Roberto: «Tengo una edad en la que me apetece echar raíces en un equipo»

Roberto se emplea a fondo en una parada en un entrenamiento de la estadía en Garderen (Holanda).
Roberto se emplea a fondo en una parada en un entrenamiento de la estadía en Garderen (Holanda). / SANTIESTEBAN

«No he venido para echar una temporada o dos y ya veremos después», afirma el madrileño, que aspira a consolidarse en una carrera itinerante

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

Roberto Jiménez Gago (Fuenlabrada, 1986) no contaba la pasada campaña en el Espanyol y ha venido a echar raíces en el Málaga. Por más que su llegada atienda formalmente a un cesión por una campaña del Espanyol, en realidad se trata de una compra con el compromiso (salvo descenso) de que el club de La Rosaleda ejecute un pago en torno a un millón la próxima temporada para quedarse con el guardameta, que a diferencia de temporadas anteriores en el cuadro de La Rosaleda, es 'titularísimo' para Míchel. Frente a los recientes duelos Caballero-Kameni, Kameni-Ochoa o Kameni-Boyko, cuenta con toda la confianza de Míchel, a pesar de la competencia real del turco Cenk y de Andrés Prieto, porque también por primera vez en muchos años hay tres porteros profesionales en la primera plantilla.

-Cuando debutó en Primera sólo tenía 19 años. Fue el 22 de diciembre de 2005 ante el Osasuna, cuando había cuatro guardametas más lesionados. ¿Fue a usted al que le tocó la lotería ese día?

-Sí (risas). Recuerdo de ese día muchos nervios. Era todo nuevo para mí. El primer día de lo que podía suponer el resto de mi carrera. Yo pertenecía al Atlético C, pero jugaba normalmente con el equipo filial, y perdimos por 2-1. Fue una época complicada del 'Atleti', con muchos cambios. Pero salí satisfecho del partido, más allá del resultado.

-¿Qué ha cambiado entre aquel Roberto de 19 años al actual?

-Obviamente, ya son once años de diferencia, y en diciembre hará doce años. Por lo tanto, la suma de partidos, la experiencia, la madurez.... hacen mucho. Es normal. No puedo decir que sea otro portero, pero casi.

-¿Siempre le gustó la portería o tuvo relación con otras posiciones del campo?

-Bueno, lo de portero es algo que desde pequeño me gustó. Al ser una posición un poco especial te tiene que surgir desde dentro y siempre me llamo la atención. Cuando empecé a jugar en un equipo del barrio y en el del colegio siempre era portero. Además, fui alto en todas las edades. Ahora hay chicos que lo son y mucho, incluso más que yo (mide 1,94 metros), en el fútbol profesional, pero cuando era más pequeño destacaba por eso en cada categoría.

-Ha jugado en el Atlético de Madrid, el Nástic de Tarragona, el Recreativo, el Zaragoza, el Benfica, el Olympiacos, el Espanyol y, ahora, el Málaga, ocho clubes. ¿No haberse asentado en su carrera en un proyecto ha sido su punto más débil?

-Yo creo que al final unas circunstancias u otras haces que cambies de club. Es verdad que en ninguno de los equipos he tenido una situación solvente para echar raíces, con muchos años de estancia, bien por la situación deportiva del club o a nivel personal. No he tenido la fortuna que había deseado. La etapa de Grecia (Olympiacos) fue la más larga, peo tengo muchas ambiciones y no le tengo miedo al cambio. Fui yo quien decidió empezar otra aventura y reiniciarla en España (en el Espanyol).

-En ese sentido, ¿es la del Málaga su gran oportunidad para consolidarse en un conjunto?

-Ojalá que sí. Ya tengo una edad en la que me apetece echar raíces en un sitio y vivir una etapa buena. Por eso digo que ojalá que sea así. Sinceramente no me planteo otra cosa distinta ahora. No he venido para echar una temporada ni dos. No es esta una campaña para un «ya veremos después». Como he organizado a mi familia, a mi casa... es para quedarme tiempo.

-La presencia de Míchel, que le dirigió en el Olympiacos, no ha sido un factor casual en su llegada, ¿verdad?

-No, claro. Míchel ha sido una figura muy importante en mi carrera. Viví una etapa maravillosa en Grecia con él, y es muy importante para mi confianza y rendimiento verle ahora en el banquillo.

-Ya que habla de su etapa en Atenas, se le recuerda mucho por aquel 3-2 del Olympiacos ante el Atlético de Madrid de Simeone, con un recital de paradas suyas. ¿Fue esa la mejor actuación de su carrera?

-Afortunadamente, de los dos años en Grecia, en los que tuvimos un buen rendimiento en la Champions, tengo grandes recuerdos. Vencimos en el Emirates ante el Arsenal (2-3), también en casa contra la 'Juve', el Atlético de Madrid... Tengo cuatro o cinco partidos muy buenos de esa etapa.

El Málaga y sus aspiraciones

-Hablemos del Málaga. ¿Hay motivos para ser pesimista sobre el equipo porque haya perdido todos los encuentros de la pretemporada menos uno, que además se ganó en la última acción?

-No. Nuestro resumen en cuanto a la pretemporada es que el equipo está preparado para la competición el lunes. Los resultados que hayamos tenido son fruto de la preparación, de las pruebas que el entrenador ha creído oportunas. Más allá de eso estamos satisfechos con el trabajo de los entrenamientos, y los partidos han sido como un entrenamiento más.

-¿Ha vivido como profesional otros precedentes de temporadas con pésimos resultados que no supusieron un mal inicio liguero?

-Sin ir más lejos el año pasado con el Espanyol ganamos todos los encuentros de pretemporada menos uno contra la 'Juve', y luego nuestra primera victoria no llegó hasta la jornada sexta de la Liga. No es significativo. No conozco un equipo campeón a final de temporada gracias a sus buenos resultados en el verano. Puede ocurrir, pero sería una simple casualidad.

-¿Cuál debe ser el objetivo del Málaga este curso?

-No tenemos ningún objetivo en cuanto a posiciones, puntos... Queremos disfrutar y hacer disfrutar a la gente, y eso significará que el equipo está funcionando y que vamos consiguiendo victorias.

-¿Piensa que han tenido un buen sorteo de calendario por enfrentarse al Eibar, el Girona y Las Palmas en las tres primeras jornadas?

-No. Al final hay que jugar contra todos. El orden no importa demasiado. Es verdad que empezar bien siempre es mucho más agradable para la confianza de jugadores, aficionados, prensa y todo lo que envuelve a la profesión, pero la nota la dan a final de curso y hay que jugar contra todos. Tampoco creo mucho en mirar los calendarios o aventurarse a decir cosas antes.

-¿Es el Eibar un conjunto mucho más peligroso de lo que parece sobre el papel, de lo que dictan los nombres de sus jugadores?

-Al Eibar los resultados les avalan. Han tenido cambios en la plantilla este verano. Se han ido algunos de sus mejores jugadores; por ejemplo, Adrián, al que tenemos la suerte de tener con nosotros. Tenemos claro que tendremos que hacer un gran encuentro para superarles.

-¿Le gustará especialmente estrenar en la Liga (e incluso oficialmente) el Wanda Metropolitano? A lo mejor el primer gol de la historia de este estadio se lo meten a usted...

-Esperemos que no (risas)... Si así ocurre, no será un dato. Prefiero quedarme con la idea de que he podido jugar en el Calderón de local y de visitante. Tuve momentos muy buenos allí, y ahora me dan el regalo de estrenar ese estadio. Cuando supe que lo iban a construir me prometí que iría allí a jugar. Es un regalo que el fútbol me da.

-¿Es algo más que un tópico decir que el Málaga tiene un buen vestuario?

No. Obviamente al final es una parte más que nos va a dar un empujón para llegar a los objetivos. Si cuidamos eso, el buen ambiente para trabajar, la buena relación entre cuerpo técnico y jugadores, seguro que nos irá bien.

El fichaje del verano

-¿Cree que es una mala deriva para el fútbol que un club (el París Saint-Germain) pague 222 millones de euros por un jugador (Neymar)?

-Evidentemente, no son cifras normales. No es una situación normal. Es lo que está provocando la pasión por el fútbol en estos momentos. Esos grandes movimientos de dinero sólo los genera este deporte, gracias a los niveles de ingresos que da la publicidad o los derechos de televisión. Si se los gastan es porque lo tienen, porque algo lo ha generado. Mi reflexión va más allá de que un club haga este desembolso. Está en lo que se ha convertido el fútbol, que es la disciplina deportiva más importante por suerte o por desgracia.

-¿Piensa que la Liga española sigue siendo la liga de fútbol más importante del mundo?

-La Liga española es la mejor. Por supuesto hay otras grandes ligas, como la inglesa o la alemana, pero la española tiene algo muy especial, la de tener a los mejores jugadores o al porcentaje más elevado de los mejores jugadores, y se valora como tal.

-¿Por qué cree que la Liga española sigue siendo tan competitiva, cuando llevamos años en los que Inglaterra invierte en fichajes cantidades abrumadoramente superiores?

-Al final se supone que es por la formación y la preparación que se da en nuestro país a los jugadores y, en general, por la preparación que le damos a nuestro deporte. Eso nutre al fútbol profesional. Aunque haya presupuestos más altos, el nivel de nuestro fútbol es mejor.

Fotos

Vídeos