercera edad aportó aires renovadores en el gremio a nivel nacional, puede servir de guía en el camino. El Málaga no puede pensar hoy que es mejor que sus rivales. Lo ha de demostrar en el campo, con un plus de garra y con partidos en los que deje su puerta a cero.

Una vez más el ambiente en La Rosaleda promete echar una mano, con más o menos pachorra, ese término que popularizó Míchel en la entrevista publicada por SUR el martes. «El Málaga es el club ideal para la pachorra del jugador y del entrenador. Es un club muy confortable, una ciudad magnífica. Y la afición, con un punto, va a recibirnos como si el triunfo fuese histórico. La prensa no aprieta», argumentó el madrileño, que quizás no estuvo atinado con sus explicaciones, que han herido el sentimiento de los seguidores, justo cuando su papel reciente ha sido más ensalzado desde todos los ámbitos. Ni siquiera ayer el técnico logró del todo matizar esas palabras:«No fue decir que mis jugadores o los malagueños tengan pachorra. No he dicho que los jugadores se entrenen mal. Lo que digo es que esta es una ciudad o un club que por tener calidad de vida; de hecho, hoy, 19 de noviembre, hace 22 grados, invita a esa pachorra, no que se tenga pachorra. Si la gente es muy amable y cariñosa, y si el equipo lleva cuatro puntos en la tabla y se le anima mucho eso invita a esa pachorra».

¿Quién suplirá a Recio en el once?

La principal incógnita en la formación del Málaga estriba en la solución novedosa que adopte Míchel para suplir a Recio. Está decidido y trabajado desde el jueves: ¿Luis Hernández como ‘pivote’? ¿Rolón? ¿Juanpi, con Adrián más anclado en su zona?

Estas palabras no modifican el ánimo de la masa social, convocada por la grada de animación para un ‘bufandeo’ en el estadio desde una hora antes del encuentro.Ayer fueron muchos los seguidores que mostraron en las redes sociales fotografías de sus colecciones de bufandas malaguistas. Se dará la paradoja de acudir con una prenda de abrigo –aunque ya se sabe que las bufandas de los equipos son algo más que eso– a las once de la mañana de un noviembre del más puro ‘veroño’.

Además, el club repartirá globos (unos 300) en la esquina de la tienda oficial y habrá un homenaje a Chiquito de la Calzada. Si el apoyo del ‘jugador doce’ fue clave ante el Celta el deseo es que se repita tendencia hoy. El Málaga llega sin Torres, Recio y las bajas de larga duración de Ricca y Kuzmanovic. Cifu y Jony se quedaron fuera de una lista de diecinueve, debido a una torcedura de tobillo de última hora de Chory Castro, que confía de todas formas en jugar. Míchel deberá decidir entre confiar en Rolón como ‘pivote’ o adelantar a un central, porque parece más difícil que Juanpi forme pareja con Adrián como medios centro. Rolan regresará al once.

En el Deportivo, sin Juanfran ni Adrián –a pesar de que este, que fue objetivo de Arnau en verano, estaba ya recuperado–, vuelve el exmalaguista Rubén tras una lesión de dos meses y medio. Con Cristóbal Parralo el equipo se ha reordenado con un 4-2-3-1, con extremos más claros (Fede Cartabia y Bakkali) y un solo delantero, Lucas Pérez, y Valverde conectando el centro del campo y el ataque.

El Depor, 14 años sin ganar en Málaga

El Deportivo no gana en La Rosaleda desde hace catorce años y medio (0-2 el 10 de mayo de 2003). Desde entonces se han dado siete empates y tres victorias del Málaga. El rival lleva dos jornadas (y tres puntos) con un nuevo entrenador, Cristóbal Parralo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos