«Estoy sin dormir, no es el mejor día para estar con ustedes», se sinceró Husillos

Husillos posa ante los medios gráficos. /Salvador Salas
Husillos posa ante los medios gráficos. / Salvador Salas

El nuevo director deportivo estuvo en el Grecia-Gibraltar, vio la victoria de Argentina, y viajó desde Atenas sin apenas descanso

CARLOS J. MARTÍNEZ

.«Estoy sin dormir. No es el mejor día para estar con ustedes». El nuevo director deportivo presenció el Grecia-Gibraltar (4-0) ‘in situ’, el partido en el que se consumó la clasificación para el Mundial del combinado local y, más tarde, sufrió el Ecuador-Argentina (1-3), antes del madrugón para volar.

Husillos fue dirigiéndose por su nombre de pila a todos los periodistas en las respuestas, síntoma claro de su conocimiento del club y del entorno. Al acto de presentación, en la sala de prensa Juan Cortés de La Rosaleda, compareció acompañado de su esposa; el abogado del club, Joaquín Jofre y los consejeros consultivos Francisco Martín Aguilar, Antonio Benítez y Abdallah Ben Barek, pero no hubo representación por parte de la propiedad, ya que tampoco se encuentra en Málaga la CEO de la Academia, Hamyan Al-Thani.

Noticia relacionada

En los 32 minutos que duró la rueda de prensa, Husillos no quiso desvelar demasiado su hoja de ruta. En todo momento se mostró «feliz de estar en Málaga». El nuevo director deportivo fue cogiendo confianza poco a poco y comenzó a soltarse. En todo momento se mostró amable con los numerosos periodistas que acudieron. No quiso eludir ninguna de las cuestiones y, aunque no tuvo mucho tiempo para descansar, se notaba que tenía el discurso bien aprendido. Fue sincero a la hora de desvelar que tenía muchas ganas de trabajar con Míchel, al que consideró un «amigo».

Varias fueron las líneas que siguieron los periodistas, cuestiones relacionadas con el técnico, con la propiedad y con los posibles fichajes. Igualmente, Husillos hizo gala de su gran conocimiento del club: «Lo he seguido desde Grecia y siempre estoy pendiente a todo lo que ocurre». Nunca ocultó su amor por Málaga y, en particular, por el club. Se siente malagueño: «Me conozco cada rincón de la ciudad; soy un malagueño y un malaguista más».

Mucho es el trabajo que se le avecina al argentino, que tiene que conseguir levantar la moral del equipo, aunque él llegó cargado de ánimos. Sin muchos titulares, aunque con la firmeza de asegurar que ve en Míchel y los jugadores las piezas claves para solventar la situación. Mucho trabajo le queda por hacer. El tiempo dirá.

Temas

Fútbol

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos