«Tengo que defenderme; las denuncias atentaban contra mi honor y dignidad»

Moayad Shatat confiesa que ahora estaba obligado a tomar medidas «por los daños y perjuicios ocasionados a mi imagen pública»

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

El que fuera vicepresidente ejecutivo del Málaga, Moayad Shatat, asegura a este periódico que, una vez demostrada su inocencia, está en la obligación de tomar medidas contra el jeque Al-Thani, que lo acusó de varios delitos muy graves en una denuncia conjunta contra él, el anterior hombre de confianza, Abdullah Ghubn, y el máximo responsable de la hotelera BlueBay, Jamal Satli Iglesias. «Llega el momento de defenderme ante las ya probadas falsas acusaciones que atentaban contra mi honor y dignidad», destaca, a la vez que confirma la presentación de la denuncia contra Abdullah Al-Thani y reivindica «los daños y perjuicios ocasionados a mi imagen pública».

De esta forma, el hombre de confianza del jeque durante más de tres años muy complicados, ya que comenzaron en el momento en el que Al-Thani dejó de invertir en el club de Martiricos, desvela cuáles son los pasos que seguirá en este asunto: «Iniciaré el proceso para el restablecimiento público de mi imagen ante la sociedad malagueña y, del mismo modo, poder devolverle a través de donaciones de carácter benéfico acordes a los daños que sean cuantificados por la justicia todo lo que me dio en muestras de cariño durante mi etapa en el Málaga».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos