El Malagueño salda una deuda con un golazo de rabona

La rabona de Abeledo /Pascual Aguilera
La rabona de Abeledo / Pascual Aguilera

Once años después, el filial blanquiazul asciende a Segunda B  tras un partido de infarto en Yecla

Emilio Morales
EMILIO MORALESMálaga

A la tercera va la vencida. El Malagueño, que llevaba otras fases directas de ascenso, consigue por fin subir a Segunda B. No fue nada fácil, ni llegar hasta aquí, ni mucho menos el partido de vuelta ante un Yeclano que recibía a los hombres de Dely Valdés con un estadio lleno hasta la bandera. No obstante, los blanquiazules sabían perfectamente los errores que habían cometido en este tipo de partidos –Segoviana, Castellón o Adarve–, y supieron cambiar la dinámica. La historia. Para ello, los malaguistas tuvieron que sufrir, y no solo de manera metafórica, sino corriendo por once cuando estuvieron mucho tiempo con diez.

1 Yeclano

Serna, Mario, Iván, Rumbo, Chino (Varela, min. 75), Belforti (Álex Vaquero, min. 59), Víctor Ruiz, Vivanco, Iker Torre (Tonete, min. 71), Víctor Fenoll y Javi Muñoz.

1 At.Malagueño

Kellyan; Iván, Ian Soler, Chica, Alberto; Clavería, Ramos (Hicham, min. 86), Deco; Abeledo (Nané, min. 73), Jaime Moreno (Álex Robles, min. 70) y Harper.

Goles
0-1, min. 27: Abeledo. 1-1, min. 40: Iker Torre.
Árbitro
Tejero Campos (Castilla-La Mancha). Amonestó a Mario, Iván, Rumbo, Varela, Javi Muñoz y Alex Vaquero (expulsado por doble amarilla en el minuto 79), Ramos y Moreno. Roja directa a Iván en el minuto 55.
Campo
Municipal de La Constitución. Unos 4.000 espectadores.

Durante toda la temporada, se intuía que este grupo tenía ese plus necesario para tener opciones serias de jugar en Segunda B. Con la vuelta de Deco, una defensa muy seria, la mejor versión de Harper y un Abeledo como referente y hombre con más talento. Y eso mismo que se vio durante toda la campaña se relejó en el partido más importante de la temporada. El cero a cero de la ida en el campo de la Federación dejaba una premisa clara: cualquier empate a goles o la victoria daba el ascenso directo a la categoría de bronce.

Los blanquiazules supieron gestionar los nervios en los primeros compases y no se dejaron amilanar por la gran presión que ejerció el estadio del Yeclano, en el que había gran parte de la afición de pie, en los pasillos del mismo. Tras unos primeros minutos de tanteo, fueron los visitantes los que golpearon primero. Jaime Moreno y Harper estuvieron muy participativos, y la vuelta de Deco equilibraba mucho al equipo, tanto defensiva como ofensivamente.

Y otro nombre propio, y quizá uno de los más importantes del encuentro, fue Abeledo. El extremo dejó claro desde los primeros minutos que no iba a esconderse, era su momento. Desde su banda llegaron las primeras jugadas de peligro, una de ellas muy clara, en la que Harper no llegó por muy poco. Y fue en una jugada por la banda izquierda, después de un rechace de la zaga murciana, en la que el atacante malaguista sacó la chistera. La recibió dentro del área, y se ocurrió que la mejor opción para enviar al cuero al fondo de las mallas era hacerlo de rabona. Fue valiente y le salió. La envió dentro y ponía el 1-0 en el luminoso.

Los vientos cambiaban en el choque por el ascenso, pero si ambos equipos habían llegado hasta allí, no iban a darse por vencidos. Y así lo hizo el Yeclano, que utilizó su mejor baza: el balón parado. Fue Íker Torre quién hizo gala de su apellido y con un testarazo puso la igualada justo antes del descanso. Todo en el aire a falta de 45 minutos. Y no se imaginaban todo lo que iba a acaecer en dicho tiempo. Tuvo de todo.

Tras la reanudación, los locales tuvieron que adelantar filas. Sólo así conseguirían el gol que les daba el ascenso a la categoría de bronce. Tuvieron el monopolio del balón, y más aún cuando Iván fue justamente expulsado por dejarle los tacos por detrás a un rival. Era el momento de juntar líneas y apretar los dientes si el Malagueño no quería de nuevo volver a la ciudad sin el premio que merecían. La salida de Nané para presionar arriba y no dejar que el Yeclano los encerrase por completo fue muy importante, sumado al incansable compromiso de Deco y el tesón de Harper. Después de varios minutos de asedio, el partido volvió a igualarse. Álex, jugador del equipo murciano, que había salido en la segunda mitad, recibió la segunda tarjeta amarilla, y ambos equipos volvían a estar empatados a jugadores.

Fue el momento en el que los blanquiazules podían volver a tomar oxígeno y respirar sin tener que achicar balones constantemente. Deco estaba fresco, y su largo recorrido surtía efecto para que los visitantes tuvieran de nuevo peso en el centro del campo. Suya fue la jugada que pudo sentenciar el partido justo antes del descuento, pero la opción de driblar al portero fue un mala decisión. El cuarto árbitro sacó la tablilla. Tres minutos. Los nervios afloraban, pero esta vez, los jóvenes se convirtieron en hombres. El ascenso era un hecho, y ya solo quedó cantar en el vestuario aquello de «adiós a Tercera, adiós...».

Dely Valdés: «Creo que es justo, fuimos algo más que el Yeclano»

El técnico malaguista, Julio César Dely Valdés, comentó tras el choque: «Creo que es justo. Jugamos un partido de 180 minutos en los que hicimos méritos suficientes, sobre todo en la vuelta. Hemos ido por delante en el marcador, sufrimos un gol en propia puerta, tuvimos ocasiones claras en el tramo final... Creo que hemos sido algo más que el Yeclano».

El panameño admitió que la imagen ayer fue mucho mejor que la del primer partido. «El equipo estuvo irreconocible, nervioso, en la ida. Se ha trabajado esto a lo largo de la semana, lo de controlar los nervios, algo que se generan normalmente en este tipo de partidos, pero hoy han estado enormes» «Sé que íbamos a encontrarnos un campo lleno y con una afición volcada, pero creo que nuestro equipo estuvo a la altura de las circunstancias», añadió.

En cuanto al delantero Nané, este comentó:«Sufrimos mucho. El año pasado quizás pecábamos de la falta de veteranía y madurez, y creo que el míster nos lo ha inculcado y hemos aprendido de lo que sucedió». Finalmente, el lateral izuquierdo Alberto admitió: «Estabamos preparados para que este fuera el año».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos