Carta de despedida de Camacho

«Hoy es un día muy importante para mí y para mi familia. Ha llegado el momento de decir adiós a la que ha sido mi casa durante seis años y medio. Ha sido una decisión difícil para mí y para mi familia. Pero, como siempre he dicho, mi salida del Málaga tenía que ser beneficiosa para todos, y esta es una gran oportunidad. Os tengo que reconocer que vivo sentimientos enfrentados. Por una parte, estoy ilusionado por poder dar un giro a mi carrera y vivir una nueva experiencia, pero, por otra parte, estoy triste porque ha terminado un ciclo en el que he sido muy feliz, porque aquí he pasado los mejores años de mi vida.

Desde el primer día me he sentido identificado con este club y con esta ciudad. He intentado siempre dar lo mejor de mí, dentro y fuera del campo. He vivido momentos únicos, buenos y malos, que quedarán siempre en mi recuerdo. La Champions, mi convocatoria con la selección española, el orgullo impagable de poder haber llevado este brazalete. Cuando llegué a Málaga era sólo un niño que ha tenido la oportunidad de crecer y madurar tanto personal como profesionalmente en esta gran ciudad. Aquí he formado una familia. Aquí ha nacido mi hijo, malagueño y malaguista, tanto que lo único que le calmaba era el himno del Málaga que tanto sabe mi mujer.

Quiero agradecer a mucha gente muchas cosas. Al Málaga Club de Fútbol, a todos los directivos que me han acompañado en estos seis años y medio. Al presidente Al-Thani y a su familia por dejarme vestir esta camiseta y haber confiado siempre en mí. A todos los trabajadores del club, que hacéis que día a día todo esto sea mucho más fácil para nosotros. A vosotros, periodistas, por tratarme siempre con tanto cariño y respeto. A todos los entrenadores y ayudantes. De todos he aprendido y me habéis hecho mejor futbolista y mucho mejor persona. A Javi Gracia, por el que siento especial debilidad. Y a ti Míchel, ha sido corto, pero intenso. Sé que dejo a mi querido Málaga en muy buenas manos.

A la gente que trabaja día a día y con los que he compartido estos años. Cuerpo médico, ‘fisios’, recuperadores, mis ‘pichitas’... Gracias por aguantarme y acogerme desde el primer día. Sé que no soy fácil. Los futbolistas vamos y venimos, pero vosotros sois el alma de este club. A todos mis compañeros con los que he compartido estos años. Algunos confidentes, colegones, amigos que me llevo para toda la vida. Esto es una de las mejores cosas que da el fútbol.

A mi familia por apoyarme en los malos momentos. Soy quien soy gracias a vosotros. A mi mujer, mi amiga, mi compañera de viaje. Junto a nuestro hijo damos un paso muy importante y que afrontamos con mucha ilusión. Y qué decir de Málaga? Malagueños y malaguistas. A toda esa afición, es una ciudad que enamora a todo el mundo. Hemos disfrutado, sufrido y llorado, pero siempre hemos estado juntos. Gracias por vuestro aliento cada domingo. Siempre me he sentido querido y arropado por vosotros, por vuestras muestras de cariño. Día a día me lo habéis demostrado. Se va un malaguista, pero, esté donde esté, os llevaré en mi corazón. Gracias Málaga por tanto. Volveré».

Fotos

Vídeos