El Málaga apurará en un fichaje a la espera de tener una plaza de extracomunitario

Rolan y Rosales, ayer durante la sesión de entrenamiento celebrada bajo la lluvia. /Salvador Salas
Rolan y Rosales, ayer durante la sesión de entrenamiento celebrada bajo la lluvia. / Salvador Salas

Curiosamente, el proceso para que Rosales, Rolan y Peñaranda tengan la nacionalidad española está muy avanzado

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

Mientras en el Málaga el equipo fracasó una vez más en la Copa del Rey y sueña con recuperar terreno en la Liga durante el fin de semana, inevitablemente los responsables del club se centran en el mercado invernal. Las prioridades están claras (un central y un medio de contención) y, aunque algunas gestiones van por buen camino, tanto el director deportivo, Mario Armando Husillos, como el entrenador, Míchel, optan por la cautela. Entre otras razones, porque existe la intención de apurar en una de estas incorporaciones a la espera de que quede libre una plaza de extracomunitario.

La importancia del partido de mañana para convencer a algún futbolista

El partido de mañana es crucial para el Málaga por razones obvias. El equipo no puede descolgarse, necesita recuperar terreno y además es imprescindible colocarse a una distancia prudencial del rival que visita La Rosaleda, el Levante (en la actualidad está a ocho puntos). Pero este encuentro también es muy importante cara al mercado invernal. Aunque esta temporada desemboca en el Mundial de Rusia –torneo que algunos futbolistas ahora sin continuidad desean disputar–, son muchos los jugadores que también valoran el nivel del equipo que lo pretende para decidir si acepta la propuesta o no. No es lo mismo ir a un conjunto que es colista o casi desahuciado, porque lo que le puede rodear en la plantilla puede impedirle cumplir su objetivo, que hacerlo a otro que está metido en la pelea, con esperanzas y cuyo objetivo se encuentra a tiro. Por eso también es tan valioso ganar mañana....

Como explicaba ayer SUR, Husillos y Míchel no consideran imprescindible la llegada de un lateral izquierdo ante la coincidencia de que los tres futbolistas que pueden desenvolverse en esa posición están «fuera de combate» (expresión empleada el lunes por el propio entrenador). Juan Carlos no estará disponible lo que queda de temporada, pero si todo transcurre con normalidad Ricca y Torres regresarán en enero (el uruguayo, incluso, podría forzar para la última cita liguera, el 21 de diciembre en Vitoria). Además, pesa el condicionante económico. El margen de maniobra es escaso –menos de dos millones– y una inversión en un ‘3’ condicionaría la llegada de una de las dos piezas necesarias para rearmar defensivamente al equipo.

Picar alto

¿Hasta qué punto está cercano el cierre de las negociaciones para una de las altas? Es evidente que el trabajo de campo está hecho. Más allá de que Husillos y su equipo ya trabajaran para ello en el Olympiacos, también cuentan con los informes realizados por la dirección deportiva encabezada por Francesc Arnau. En este sentido, el traspaso de poderes, a la inversa respecto a lo vivido en noviembre de 2015, fue cordial. Otra cuestión es que el Málaga pueda picar alto en su objetivo. Hoy por hoy, el club podría cerrar ya una incorporación, pero ni el hispanoargentino ni Míchel quieren precipitarse. Tal vez otras opciones que hoy son menos factibles se pongan a tiro dentro de una semana. Pero también a la hora de decantarse ya por traer al central o al ‘6’ (como se habla internamente del medio de contención) influye que el mercado no es excesivamente amplio hasta el 1 de enero.

El abanico se ampliaría porque el mercado de futbolistas foráneos es muy interesante

Es cierto que ahora, después de la baja de Juan Carlos por más de cinco meses, el club tiene la posibilidad de reclutar a futbolistas que compitan en España –junto a la vigente durante toda la campaña de hacerlo con aquellos que estén en paro–, pero el abanico es escaso. De ahí que sea más lógico pensar que, salvo que la operación sea muy rentable, el Málaga sí cierre una incorporación en los primeros diez días de diciembre, pero sin que el jugador pueda ser utilizado en las últimas jornadas de este año. Por eso, por ejemplo, Míchel hizo hincapié el lunes en que Kuzmanovic tiene previsto reintegrarse al trabajo con normalidad a comienzos de la próxima semana.

En La Coruña es un secreto a voces que el Dportivo no pudo contar con Rolan al tener las plazas cubiertas

Aun así, Husillos y Míchel saben que el mercado sería mucho más amplio en caso de contar con una plaza libre de extracomunitario. A comienzos de este año Weligton dio el paso y cedió la suya al club para que pudiera llegar Peñaranda. A día de hoy el Málaga está atado en este aspecto, pero las informaciones que maneja el club se centran en que los tres foráneos (Rosales, Peñaranda y Rolan) pueden conseguir la nacionalidad española en enero porque en todos los casos el proceso está muy avanzado.

Basta con uno

Obviamente, el Málaga sólo necesita que uno de ellos deje de ser extracomunitario, pero el hecho de que los tres estén pendientes de esta cuestión allana el terreno porque las posibilidades de contar con una plaza se disparan. Como es lógico, el club tampoco puede permitirse el lujo de esperar hasta el 20 o el 25 de enero para cerrar la segunda de las incorporaciones necesarias porque la necesidad de mejorar el plantel es acuciante y el tiempo juega en contra del club.

En el caso de Rolan, además, es el Deportivo el que también aguarda la nacionalización del medio punta uruguayo. En La Coruña es un secreto a voces que el club gallego no pudo incorporarlo en agosto debido a que ya tenía las tres plazas de extracomunitario cubiertas. Gracias a ello el Málaga pudo meter cabeza en la operación y contar con él en esta temporada. Ahora, en el mercado invernal, podría ser una ventaja...

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos