De Centurión a Lestienne: otro futbolista díscolo para el proyecto

Lestienne y Rolan, ayer en el entrenamiento. /Salvador Salas
Lestienne y Rolan, ayer en el entrenamiento. / Salvador Salas

El nuevo fichaje malaguista ha protagonizado varios incidentes extradeportivos que lastraron su progresión

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

El mercado invernal de fichajes, salvo que se acuda a él con la chequera, resulta un compendio de jugadores sin minutos en sus clubes, que salen de largas lesiones, que vuelven de ligas menores o que acumulan a sus espaldas un historial conflictivo. En este último capítulo hay que incluir a Maxime Lestienne, cronológicamente el último de los refuerzos malaguistas.

El extremo belga, aunque más que un jugador de banda es un medio punta que puede desenvolverse muy bien partiendo desde el costado izquierdo, ha sido noticia por varios incidentes extradeportivos. A sus 25 años su figura es equiparable a la de uno de los fichajes frustrados en esta ventana, el argentino Ricardo Centurión (ahora en el Racing de Avellaneda). Tienen mucho en común. Son jugadores sobrados de talento, pero que necesitan reconducir su carrera, alcanzar una estabilidad, una continuidad.

Lestienne fue cazado con una chica en su habitación en una concentración con la selección belga sub-20, lo que le valió una sanción de seis meses de su federación y no poder ir convocado. De hecho, después de jugar en todas las categorías inferiores con su país, no ha debutado con la absoluta, ahora con una generación excelsa.

Entonces dejó el Brujas para irse al Al-Arabi catarí por 7,3 millones. En el club belga había cuajado sus mejores campañas, en especial la 2012-13 (doce goles) y la 2013-14 (diez). Pero desde entonces su carrera ha sido un ir y venir, con cesiones al Génova y el PSV, donde fue detenido por la policía en una salida de marcha con el portero Zoet (los vídeos de este incidente circularon ayer de forma muy activa en las redes sociales). En ese momento estaba triunfando con el PSV en la Champions (en el curso 2015-16), y tampoco hubo suerte después en el Rubin Kazán, que pagó diez millones en la temporada del desembarco de Gracia, y en el que coincidió con Samu ySergio Sánchez. Tuvo desencuentros con algunos compañeros por una presunta falta de intensidad en el campo y en los entrenamientos.

Al menos Lestienne, que ayer se entrenó por primera vez con sus nuevos compañeros, no acusa tanta inactividad como Bueno o Ideye, porque estuvo compitiendo con cierta asiduidad hasta finales de octubre. Además, en su etapa en el PSV sufrió también un doble varapalo personal: el futbolista es huérfano. Su madre falleció de forma repentina a principios de octubre de 2015, y a finales de noviembre fue el turno de su padre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos