Camacho mueve ficha para irse y espera la decisión de Al-Thani

Camacho se eleva por encima de Isco en el que pudo ser su último partido como malaguista.
Camacho se eleva por encima de Isco en el que pudo ser su último partido como malaguista. / Ñito Salas

El jugador no se presenta a la primera jornada de trabajo mientras el jeque analiza si aceptar la oferta del Wolfsburgo por 13 millones más otros dos en variables

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

Nunca se sabe –y menos en este caso–, pero ahora sí parece que Camacho abandonará el Málaga. Aunque no tenía permiso para ausentarse, el futbolista movió ficha al no presentarse a la primera jornada de trabajo ayer, horas después de que el Wolfsburgo presentara una oferta por él de 13 millones de euros más otros dos en variables. El centrocampista deja la pelota en el tejado del presidente del club, Abdullah Al-Thani, que ahora analiza si aceptar la propuesta.

«Esta vez Camacho se va a ir sí o sí», recalcan en el vestuario. Es cierto que a finales del pasado agosto esa era también la sensación en el seno de la plantilla y que incluso algunos compañeros del futbolista supieron que estaba previsto que se desplazara a Inglaterra para pasar el examen médico con el West Bromwich. Al final, como es sobradamente conocido, Al-Thani no dio su brazo a torcer el día 29 y horas más tarde, a primera hora de la tarde del 30, el club de la Premier dio marcha atrás.

El vestuario da por hecho que esta vez el jugador, al que le ofrecen más ficha incluso que en el West Bromwich, sí se irá

Pero ahora el escenario es diferente. Para empezar, porque el jugador estaba citado ayer con sus compañeros y no compareció. Además, la relación entre Camacho y el Málaga ha sufrido un claro distanciamiento los últimos diez meses porque ni siquiera se produjo una reunión formal para tratar la revisión del contrato (y consiguiente mejora económica del aragonés). Es más, este nunca ha ocultado su malestar en privado no ya por este desinterés del club. También porque ni siquiera se llevara a efecto lo previsto en una de las cláusulas: el incremento automático en un 10 por ciento (más de 150.000 euros) en caso de que el Málaga rechazara (como así había sucedido) una oferta por encima de 12 millones de euros.

Pilar del equipo

El Málaga esgrimía el argumento de que el tope salarial no permitía elevar más el contrato de Camacho porque se consideraba «desproporcionado para la situación del club». Pero ese malestar del futbolista fue el claro trasfondo de las continuas declaraciones de Míchel respecto al importante peso del medio centro en el campo y en el vestuario. El madrileño siempre ha albergado el temor a que llegara una oferta y perder así a un pilar del equipo.

Eso sí, una cuestión es el malestar, y otra, bien distinta, es que Camacho no estuviera implicado y comprometido durante la temporada. De esto nunca se dudó en el club. Por eso ayer sorprendió que el jugador no se presentara a la primera jornada de trabajo. Ni el Wolfsburgo (que tiene una vacante en la medular tras la marcha de Luiz Gustavo) ni el medio centro quieren que se demore la resolución de este caso. Pretenden cerrarlo cuanto antes.

Arnau y Míchel comenzaron a analizar ayer posibles recambios del aragonés

En el aspecto económico cabe destacar dos apuntes. El primero, que al jugador le ofrecen más ficha incluso que en el West Bromwich. El segundo, que los variables incluidos en la propuesta del Wolfsburgo para llegar a una cifra de 15 millones por el traspaso son muy factibles. A eso se aferra el entorno de Camacho para que Al-Thani esta vez sí acceda a un trapaso. Claro que el jeque siempre se opone a vender porque lo considera impopular y lo situaría a la misma altura que aquellos dirigentes (en particular, Vicente Casado) que en su momento dieron luz verde a este tipo de operaciones.

Cónclave en La Rosaleda

Ayer, nada más concluir la primera sesión de trabajo, Míchel no tardó en desplazarse a La Rosaleda para reunirse con el director deportivo, Francesc Arnau. El madrileño ya habló en su primera entrevista, concedida a este periódico, sobre la necesidad de contar con trabajo adelantado en previsión de que se marcharan dos jugadores importantes. E igual que Camacho está ansioso por contar con el sí del Málaga (o sea, del jeque), el técnico quiere que se agilicen cuanto antes las gestiones para encontrar un recambio. No obstante, conviene reiterar que Al-Thani vuelve a tener en sus manos una decisión peliaguda para él. No es sólo una cuestión económica. Pesa más su empeño en no acceder a traspasos.

Fotos

Vídeos