El futbolista más caro del Málaga, otra vez sin jugar

Cecchini, el único jugador de campo que no se ha estrenado, en uno de sus primeros entrenamientos con la plantilla malaguista. /Santiesteban
Cecchini, el único jugador de campo que no se ha estrenado, en uno de sus primeros entrenamientos con la plantilla malaguista. / Santiesteban

Cecchini, el único malaguista de campo que no ha debutado, repite la historia con Santos

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

En el Málaga se repite por segunda temporada consecutiva una curiosa historia. El fichaje más caro no juega. Una paradoja que cuesta encontrar en algún otro equipo en la élite. Sucedió con Michael Santos ya la pasada campaña, que fue junto a Keko el jugador por el que más se pagó: cerca de cinco millones de euros, con la salvedad de que no se compraba toda la propiedad. Sin embargo, el entrenador, Juande Ramos, tardó mucho en darle confianza, poco satisfecho con sus prestaciones en los entrenamientos o los partidos de pretemporada. La historia se repite ahora con Emanuel Cecchini y Míchel. El club pagó 4,6 millones por el argentino, procedente del Banfield, el mismo club del que se reclutó en su momento a Sebastián Fernández.

Con Santos el debut no llegó hasta su quinta convocatoria liguera, en la novena jornada, un 4-0 al Leganés en el que la comodidad del resultado fue la coartada perfecta para su estreno (sólo once minutos). El Málaga no había estado muy sobrado de gol hasta la fecha –salía a una diana por partido–, pero pese a ello se mantenía la confianza en un Sandro que aún no había explotado.

Ahora Cecchini presenta el dudoso mérito de ser el único de los veintitrés jugadores de campo que se entrenan habitualmente a las órdenes de Míchel (dos de ellos, Mula yEn-Nesyri, con ficha del filial), que no ha tenido minutos en lo que va de Liga. En descargo del centrocampista hay que recordar que el futbolista ha estado lastrado por algunos problemas físicos, a diferencia de Santos. De hecho, faltó a algunos partidos de pretemporada. El técnico sólo creyó conveniente convocarle en la Liga para los compromisos fuera ante el Girona y el Sevilla. Curiosamente, en el primero de ellos vio la tarjeta amarilla mientras calentaba por entrar al campo sin permiso para arrojar un balón y, supuestamente, evitar una pérdida de tiempo del rival.

Con 2-0 en el Sánchez Pizjuán y necesidad de dar la vuelta al resultado, el volante tampoco estuvo en los planes de Míchel, que introdujo antes en el campo a Juanpi y Peñaranda. Así las cosas, ni siquiera se da la sensación de que Cecchini pueda ser la sorpresa el domingo (18.30 horas) en el once ante el Leganés.

Veinte años

El jugador argentino paga su falta de adaptación al fútbol europeo. A sus 20 años (cumplirá los 21 la próxima Nochebuena), le avalaba apenas una veintena de partidos en la máxima categoría en su país, y no había sido internacional en categorías inferiores. A estas alturas, aunque todavía tiene tiempo de sobra de darle la vuelta a la tortilla, es mayoritaria la impresión de que el Málaga se precipitó en un desembolso que en cierto modo ha de estar muy meditado en un club de su limitada economía.

Reparto de minutos

Porteros.
Roberto (630), Andrés y Cenk (0).
Defensas.
Luis Hernández (540), Rosales (515), Baysse (377), Ricca (364), Diego (313), Juan Carlos (298), Cifu (107) y Torres (90).
Centrocampistas.
Recio (623), Adrián (523), Mula (465), Kuzmanovic (376), Juanpi (260), Rolón (210), Jony (165), Ontiveros (119), Keko (104),Chory Castro (64), Cecchini y José Carlos (0).
Delanteros.
Borja Bastón (447), Rolan (278), En-Nesyri (32) y Peñaranda (25).

El primer balance del reparto de minutos en la plantilla refleja también otras realidades importantes. La primera es la escasa estabilidad de las alineaciones. Es algo normal para el colista en solitario de la competición. La ausencia de resultados ha llevado al entrenador a una búsqueda permanente de un once base, a continuos experimentos tácticos y a la necesidad de plantear los encuentros teniendo en cuenta las fortalezas del rival de turno.

A día de hoy sólo el Sevilla (25) y Las Palmas (23) han empleado a más jugadores de la plantilla en las siete jornadas celebradas. Ahora bien, en el cuadro hispalense se debe a la pretensión de su técnico, Eduardo Berizzo, de rotar al máximo para dosificar esfuerzos en una plantilla que está jugando la Champions. El caso de Las Palmas es distinto, y responde también a un mal comienzo, con cambio incluido de entrenador. Por contra, el Getafe sólo ha recurrido a 18, y el Levante, el Valencia y el Atlético de Madrid, a 19.

En el Málaga han jugado todos (23) menos el ya mencionado Cecchini y los dos guardametas suplentes, Andrés Prieto y Cenk. Se da el caso de que Roberto es el único del equipo que ha disputado todos los minutos posibles. Es probablemente también, junto a Recio, el que mejor nota saca en este pobre arranque de la competición.

Sólo Roberto lo ha jugado todo en la Liga, en una plantilla que es la tercera con más futbolistas empleados, tras las del Sevilla y Las Palmas

La inestabilidad en los onces y la falta de resultados tienen otras lecturas. Recio es el jugador de campo con más minutos (623) y sólo él y Roberto han participado en todos los choques. Además, Adrián y Luis Hernández han completado un mínimo de cinco de los siete encuentros. Con cuatro choques están Rosales, Baysse y Borja Bastón. De alguna manera, estos están siendo los profesionales de más confianza para Míchel, junto al debutante en la élite Mula, que ha participado en seis citas.

Desequilibrios

Pese a tener 26 jugadores a sus órdenes, Míchel cuenta con una plantilla que sufre al menos dos importantes desequilibrios. Uno tiene que ver con la posición de medio centro defensivo. Teóricamente el único especialista es Rolón, que acusa también un proceso de adaptación como el de Cecchini, ya que su experiencia se reducía al torneo argentino. Kuzmanovic es el que más ha tenido que jugar de ‘pivote’, pero evidencia que no es su posición más habitual. La solución ha sido prescindir del 4-1-4-1 en más de un partido para que el medio centro no esté solo.

Una tradición de lenta adaptación de los argentinos

El Málaga no ha tenido buenas experiencias en los últimos años con los jugadores jóvenes llegados desde Argentina y sin experiencia en Europa. La lenta adaptación a otro fútbol ha impedido a ninguno de los futbolistas responder a las expectativas. La lista es casi interminable, desde los tiempos de Trobbiani (1997) a los actuales con Rolón y Cecchini. Entre medias, Calandria (2001-02), Insúa(2003-04), Forestieri (2009-10), Pablo Pérez (llegado en en enero de 2014 y, a excepción del resto, más curtido en su país) y Rescaldani (2014-15, ahora sin éxito en el Huesca en Segunda) acusaron el mismo problema. Distinta fue la situación de otros argentinos que llegaron con una carrera más contrastada en Europa. Caballero (2010-14) está considerado uno de los mejores porteros en la historia del club; Demichelis y Saviola llegaban avalados por jugar en clubes grandes y en la selección, y Angeleri (2013-16) tuvo una experiencia fallida en el Sunderland antes de dejar buenas sensaciones en el Málaga. Finalmente, Tissone (2013-16) no se terminó de consolidar nunca, pese a haber jugado muchos años en Italia. Actualmente en Ucrania (en el Karpaty) es una de las excepciones en esta afluencia de argentinos.

El segundo desequilibrio tiene que ver con el número de centrales. En principio, el Málaga partía con cuatro, una cifra razonable, con Luis Hernández, Baysse, Diego González y Torres, este con capacidad para jugar en cualquier puesto de la zaga. Sin embargo, la lesión de Diego y el uso de un sistema con tres centrales en muchos encuentros deja a Míchel algo corto de efectivos para el eje de la cobertura. Siempre es posible el recurso a Ricca (ahora también lesionado), pero cabe destacar que en la primera vuelta se dan casi todas las salidas más difíciles del calendario, los partidos más propicios para el dibujo con una defensa de cinco.

Por contra, el Málaga no está nada corto de jugadores de banda en los extremos, con Keko, Ontiveros (ya vuelto a la disciplina del equipo tras unas semanas apartado), Chory Castro, Jony, Mula y hasta Peñaranda, Juanpi y Rolan. Uno más, Juan Carlos, es empleado ya casi de forma definitiva de lateral o ‘carrilero’. Lo curioso es que la cantidad no asegura la calidad. El equipo no es profundo por las alas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos