Otro grave paso atrás de un pésimo Málaga (0-2)

Otro grave paso atrás de un pésimo Málaga (0-2)
Salvador Salas

Un inoperante equipo blanquiazul desaprovecha la mejor ocasión para ponerse a un punto de la zona de salvación al perder con el Betis

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

El terror regresó a La Rosaleda en el peor momento posible, y cuando parecía que la reacción había llegado. Tras el triunfo en Anoeta pareció ayer un nuevo y grave fiasco en casa, contra el Betis, en otra demostración de inoperancia y de impotencia. Después de dos triunfos y un empate seguidos en La Rosaleda, el Málaga vuelve a las andadas ante su público, y de una forma inoportuna. La derrota le impide acercarse a la zona de salvación y rebaja de golpe otra vez sus expectativas.

0 Málaga

Roberto; Rosales, Luis Hernández, Baysse, Diego González; Keko (Ontiveros, m. 54), Recio, Adrián (Rolan, m. 39), 'Chory' Castro; Peñaranda (En-Nesyri, m. 65) y Borja Bastón.

2 Betis

Adán; Barragán, Mandi, Feddal, Durmisi; Joaquín (Aitor, m. 84), Fabián, Jordi Amat (Javi García, m. 72) Camarasa (Nahuel, m. 76), Tello y Sergio León.

Goles:
: 0-1, minuto 24: Sergio León adelanta a su equipo tras un pase en profundidad de Joaquín. 0-2, minuto 50: Camarasa bate a Roberto a placer tras una acción combinativa del Betis al borde del área.
Árbitro:
Alberola Rojas (castellano-manchego). Expulsó a Adrián desde el banquillo, cuando ya había sido sustituido por lesión, por portestarle al árbitro y amonestó a Rosales, Ontiveros, Barragán y Joaquín.

Empezó una vez más bien, pero con la llegada del gol de Sergio León bajó el rendimiento, algo que se convirtió ya en un martirio con la lesión de Adrián al final de la primera parte. Míchel dio entrada a un delantero por el medio centro, lo que suponía un gran riesgo. Pero el técnico, con su equipo ya detrás en el marcador, buscó una remontada que se convirtió en pesadilla ante su sufrida afición.

Todo sigue igual en la clasificación, ya que perdieron casi todos los equipos de la zona baja. De ahí que el Málaga desaprovechara la mejor oportunidad hasta ahora para reengancharse definitivamente al campeonato antes de las vacaciones navideñas, que llegarán tras el partido del jueves en Vitoria, ante otro rival directo.

Míchel apostó por el mismo once de la jornada anterior. No tenía ningún cambio obligado, por lo que mantuvo el equipo inicial que venció a la Real Sociedad. Era previsible la novedad de Rolan, pero el entrenador prefirió que comenzara desde el banquillo tras superar sus problemas físicos. El peso del juego y del partido pasó pronto a manos malaguistas. Las opciones eran para el conjunto local ante un rival siempre amenazante y con una pequeña y ruidosa representación en la grada. Las aproximaciones blanquiazules se convertían en ocasiones interesantes cara a la meta de Adán, pero Baysse en varias ocasiones, Keko y Peñaranda no acertaron en sus remates.

Análisis

Primer tanto

Para colmo, otra vez un ‘detalle’ puso delante al rival y destrozó el partido del Málaga. Un pase al área de Joaquín encontró a Sergio León, que se adelantó a los defensas y batió a Roberto. Otro mazazo para un equipo blanquiazul que sigue siendo poco consistente en todas sus líneas. El Betis tiró entonces de oficio para frenar a un Málaga ya sin profundidad. Y podía ser peor, y lo fue cuando Míchel tuvo que cambiar al lesionado Adrián. Dio entrada a Rolan.

Las nueva disposición del equipo blanquiazul aportaba otros riesgos. Chory Castro pasó el centro del campo, junto a Recio. El Málaga apostó por el ataque, con jugadores de corte ofensivo en su mayoría, lo que comenzó a reportarle problemas de inmediato. Una doble acción de Joaquín al protestarle al árbitro hasta que amonestó a Rosales por una falta que el gaditano sacó y sorprendió en el primer palo a Roberto, que golpeó el balón y este pudo botar dentro de su meta. El tanto no subió al marcador, pero una barrera formada sólo por Keko fue un error más.

La brillante victoria en Anoeta quedó amortizada ya con el tanto a placer de Camarasa, al borde del fuera de juego, tras una triangulación bética al borde del área. La Rosaleda enmudeció por completo ante la inoperancia de su equipo contra un rival que ya dominaba el juego y el marcador. Parecía la sentencia, la derrota, ya que el equipo blanquiazul se quedó noqueado por momentos. Pero se rehizo poco a poco y se marchó a la desesperada en busca de la meta contraria. Y llegaron las aproximaciones y el peligro, pero sin la profundidad y pegada suficientes.

Con oficio, perdiendo tiempo, y cierta comodidad el Betis fue aguantando la presión sin renunciar a completar la goleada en cualquier contragolpe aislado o en un error. El Málaga volvió a las andadas y perdió una oportunidad de oro de recortar la distancia con la zona de permanencia a un punto. Una nueva decepción del equipo de Míchel. Llegan los refuerzos, pero todo sigue igual.

Temas

Fútbol

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos