COLEGIADO SERENO

MARTÍN NAVARRETE

Cumplió sobradamente el catalán Medié Jiménez, un colegiado que debuta en la presente temporada en la categoría, en el enfrentamiento del equipo armero con el malaguista en el encuentro de La Rosaleda y que está desarrollando a un buen nivel. Mostró buenas condiciones en un partido que por la climatología se tornó de cierta dificultad su dirección. Lo resbaladizo del terreno de juego lo complicó. Muy atento a todas las disputas del balón, le permitió no acumular errores de gravedad y que tuvieran incidencias en el devenir del partido.

Mantuvo el aplomo necesario a lo largo del partido. La acción más indicativa de esto fue la que se produjo entre Keko e Inui que resolvió con llamada de atención a ambos. Esto lo utilizó con la frecuencia que el ritmo de juego permitió. Disciplinariamente anduvo a buena altura, no titubeó en amonestar a Ricca por derribo sobre Alejo, ni tampoco cuando en el último tramo del partido necesitó calmar la tensión de uno y otro con el uso de las tarjetas. La vio Orellana por entrada sobre Mula, y poco después las dos que mostró al malaguista Kuzmanovic.

Pocos errores de importancia imputables a él se pueden destacar, quizás que no controló con la rigurosidad que aplican otros colegiados los movimientos de brazos de los jugadores en la disputa del balón. Dos acciones marcan este hecho, una de Iturra en el primer periodo, y la otra, de Keko en el segundo tiempo. Pero los más deficientes fueron, sin duda, los asistentes. Sobre todo, al indicar posición de fuera de juego al malaguista Adrián en el minuto 33 cuando lo habilitaban dos defensores eibarreses y encaraba la portería libre de marca.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos