CAMINO DEL PRECIPICIO

Pedro Luis Gómez
PEDRO LUIS GÓMEZ

EL Málaga es, hoy por hoy, el peor equipo de Primera División: los resultados y la clasificación así lo dicen. La gente no estalló por el 1-3 ante un débil rival, que ya es para reventar, sino por lo que se está haciendo con el equipo, al que han desmembrado con una absoluta impunidad, sin hacer refuerzos de categoría ni criterio. Este Málaga no tiene principio ni fin, ni orden ni concierto, con un gol en tres partidos, y un portero, Roberto, que es el único que se salva de la quema. No hay equipo. Para nada. Hemos asistido a un verano alucinante en el que se ha roto una plantilla y se ha confeccionado no se sabe bien qué, con la propiedad y la dirección deportiva cada uno por su lado. Es alucinante cómo nuestros rivales directos se han reforzado con ex malaguistas (Antunes, Amrabat, Sergio Sánchez, Adrián, Samu, Darder...) la mayoría encima a coste cero, sin que nadie desde La Rosaleda hiciera el más mínimo esfuerzo por traerlos de nuevo a Martiricos, eso sí con fichajes que bordean el esperpento, porque ya me dirán cómo se puede entender que se traiga cedido a un delantero qu e ya tiene firmada su incorporación al Deportivo la próxima temporada... Nos hemos hinchado de vender y no hemos sido capaces de fichar, y ahí tenemos el resultado: hoy por hoy el Málaga es el colista de Primera (junto al Alavés) y mucho tiene que cambiar la cosa para que salgamos de los tres últimos puestos, porque esto no acaba más que empezar y lo malo puede ser aún peor...

Los aficionados estallaron contra el palco. Normal. Esto lleva camino de un verdadero ridículo, porque el Málaga no tiene equipo. De todas formas, todo es manifiestamente empeorable: lo que nos falta es que Míchel arroje la toalla, algo que no extrañaría mucho a tenor lo que vimos anoche. El Málaga sin orden ni concierto, ni individualidades, ni juego colectivo, sin ni siquiera capacidad para amedrentar a sus rivales sigue sin sumar ni un punto. Un triste rival, la UD Las Palmas, que seguramente nos acompañará por la cola, nos dejó bien a las claras que este paupérrimo Málaga va camino del precipicio.

Fotos

Vídeos