Cifu, tercer descarte para el mercado invernal

Cifu, en un amistoso en Granada/Antonio L. Juárez
Cifu, en un amistoso en Granada / Antonio L. Juárez
Secreto de sumario

El lateral derecho, que se une a Cenk y Cecchini, recibió la comunicación del club a finales de la semana pasada. Acepta la decisión para disponer de continuidad en la segunda parte de la Liga

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

Mientras el Málaga pasa de la UCI a planta, se trabaja internamente en la composición del equipo para la segunda parte de la temporada. No se trata sólo de buscar dos piezas muy definidas, un central y un medio de contención –y si luego queda dinero y se presenta una opción muy factible, un delantero–, sino de reducir el grupo. Y en este aspecto a los nombres ya desvelados por SUR del guardameta Cenk y el centrocampista Cecchini se ha sumado el lateral derecho Cifu. Así se le comunicó a finales de la semana pasada al futbolista granadino.

De momento la lista de descartes para invierno está centrada en aquellos jugadores que apenas entran en las rotaciones y cuya situación no va a cambiar en el último mes de competición de este 2017. El caso de Cenk es más que notorio porque desde pretemporada no convenció, lo que le permitió a Andrés hacerse con el puesto de segundo guardameta (e incluso debutar en el Camp Nou). Respecto a Cecchini, como apuntó este periódico hace dos semanas, el propio centrocampista argentino entiende que por encima de todo necesita jugar para tener continuidad y adaptarse al ritmo del fútbol europeo. Otra cuestión es Rolón, al que se prefiere mantener en la plantilla porque puede servir en momentos puntuales como recurso en los últimos minutos. A este le beneficia el estado físico de Kuzmanovic, porque de momento –y como quedó patente de nuevo el domingo ante el Deportivo– está muy lejos del mínimo exigible para competir en España.

Tras la pretemporada, el granadino siguió en la plantilla debido también a las bajas por lesión de Torres y Ricca

Paradójicamente, el tercer descarte también comienza por ‘c’. Se trata de Cifu. No es una decisión que sorprenda a tenor de su escasa participación, máxime cuando Rosales ha estado a un nivel muy pobre en el primer tercio del campeonato. El granadino sólo jugó como titular en Valencia y no estuvo especialmente afortunado. Tampoco en la recta final ante Las Palmas (17 minutos) ofreció el nivel esperado. El caso es que a comienzos de la pretemporada estaba en la lista de descartes y al final la decisión apenas se ha demorado unos meses.

Revelación en Estepona

Cifu se ganó en verano con su trabajo la continuidad en la plantilla. Fue la gran revelación en la primera concentración de pretemporada, en Estepona, y Míchel lo premió al incluirlo en los citados para la estancia en Holanda. Fue entonces cuando el técnico entendió que la presencia del canterano Álex Robles podía ser más valiosa (el pizarreño agradó más que el granadino en los partidos disputados lejos de España), pero las lesiones de Ricca y Torres provocaron que el entonces director deportivo, Francesc Arnau, y el entrenador coincidieran en la necesidad de dejarlo en el grupo para no verse muy apurados en caso de más lesiones.

Además, como explicó por aquellas fechas este periódico, la continuidad de Cifu también obedecía al hecho de que uno de los dos sistemas manejados por Míchel estaba basado en una defensa de tres centrales y dos ‘carrileros’, función esta última en la que el granadino rinde a mejor nivel. Cabe recordar que durante su trayectoria siempre fue extremo hasta que Pablo Machín lo utilizó con éxito en el Girona en el cometido de lateral de largo recorrido, no tan expuesto defensivamente. El Elche lógicamente lo repescó después de ese periodo de cesión y lo utilizó con escaso éxito como lateral en una cobertura de cuatro hombres. Es decir, su trayectoria como lateral ‘puro’ apenas era de una decena de encuentros cuando el Málaga decidió ficharlo.

Trabajo incuestionable

Ahora Cifu no cuenta para lo que queda de temporada. Fue a mediados de la semana pasada cuando se lo comunicó el director deportivo, Mario Armando Husillos. En este punto conviene aclarar que su descarte no se debe a un bajo rendimiento. Al contrario. El trabajo del granadino en el día a día es incuestionable, así como su compañerismo. Simplemente se busca que en los próximos meses tenga continuidad en un equipo en el que pueda lucir más como lateral derecho y, sobre todo, mejorar en la faceta defensiva.

La postura de Cifu es intachable, aunque él confiaba en que después de año y medio sin tener oportunidades –no llegó a debutar hace dos temporadas (fue convocado tres veces) y en la anterior repitió cesión en el Girona– iba a tener más oportunidades en los primeros meses de competición. Decepcionado porque esto no se ha cumplido, sabe que no puede permitirse más tiempo sin tener continuidad. Yahora, al contrario que ocurrió el pasado mes de agosto, no parece que los problemas físicos de Ricca y Torres vayan a cambiar su situación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos