Las cuentas sí cuadran al Málaga

Javier Olmedo y Antonio Aguilera, de la asociación de pequeños accionistas, y a la derecha Francisco Martín Aguilar, Joaquín Jofre y Carlos Pérez, en la anterior junta de accionistas del Málaga. /Málagacf
Javier Olmedo y Antonio Aguilera, de la asociación de pequeños accionistas, y a la derecha Francisco Martín Aguilar, Joaquín Jofre y Carlos Pérez, en la anterior junta de accionistas del Málaga. / Málagacf

El club, bajo las exigencias de LaLiga, presentará otra vez unas cuentas con saldo positivo

ANTONIO GÓNGORA

Las cuentas siempre fueron la gran asignatura pendiente del Málaga por las importantes deficiencias y carencias que existían en este capítulo, excepto en las dos primeras temporadas del jeque Abdullah Al-Thani al frente del club. La situación, sin embargo, va cambiando con el paso de las temporadas. Los espectaculares ingresos de la televisión y los exigentes controles de LaLiga han colocado al club de Martiricos en uno de sus mejores momentos en esta parcela.

Noticia relacionada

La autofinanciación es completa, algo que se consideraba imposible hace muy pocos años. Y todo ello pese a la deuda que sigue acarreando la entidad, que continúa sin librarse de esa pesada carga (se considera asumible debido a que es inferior a la mitad del presupuesto). De esta forma, los números siguen cuadrándole a los responsables de la parcela económica, que mañana en la junta de accionistas volverán a presentar unos datos positivos referidos al ejercicio anterior, a 30 de junio del año pasado, sin incluir en estos números los cuantiosos traspasos del verano (Camacho, Pablo y Sandro).

Los grandes ingresos por televisión ofrecen al club una autofinanciación al máximo nivel, pese a que su situación deportiva sea ahora desesperada

Los datos económicos cuentan con una partida especialmente destacada en los derechos de televisión, que ascendieron a 55 millones, 17 más que el ejercicio inmediatamente anterior. Y el club consiguió otros 20 millones más por distintos capítulos (abonados, publicidad, tiendas...), superando sus ingresos totales la cifra de 75 millones. En estas cuentas sólo constan los ingresos por la venta de Isco (un millón más por ganar la Liga el Real Madrid) y la venta de Javi Gracia al Rubin Kazán (alrededor de 1,2 millones más). Sí están incluidas las inversiones realizadas en jugadores, como Keko y Michael Santos.

Una partida más baja

La salida de algunos de los principales gestores de la entidad (ahora no existe, por ejemplo, el cargo de director general) permitió que se registrara un descenso en los gastos del personal no deportivo de 6,9 a 5,6 millones la pasada campaña. Esta última cifra, además, es mucho más alta de lo que lo será en un futuro debido a que incluye importantes indemnizaciones por algunos de los despidos. Las retribuciones directas al consejo de administración, que es un capítulo especialmente polémico, se mantuvieron en 1,4 millones, si bien esta cifra aumenta 400.000 euros más si se incluye un préstamo a los consejeros. En la junta de mañana está previsto que se toque este asunto, por lo que se decidirá si la cantidad se mantiene igual o varía cara a esta temporada.

La deuda total neta sube a 35 millones, sin incluir las ventas

La deuda total neta del Málaga se elevó a casi 35 millones al final de la pasada temporada, con fecha de 30 de junio. Esta cifra se eleva a 58 millones si se incluye el dinero que le deben al club de Martiricos (sería la deuda bruta). En estas cantidades, sin embargo, no se incluyen los ingresos obtenidos con los traspasos de Camacho, Pablo y Sandro, lo que rebajará este saldo negativo de una forma considerable, aunque dependerá de cómo se desarrolle la actual temporada. Las fuentes del club consultadas consideran que la deuda actual es todavía más asumible que en campañas anteriores, ya que los ingresos de la entidad superan ya los 70 millones en cada ejercicio, al margen de las ventas de futbolistas.

En términos generales, en las cuentas se advierten otros incrementos en los gastos, sobre todo en el de la plantilla. La gran inflación que se preveía llegó de una forma directa. Al aumentar los ingresos por televisión, los futbolistas también cobraron más la campaña anterior. Se elevó el tope salarial de una forma espectacular, algo que también ha ocurrido para esta campaña por la venta de futbolistas (sin los traspasos habría descendido).

Las buenas perspectivas económicas, que mejorarán cuando se aplique otro incremento que se prevé en los derechos de televisión (está programado para la campaña 2019-2020), chocan en este momento con la grave situación deportiva del Málaga. El equipo no responde y continúa situado de una forma permanente en la zona de descenso a Segunda. La gestión en esta parcela no ha acompañado a la parte económica, lo que hace peligrar cara al futuro todos los logros alcanzados en los últimos años.

La reacción sigue siendo posible todavía, pero el conjunto que dirige Míchel no está respondiendo a lo esperado. Están llegando fichajes y vendrán algunos más, pero las dudas son altas cara a la segunda vuelta del campeonato.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos