Eibar-Málaga: la gestión es la clave

Una disputa entre Juanpi e Inui en el Málaga-Eibar de la primera vuelta. /Ñito Salas
Una disputa entre Juanpi e Inui en el Málaga-Eibar de la primera vuelta. / Ñito Salas

El encuentro de mañana enfrenta a modos opuestos de dirigir a dos clubes con numerosas conexiones

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

Sucedió hace varias semanas, en el contexto de un auténtico mercado de calabazas para el Málaga. El Eibar le birló al senegalés Pape Diop (apenas 300 minutos entre todos los torneos en el Espanyol este curso) al ofrecer mejores condiciones económicas por este veterano medio centro. Ni siquiera en una contratación de perfil bajo, el club de La Rosaleda se ha visto con capacidad de competir con el cada vez menos modesto club vasco.

Después de un dubitativo arranque liguero, el Eibar volvió por sus fueros, con una racha de 19 puntos de 21 en juego. En su cuarta campaña seguida en la élite –se salvó en la primera siendo decimoctavo por el descenso económico del Elche– casi ha calcado sus puntos en excelentes primeras vueltas (27, 30, 26 y 27 puntos, en estricto orden cronológico) para ir atenuando su bajón tradicional en las segundas. De hecho, ha sido en todos estos años el mejor club vasco al ecuador del torneo, curioso mérito.

Por contra, el Málaga ha sufrido una progresiva descapitalización en el mismo periodo de análisis que lo ha acercado cada vez más al descenso. Ya no cabe hablar de flirteo. Parece abocado a este desenlace esta campaña si no lo remedia una formidable reacción en la segunda mitad del campeonato.

Frente a frente, se oponen gestiones antagónicas en dos clubes con numerosas conexiones. El Málaga lo preside y lo controla un jeque desconectado de la ciudad y que ha mostrado más que dudoso conocimiento del fútbol y de una empresa tan atípica como es una entidad deportiva. El Eibar lo dirige con criterio y acierto una mujer, Amaia Gorostiza, que en mayo de 2016 sustituyó al presidente del ascenso, Álex Aranzabal. El tino en las decisiones ha llevado a crecer a un club no hace mucho con una plantilla amateur a cotas inesperadas. Hoy sigue habiendo diferencias en el tope salarial de sus plantillas, unos veinte millones: 53,5 en el Málaga (undécimo de Primera) y 33,2 en el Eibar (decimosexto).Sin embargo, el reparto televisivo tiende a equilibrarse (más de 52 millones de ingresos del club de Martiricos por cerca de 41 del de Ipurua la pasada campaña) así como el presupuesto, de 63,5 en el Málaga y 45,3 en el club guipuzcoano.

Fichajes muy dirigidos

Esas diferencias las diluye una buena gestión. La dirección deportiva del Eibar, apoyada en un entrenador estable, José Luis Mendilibar, ficha a jugadores de características muy definidas para sus proyectos. Apenas arriesga con contrataciones en mercados foráneos, pero las contadas apuestas triunfan (Escalante, Inui y Paulo Oliveira, otro jugador al que siguió el Málaga), y se fija con criterio en la oferta de Segunda (Dmitrovic, Iván Alejo, Joan Jordán, Keko, Sergi Enrich, Rubén Peña, Juncá...). Ademas, no hace ascos a recurrir a un alto número de cesiones, apenas paga traspasos elevados y su balance entre fichajes y ventas suele ser positivo cada verano.

Charles, Keko, Adrián y Borja Bastón han dado en Eibar un nivel que no se les ha visto en Málaga

Frente a ello, el Málaga dilapidó más de 18 millones en Santos, Cecchini, Rolón y Keko, este un jugador de notable rendimiento en su única campaña en el Eibar, la 2015-2016. La razón cabe encontrarla en el estilo definido de juego y en la búsqueda de futbolistas que se ajusten a él como a la horma de un zapato. En el cuadro vasco esta temporada hay al menos media docena de jugadores acreditados por su buen golpeo para los centros: Capa, José Ángel, Juncá, Inui, Bebé o un lesionado toda la campaña, Pedro León.

Este aspecto del juego es vital en el Eibar, que consigue casi todos sus goles en acciones tradicionales de centro y remate y con un estilo muy directo. No por casualidad Borja Bastón, muy poco útil en el Málaga, donde lleva dos dianas, marcó dieciocho hace dos campañas allí. O Charles, que salió de La Rosaleda sin oferta de renovación y tras cinco goles en toda la Liga, lleva ya seis en la primera vuelta de azulgrana. Como Adrián, que completó en el cuadro vasco su mejor temporada realizadora en la élite, la pasada, con siete tantos. En un deporte de equipo es fundamental amalgamar un grupo y buscar los perfiles idóneos en el mercado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos