Chory Castro: «Ningún jugador quiere irse a Segunda; hay que ser conscientes de lo que nos estamos jugando»

Chory Castro, ayer en el Colegio Miguel de Cervantes./Fernando González
Chory Castro, ayer en el Colegio Miguel de Cervantes. / Fernando González

El extremo se muestra optimista y reconoce que la clave estuvo al comienzo: «Lo que nos puso en esta situación fueron los tres primeros partidos en casa»

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

El extremo Chory Castro, uruguayo de 33 años, vuelve a resurgir tras un mal comienzo del campeonato, en el que apenas participaba. Apareció cuando más lo necesitó el equipo recién llegado hace casi dos años, también ofreció un excelente rendimiento para la recuperación del Málaga la pasada campaña y ahora se ha convertido en un jugador imprescindible. Asegura en una entrevista con este periódico, realizada en el Colegio Miguel de Cervantes (acudió allí por una charla de la campaña ‘Valores Blanquiazules’ de la Fundación del club y La Caixa), que ningún futbolista quiere jugar en Segunda, por lo que saben lo que se juegan. Analiza la situación del Málaga y centra el comienzo de los males en las tres derrotas en casa del arranque de la competición.

Comenzó la campaña casi descartado y ahora es imprescindible. ¿Es posible que cambie tanto el fútbol?

–Sí, es así, y va a seguir siéndolo. Eso es lo que tienen todas las plantillas, que no sólo se arman con once o trece jugadores, sino con veinticinco. Es el técnico el que luego tiene que decidir, y a la hora de hacerlo tiene que ver cómo están todos los futbolistas. Al principio apenas participé hasta el partido contra el Atlético, después tuve una lesión que me mantuvo al margen dos o tres partidos y ahora he enganchado otra vez el ritmo y estoy ahí, ayudando al equipo en lo que sea necesario para salir de la situación en la que estamos, que es jodida, pero estamos a tiempo de sacar al Málaga adelante. Hemos empezado a ganar en casa, que es lo fundamental.

«A medida que vaya pasando el tiempo existirá la opción de renovar o no» continuidad

«Ojalá podamos sacar un puntito más este sábado; a ver si podemos rascar algo» partido en el bernabéu

–¿Se planteó salir del Málaga en algún momento?

–No. Lo tenía claro, y tengo contrato. Hasta que no lleguen y me digan que tengo una salida y que puedo hacerlo, tengo la cabeza en el Málaga, en luchar hasta el final de temporada para salir de esta situación. A medida que vaya pasando el tiempo existirá la opción de renovar o no; o la posibilidad de salida, que ya la manejaremos en su momento. No me he puesto a pensar en esto, porque estoy centrado en el día a día. Tengo la tranquilidad, la confianza de jugar, que te da un plus, y en eso estamos para ayudar a los compañeros y al equipo.

–¿Comenzó usted tan mal el campeonato o el entrenador sólo apostó por otros compañeros que pudieran estar mejor?

–No sé. Yo creo que estaba bien, pero la decisión la toma el técnico. No tenía ningún problema, pero es el entrenador el que al final decide, y quiso empezar por otro compañero. Seguí esforzándome para estar, y mantenerme, que es lo difícil. Estoy intentando mantener la regularidad con esfuerzo y con trabajo, porque creo que no hay otra manera. Y si los resultados se dan también, pues seguiremos adelante, aunque eso no significa que vaya a jugar el sábado. Creo que el Málaga está demostrando ahora que es un equipo fuerte como grupo, y el otro día quedó demostrado cómo aportaron los tres que entraron de refresco. Tenemos que ser así. No tenemos jugadores que ganen los partidos, sino que hay un equipo, y el otro día se vio.

Cuando llegó al Málaga en el mercado invernal hace dos años fue clave para la recuperación del equipo, ¿ahora ocurrirá lo mismo y el Málaga saldrá de esta crisis?

–Veo a un equipo que tiene ganas de salir de esta situación. Está claro que ningún jugador se quiere ir a Segunda. Tenemos que ser conscientes de lo que nos estamos jugando. También hay que decir que nos han tocado partidos fuera de casa muy complicados. Y lo que nos puso en esta situación fueron los tres primeros partidos en casa, contra el Eibar, Las Palmas y Leganés, que son de los que, a priori, tienes la obligación de ganar, pero de ahí sacamos cero puntos. Luego salimos a lugares complicados.

«Hay que tener claro que los seis puntos que quedan en casa hasta Navidad hay que dejarlos aquí» planes

«Sacando el 80 por ciento de los puntos de casa, nos vamos a arrimar a la permanencia» salvación

«El que viene a Málaga se queda enamorado; es algo que tiene como ciudad que la hace muy especial» Satisfacción

Y ahora, el Real Madrid.

–Es difícil, pero vamos a intentarlo, como ya lo hicimos en Barcelona y en otros campos. Pero lo importante es hacernos fuertes en casa, donde ya llevamos dos partidos seguidos ganados. Y ojalá podamos sacar un puntito más este sábado. A ver si podemos rascar algo. Porque el Madrid, por más que es el Madrid, siempre se deja puntos en su campo. Pero hay que tener claro que los seis puntos que quedan en casa hasta Navidad hay que dejarlos aquí si queremos seguir con esa fuerza y para decirles a los rivales que el Málaga va a luchar y va a salir de esta situación.

Sabemos que a la plantilla le faltan jugadores, pero deberá buscar soluciones hasta enero con los futbolistas que hay. ¿Cree que este equipo, antes de que lleguen los refuerzos, puede ir a más?

–Creo que sí. El equipo está demostrando esa fortaleza y jugando bien. Tenemos que minimizar los errores, porque el rival también juega. Hay que seguir mejorando para mantener la portería a cero, que sería lo ideal, pero no es tan fácil. También arriba, como el gol de Borja, que servirá para darle confianza. Lo importante es no dar un golpe duro hacia atrás. Esto es largo y queda mucho, y con trabajo y sacrificio se puede sacar. No vamos a regalar nada.

«Yo soy el ‘Chory Chico’, por mi padre»

El jugador explica una vez más por qué le acompaña el apodo de Chory, que tiene una relación directa con su familia: «Me lo dicen por mi padre. Yo soy el ‘Chory Chico’. Es por un chorizo seco que cuando lo quieres torcer no se rompe y, como mi padre bailaba y baila muy bien, parecía que se iba a quebrar, y no lo hacía. Y en su etapa de juventud se quedó con del ‘Chory’ y yo, ‘Chory Chico’. Este es un apodo muy común y se transmite de generación en generación. Aquí significa otra cosa y en San Sebastián creen que es pájaro. Algunos decían el ‘Pájaro Castro’».

La situación es complicada y la plantilla es muy joven. ¿Falta veteranía, experiencia, en el vestuario?

–No, lo que pasa a veces es que, si vas bien, todo es un circo, es color, pero si la situación va mal se empieza a sacarle los detalles a las cosas, y a saltar por todo. Pero el grupo es excelente y va a dar la cara por el equipo. A partir de ahí, lo que hablen los de fuera... Como dicen en Uruguay, los de fuera son de palo. Te puede doler algo, pero si los que están a tu lado piensan igual, no creo que haya que preocuparse por lo que se diga fuera.

Los partidos ante el Levante y el Betis en casa son la clave entonces.

–Son equipos que, en principio, van a estar peleando con nosotros, pero también tenemos este partido contra el Real Madrid, donde también queremos puntuar, como en el campo de la Real. Pero si seguimos ganando en casa, sacando el 80 por ciento de esos puntos, nos vamos a arrimar a estar en lo que buscamos ahora, que es la permanencia. Fuera, donde vayas, es complicado ganar. Nosotros perdimos los tres primeros y luego nos costó mucho.

Tiene 33 años y acaba contrato en junio. ¿Cuáles son sus planes?

–Seguir jugando hasta el final de temporada con el Málaga, y la idea es seguir en el fútbol. Ya veremos más adelante la posibilidad de seguir en el Málaga o, si la opción viene de fuera, ver cuál es. Uno tiene familia, con hijos, y a la hora de decidir ya te planteas otras cosas. Tienes tres personas más que viven contigo y tienen que ver también dónde vas y qué comodidad vas a tener. Pero eso ya se valorará en su momento. Ahora hay que seguir dando la cara para salir de la situación lo antes posible, para trabajar más tranquilos en busca del objetivo, que ahora no es otro que la salvación.

Es evidente por lo que dice que le gustaría seguir en Málaga y en el equipo blanquiazul.

–Sí, sin duda que sí. Todo el mundo que viene a Málaga se queda enamorado. No estoy descubriendo nada, sino que está demostrado. Otros jugadores que pasaron por aquí dejaron el fútbol y se volvieron a vivir, y otros tienen casa y están aquí en las vacaciones. Es algo que tiene Málaga como ciudad que la hace muy especial. En estos dos últimos partidos en casa es de agradecer al público, y nosotros lo mínimo que podemos hacer es buscar los tres puntos.

–¿Cree usted que jugadores y entrenadores relajan demasiado al llegar a Málaga? ¿Comparte eso de la pachorra que decía Míchel?

–Eso va en cada uno lo de dejarte llevar por la dejadez o la comodidad. Yo estuve en San Sebastián y allí se vive de una forma espectacular, igual que en Mallorca. Esto ya va en cada uno si está concentrado en el fútbol o no. Es algo más personal. Pero aquí el interés de todos es dar lo máximo por el equipo. Puede haber momentos en los que te dejes llevar, pero no creo que esté a la orden del día o que la mayoría de los compañeros estén pensando en quedarse en casa en vez de entrenarse. Málaga te da mucho si lo sabes disfrutar, pero hay que saber dónde y cuándo.

–¿Algún mensaje para la afición?

–Lo vivido contra el Celta fue algo especial en mi carrera. No nos esperábamos un recibimiento de este tipo con un punto. Lo más normal que pasara era que fuese al revés, que la gente se expresara de otra manera. Pero fue algo clave para conseguir el triunfo, porque el Celta es un equipo muy jodido. Pero ese plus de llegar al campo con ese ambientazo antes de entrar, pero también después. Lo menos que podíamos hacer era un buen resultado, y se dio, aunque costó. Y nos va a costar, porque no metemos tres o cuatro goles cada fin de semana. Somos conscientes de nuestra limitaciones. Sabemos que vamos a luchar hasta el final todos los partidos y, si no estamos concentrados hasta el final, lo vamos a pasar mal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos