CUESTIÓN DE PRIORIDADES

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

Esta temporada, como siempre, el objetivo del Atlético Malagueño no era ascender, sino formar jugadores. La ilusión de los Al-Thani por ver al filial en Segunda B ha servido también para que se motiven todos aquellos que, dentro y fuera del club, entienden que es obligatorio estar en la categoría de 'bronce'. Mucho me temo que de un tiempo a esta parte se han olvidado las verdaderas prioridades del equipo nodriza.

Es cierto que no es lo mismo competir en Segunda B que hacerlo en la actual Tercera, una Liga de andar por casa. Pero competir va realmente en el ADN de cada uno. Siempre pongo el mismo ejemplo: Jesús Gámez era el 'patito feo' del equipo campeón en Cambrils, el menos conocido, y fue el que más lejos llegó. Hay jugadores a los que con 18 años ya se les ve si van a llegar o no, y otros (como el fuengiroleño o Josemi) empecinados día a día en mejorar. En estos tiempos hay demasiados jóvenes más empeñados en lucir coche o exhibirse en las redes sociales.

En las últimas semanas hemos visto dos situaciones anómalas, difícilmente comprensibles. De un lado, la presencia de Ontiveros en los 'play-off' de ascenso cuando estaba renqueante del pubis y cuando, sobre todo, debe de ser una pieza importante para Míchel. Al final tanto arriesgar sólo ha perjudicado al primer equipo. Insólito. Por otro, está el caso de En-Nesyri, que se borró descaradamente para los tres últimos partidos de Liga y el primero de esta fase de ascenso y al que, encima, han premiado con vacaciones dos semanas antes cuando debería estar con el filial ayer y el próximo sábado. Desde luego, no es un ejemplo para el resto de los jugadores.

Repito: la prioridad es la formación, y no los contratos galácticos para jugadores que aún ni siquiera han pegado en la puerta del primer equipo. Igual que desde el juvenil para abajo la prioridad debe ser la progresión de los futbolistas, no la consecución de títulos a base de goleadas a otros equipos de la provincia o de éxitos en torneos a los que se acude con chicos llamados 'de captación'. Por encima de todo, a los chavales hay que educarlos en la victoria y en la derrota, y los primeros en dar ejemplo deben ser los coordinadores.

Fotos

Vídeos