Comienza la búsqueda de un central para el Málaga

Diego González saluda a Míchel tras marcharse del campo. /Salvador Salas
Diego González saluda a Míchel tras marcharse del campo. / Salvador Salas

El fichaje de un jugador en paro sería inmediato, pero el candidato elegido no llegaría en el mejor estado de forma y sin apenas ritmo de juego

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

Míchel perderá a Diego González para más de tres meses por una operación de rodilla, lo que supone un serio contratiempo, ya que el Málaga dispone de los centrales justos. En esta situación, el club tiene abiertas varias opciones para reforzar la plantilla en esta demarcación, aunque lo más probable será que este fichaje se realice, en su caso, en el mercado invernal. Lo que sí parece claro ahora es que comienza la búsqueda del mejor defensa central posible para el cuadro blanquiazul, incluyendo a los que ahora están en paro y podrían llegar de una forma inmediata.

El Málaga cuenta con Luis Hernández, Baysse y el polivalente Torres para esta posición (el primero se encuentra 'tocado' todavía). Se puede incluir a Ricca, que está lesionado, pues Míchel lo está utilizando como central por la izquierda cuando apuesta por una defensa más poblada, con tres hombres atrás. Pero el técnico, debido a que no dispone de un 'pivote' que le genere toda la confianza en el centro del campo, suele usar esta última fórmula de tres centrales con relativa frecuencia, algo que a partir de ahora deberá replantearse en parte.

El primer movimiento ya lo ha hecho Míchel, que está utilizando en los entrenamientos, algo imprescindible para poder desarrollar el trabajo diario, al filial Ian Soler, que ya estuvo convocado con el primer equipo en el encuentro anterior. Esta opción, sin duda, es la primera y la más próxima en el caso de necesidad. Hasta que no se recupere por completo de sus problemas musculares Ricca, este canterano u otro con las mismas características deberá ser un fijo en el trabajo (otros jugadores del segundo equipo son habituales en las sesiones de trabajo del equipo blanquiazul).

El regreso de los cedidos Luis o Mikel, otra de las opciones que se podría plantear el club

El club de Martiricos no podrá hacer fichajes de jugadores que no estén en paro debido a que LaLiga sólo autoriza incorporaciones especiales en el caso de lesiones cuyo periodo de baja esté por encima de los cinco meses, algo que, en principio, no se cumple en el caso de Diego González. De ahí que la opción de un refuerzo ahora pasa exclusivamente por la llegada de un jugador en paro, una posibilidad que está abierta. Aunque en el club no existe un claro movimiento en este sentido.

Un futbolista en paro generalmente se incorpora en baja forma, algo que será todavía más determinante si el elegido es un veterano (seguramente tardará más en alcanzar su nivel). Y a ello hay que añadir que su inactividad le habrá llegado a no disponer de ritmo de juego, como es lógico. De ahí que habría que esperar un periodo indeterminado de tiempo para que el fichaje pueda aportar al equipo todas sus cualidades. En tal caso, las probabilidades de que el Málaga apueste por un central en estas condiciones se reducen de una forma considerable.

En el caso de dejar a un lado el capítulo de jugadores en paro, todo se centra en el mercado invernal, si bien el club tendría que ser rápido para que el futbolista elegido se incorporara, incluso, antes de se abra el plazo de fichajes al comienzo de enero. Una vez llegado este supuesto, el Málaga también se puede plantear la opción de repescar a alguno de los dos defensas centrales cedidos (Luis Muñoz, en el Lugo, y Mikel, en el Cádiz), algo que está previsto, incluso, en el primero de los casos, en el del canterano malagueño.

Será determinante para analizar con más precisión las necesidades del Málaga observar cómo evoluciona el equipo en la clasificación en los meses que quedan todavía hasta la apertura del mercado invernal. Habrá que ver hasta dónde llegan las urgencias del conjunto blanquiazul (ahora es colista de Primera, con sólo un punto en los siete encuentros jugados), ya que Míchel, aunque sean justos, sí dispone ahora de los centrales necesarios para formar, incluso, una zaga con tres hombres atrás. La plantilla, pese a ser amplia, se está quedando corta en determinadas demarcaciones, sobre todo con la llegada de las lesiones.

Dos de estos hombres fundamentales a partir de ahora, además, tenían también problemas físicos y están 'tocados'. Torres ya se encuentra mejor y se incorporó ayer con el grupo y probablemente estará a disposición del entrenador, pero Luis Hernández sigue sin estar a tope. Comenzó a trabajar ya en el césped, pero continúa sin incorporarse a los entrenamientos con sus compañeros, aunque todo apunta a que llegará a tiempo al choque del domingo de la semana que viene en casa, a partir de las 18.30 horas, contra el Leganés en La Rosaleda.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos