Carta íntegra de Míchel en la que se despide del Málaga

Carta íntegra de Míchel en la que se despide del Málaga

El exentrenador tiene palabras de cariño para los empleados y para los aficionados

SUR

Hola a todos,

Desde mi llegada a este Club no he parado de recibir muestras de cariño y enseñanzas. Por todo ello mi agradecimiento y, como no podía ser de otra manera, el mejor de los recuerdos.

Ahora que ya no puedo hacerlo a través de mi habitual exposición ante los medios de comunicación, quería dejar mi despedida y mis sentimientos escondidos en estas líneas.

Con tristeza, a mi familia y a mí nos gusta tanto la ciudad como su gente, porque nos hubiera gustado echar raíces y que mi nuevo nieto malagueño nos viera por aquí cada día, pero también con alegría por lo que hemos vivido: cosas buenas.

Esperé mi momento para venir al Málaga CF y más allá de lo deportivo, de sus exitosos o dichosos resultados, ha merecido la pena. He podido comprobar cómo la gente de este Club se desvive en el día a día por hacerlo mejor, te hace sentir en casa, todo más sencillo y que tan solo te preocupes de estar cómodo.

Más información

Para un entrenador, que siempre tiene las horas contadas y la maleta hecha, valorarte y hacerte sentir que serás eterno en este Club, es una vivencia exclusiva gracias a aquellos que trabajan y colaboran en el Málaga CF uniendo vocación y sentimiento.

Tomen nota porque eso no se ve en todas partes y es algo que fomentan los trabajadores de cualquier departamento de este Club.

Agradecer a mis Directores Deportivos, a quien me trajo y quien me tuvo que despedir. Los dos confiaron en la persona y valoraron al entrenador con el paso de los días y nuestras múltiples conversaciones. Para Mario Husillos ha sido el mal trago y te agradezco que me lo hicieras pasar sin traumas.

Como deportistas que somos todavía, aceptamos que los resultados no conocen de merecimientos, ni de plena dedicación; solo del gol aunque ya no lo metamos.

Mi eterna deuda con mis colaboradores, los que venían conmigo y los que aquí me encontré; fisioterapeutas, médicos, utilleros, preparadores físicos, técnicos y comunicación. A todos sin excepción mi abrazo y mi deuda de por vida. Ahí fui certero, no me falló ninguno.

Al ver vuestras lágrimas en mi despedida en privado y con vuestros mensajes posteriores, me confirma que hay lugar para vosotros en mi álbum familiar. Sois como el resto de empleados, quienes mantienen este espíritu malaguista, proque el Málaga no es vuestro como negocio o medio de vida, sino como sentimiento insuperable bokerón.

A mis jugadores decirles que me hubiera gustado hacerles mejores, mucho mejores y que pudieran disfrutar al máximo, pero cuando uno da todo, no se le puede exigir más. Si quienes mandan tuvieron paciencia más tiempo, fue vuestro compromiso conmigo, vuestra fe y sobre todo viestra disposición cada día.

Despedirme por último de malaguistas y malagueños -los que me siguen animando por la calle y los que me gritaban "Míchel vete ya"- porque todos tienen algo que decir en esta situación de inestabilidad marcada por los resultados.

Deseo con absoluta sinceridad que las victorias empiecen a llegar para poder disfrutar de esa calma que se necesita. Ojalá mi sucesor lo consiga; yo no solo se lo deseo, lo creo...

Gracias a todos sin excepción

Míchel

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos