Un Málaga incapaz defrauda también en el derbi

Un Málaga incapaz defrauda también en el derbi
Salvador Salas

Pierde otra vez en casa en un partido en el que mostró de nuevo su carencias frente a un Sevilla que aprovechó el gol de Correa para vencer

ANTONIO GÓNGORA y SALVADOR SALASFotos

El nuevo entrenador y los ochos fichajes llegados en los últimos meses tampoco solucionan la caótica situación del Málaga, sino que el equipo más bien ha ido a menos. La película de terror sigue semana tras semana. Pese a que los rivales directos continúa atascados, el cuadro blanquiazul tiene cada día el futuro más negro. Se mantiene en un túnel tenebroso del que no sabe salir, con el descenso a la vuelta de la esquina y con un campeonato todavía muy largo. Los errores, las carencias, la falta de calidad y la mala gestión del conjunto volvieron a aparecer ante un Sevilla que se llevó los tres puntos en un partido igualado, pero que una y otra vez se decanta en contra de los blanquizales. El poco público que acudió al estadio de Martiricos se llevó un disgusto más que se unen a muchos más, en este caso en un partido de rivalidad, precisamente en el derbi del Día de Andalucía.

Las derrotas se acumulan y las opciones de salvación cada día son más escasas por falta de méritos propios. Trece puntos en veintiséis partidos. Este es el aterrador dato de un Málaga renovado, con cinco nuevos fichajes en el once titular, y con los mismos problemas de toda la temporada. Y cargado de importancia, presionando sin fe y sin acierto. El desastre se encadena una jornada tras otra y el equipo pierde los partidos con cierta facilidad, aunque sea por la mínima, y disponiendo también de opciones. El descenso se acerca pese a que todavía queda mucha temporada.

0 Málaga CF

Roberto; Rosales, Luis Hernández, Ignasi Miquel, Diego González (Samu, m. 82); Success (En-Nesyri, m. 33), Iturra, Lacen, 'Chory' Castro; Rolan e Ideye (Bueno, m. 75).

1 Sevilla

Sergio Rico; Layún, Kjaer, Lenglet, Arana; Sarabia, Banega, Pizarro, Nolito (Geis, m. 87); Correa (Vázquez, m. 62) y Ben Yedder (Sandro, m. 76)

Goles:
0-1, M.14: Correa.
Árbitro:
Del Cerro Grande (Colegio Madrileño). Mostró tarjeta amarilla a los malaguistas Ideye (m. 43) y Rosales (m. 64), y a los futbolistas del Sevilla Layún (m. 11), y Sarabia (m. 66).
Incidencias:
partido correspondiente a la vigésima sexta jornada disputado en el estadio de La Rosaleda ante 16.000 espectadores. Se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento del que fuera jugador del Sporting y del Barcelona Enrique Castro Quini.

Jose sorprendió al dejar fuera del once a En-Nesyri, el futbolista que estaba aportando mayor desequilibrio en los últimos encuentros (había sido habilitado tras su expulsión al retirarle la primera amarilla de Bilbao). Y utilizó de entrada a Success, que luego se comprobaría que no está en condiciones de participar todavía. El técnico admitió su error y sustituyó al extremo diez minutos antes del descanso. La pregunta es clara: ¿Por qué jugó? Doble y peligroso fallo para un equipo que está en un situación extremadamente delicada y sin soluciones que permitan elevar la esperanza.

Análisis

Mala gestión

Las carencias son generalizadas en el equipo y en su gestión. El derbi arrancó con cierto equilibrio, pero la mayor calidad sevillista fue determinante en el primer cuarto de hora: pase de Nolito y gol de Correa, que superó a Rosales cuando buscaba el pase. Fue un gran mazazo para un estadio despoblado (diez mil abonados se quedaron en casa) y cada vez con menos esperanzas de recuperación. Pese a todo, los gritos de apoyo fueron constantes.

Poco después y ya cuando el público comenzó a silbar a Success, que todavía no está en condiciones de jugar ni aportar lo que el club espera de él, Jose mandó a calentar a En-Nesyri, que salió poco más tarde. El nigeriano, que pidió un penalti en una acción de ataque, fue animado por el propio técnico a la salida del campo. A partir de ahí el equipo experimentó cierta mejoría y las aproximaciones comenzaron a ser más peligrosas. Rolan se colocó en la banda y el joven marroquí, como segundo delantero junto a Ideye.

Noticias relacionadas

El control del partido quedó en el aire, con alternativas en las dos áreas. El juego se abrió y la incertidumbre se convirtió en una constante. Las acciones más aplaudidas eran las de En-Nesyri, mientras que el Sevilla comenzaba a defender la ventaja. La sucesión de saques de esquina para los locales sólo aportaban cierta frustración, ya que tampoco le sacaban rendimiento.

Con Bueno ya en el campo y con los nervios a flor de piel, el objetivo se centraba en marcar para, al menos, empatar. Pero el tiempo pasó sin que las oportunidades llegaran a ser claras. Al final también jugaron Samu y el pitado Sandro. Otra derrota para sumar a la larga lista de desastres. La solución a tantos problemas, como se puede observar, no parece que esté cerca.

Temas

Fútbol

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos