Cara y cruz para el Málaga: ficha a Diego González y pierde a Torres tres meses

Diego González posa ayer con su nueva camiseta en las oficinas de La Rosaleda./Málagacf.com
Diego González posa ayer con su nueva camiseta en las oficinas de La Rosaleda. / Málagacf.com

El central firma por cuatro años, aunque el Sevilla tiene la opción de recomprarlo, mientras que el segundo capitán sufre una lesión de tobillo

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

El Málaga vivió ayer una jornada de contrastes. De un lado confirmó anoche, pasadas las nueve y media, el fichaje del central gaditano e internacional sub-21 Diego González (procedente del Sevilla), pero por otro va a perder a uno de sus capitanes, Torres, en torno a tres meses por una lesión de tobillo. El club deberá analizar ahora si la ausencia del polivalente jugador madrileño lo obliga a variar su planificación y, por ejemplo, replantearse la salida de Mikel al Cádiz.

Ayer fue un día de densa actividad en el Málaga. A primera hora de la mañana Diego González ya estaba en la capital para pasar reconocimiento médico y ultimar su contrato con el equipo blanquiazul. Únicamente quedaba perfilar algunos detalles del acuerdo entre las tres partes (el club de La Rosaleda, el jugador y el Sevilla), porque, como ya apuntó SUR.es el miércoles al mediodía, desde el pasado lunes estaba pactado su fichaje en las oficinas de la entidad de Martiricos.

Opción de recompra

Básicamente la negociación estaba pendiente de aspectos relacionados con el precio de la opción de recompra por parte del Sevilla (no llega al triple de los dos millones pagados por el Málaga) y si finalmente este variaba conforme avanzaran los años de contrato (cuatro) pactados con el jugador. El club hispalense quiere cubrirse las espaldas porque el joven central de Chiclana siempre ha sido una firme apuesta y algunos de sus técnicos ya lo veían en el primer equipo, opción que no ha contemplado el nuevo entrenador, Eduardo Berizzo.

De este modo, Diego González acompañará a Luis Hernández y el francés Baysse en el grupo de centrales. A priori este iba a completarse con las opciones de Ricca y Torres (más la incógnita de que finalmente Luis esté o no a caballo entre el primer equipo y el filial), pero ayer se produjo un serio contratiempo en el entrenamiento matinal en el estadio Ciudad de Málaga: la lesión de Torres.

Desde el mismo momento en el que se produjo el percance ya se intuía que podía ser grave. De hecho, el propio Torres así se lo expuso a sus compañeros y también a otros miembros de la plantilla. El madrileño ya es ‘veterano de guerra’, así que sus sensaciones no eran buenas, independientemente de que últimamente estaba teniendo molestias precisamente de tobillo.

Efectivamente, a primera hora de la tarde el jugador fue sometido a los pertinentes exámenes que confirmaron el primer diagnóstico del jefe de los servicios médicos del club, Juan Carlos Pérez Frías: una luxación en los tendones peroneos. De este modo, Torres pasará hoy mismo por el quirófano y será intervenido por el traumatólogo del primer equipo, Vicente de la Varga.

Ahora el club analiza si con las lesiones de Torres y Ricca –aunque este es probable que reaparezca en mes y medio, dos o tres semanas antes de lo previsto– es arriesgado dejar salir a Mikel, que puede actuar como central y lateral izquierdo. De momento no se contempla fichar a otro jugador y tampoco puede obviarse la confianza del entrenador, Míchel, en el canterano Álex Robles tras la gran pretemporada del joven pizarreño.

Discrepancias sobre Luis: el club quiere que siga y Míchel prefiere que salga cedido

¿Qué ocurrirá con el central malagueño Luis? La llegada de Diego González no supone variación alguna respecto a su situación en el primer equipo, porque, de no haber sido el gaditano, el club habría incorporado a otro defensa para el centro de la zaga (como ya intentó con Meré). De momento sí han surgido discrepancias sobre la decisión a adoptar con vistas a la próxima temporada.

Como apuntaba este periódico el pasado domingo, Míchel es partidario de que Luis salga cedido. Considera que a su edad es importante que juegue, que tenga continuidad cada fin de semana y que lo haga en un equipo de categoría superior al Atlético Malagueño, porque a su juicio la Tercera División ya se le ha quedado pequeña.

Sin embargo, en el club no lo tienen tan claro y consideran que es importante que Luis se ejercite todos los días con el primer equipo, con los profesionales, y que figure como cuarto central para prevenir alguna situación de emergencia.

El rendimiento de Luis en la pretemporada (en los entrenamientos y los partidos) ha estado por debajo de lo esperado por el cuerpo técnico. Quizá haya influido el hecho de que el malagueño ya supiera de antemano que iba a tener por delante a tres centrales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos