«Cuando empatamos en Guadix les dije a los jugadores que ascenderíamos»

Dely Valdés, ayer en las instalaciones del campo de la Federación. /Ñito Salas
Dely Valdés, ayer en las instalaciones del campo de la Federación. / Ñito Salas

Julio César Dely Valdés, entrenador del Atlético Malagueño

Emilio Morales
EMILIO MORALESMálaga

Desde que Julio César Dely Valdés entró en las instalaciones de la Federación ayer por la tarde sólo escuchó la misma frase: «Enhorabuena, míster». Todo aquel que se cruzaba al mítico jugador malaguista, ahora entrenador del Malagueño, quiso expresarle su gratitud. Él, amable y algo cansado –estos días se duerme poco–, hizo balance para SUR de su etapa en el equipo filial, del que afirma que es un gran grupo de futbolistas y que rápidamente tuvo claro que serían los protagonistas de un ascenso que ha tardado 11 años en llegar.

El técnico prefiere pensar en el «día a día» y no se plantea hasta el momento dirigir al primer equipo: «Las cosas llegan cuando tienen que llegar»

La Segunda B ya es una realidad. ¿Veía claro que conseguirían el ascenso? ¿O tenía sus reservas?

–Cuando a mí se me llama para coger el equipo, el objetivo era ascender. Antonio Tapia me llamó y me propuso el reto. Una vez empezamos a rodar, yo tuve claro que era muy posible conseguirlo después de varios años intentándolo.

Durante el partido de vuelta, sobre todo desde la expulsión, parecía que ese objetivo pendía de un hilo...

–Más allá de la expulsión, los minutos finales del primer tiempo vi algunas acciones que metieron al Yeclano en el partido. Con su gol se metieron mucho en el encuentro. Fue en el descanso cuando les dije que no podíamos darle alas al rival. Cuando llega la expulsión parecía que todo se venía en contra. Fue difícil, porque del 4-4-2 pasamos al 4-4-1 y lo mejor que pudimos hacer fue meter a otro delantero, que nos dio un poquito más de aire los 25 minutos que jugamos con un jugador menos. Cuando llegó su expulsión volvimos a tener opciones de conseguir un gol que nos hubiese dado mucha tranquilidad.

Vaya golazo de Abeledo. ¿Es usted partidario de que los jugadores hagan ese tipo de filigranas o es más práctico?

–Como entrenador, me gusta que mis jugadores sean prácticos. No obstante, Ignacio confía más en su pierna izquierda que en la derecha. No es la primera vez que hace una rabona y al final es un recurso que tiene el jugador. Creo que si piensa en hacer otra cosa, quizá no marca.

«Me gusta que los jugadores sean prácticos, pero Abeledo confía más en su pierna izquierda» el gol de rabona

«En general, la plantilla me ha sorprendido, auque siempre hay dos o tres jugadores difíciles» los jugadores

«Todavía estoy disfrutando el ascenso; no pienso en otra cosa» futuro

–¿Qué ha sido lo más difícil de llegar a un proyecto ya empezado?

–No fue fácil. Lo más difícil fue implantar mis ideas. Cuando yo llegué el equipo tenía siete puntos de ventaja sobre el segundo. Uno no puede cambiar todo bruscamente. En la jornada 35.ª nos alcanzó el Almería. Fue justo en ese momento cuando más claro lo tenía, puedes preguntárselo a los propios jugadores. Después del empate en Guadix hablé con los jugadores y les dije que ibámos a ascender.Estaba convencido, y a partir de ahí no perdimos ningún partido.

–¿Qué jugador le ha sorprendido más en su llegada al vestuario?

– En líneas generales me sorprendió la plantilla para bien. Son muy profesionales.Siempre en todas las plantillas hay dos o tres jugadores que son más difíciles de manejar, pero creo que ahí está la virtud de un entrenador. Creo que tuve suerte.

«Lo más difícil fue implantar mis ideas a un proyecto que ya estaba empezado» llegada

«Meter a un delantero más nos dio el aire que necesitábamos cuando estábamos con uno menos» variante

–¿Hay que cambiar cosas para Segunda B?

–Creo que es más difícil, y siempre hay que retocar algo. No sé quién será el entrenador que lleve al equipo en Segunda B, pero sí que creo que hay que aportar cosas nuevas.

Me viene bien que deje abierto su futuro. ¿Entrenaría usted al primer equipo?

–Yo hoy disfruto de lo del domingo, y todavía lo estoy disfrutando. Creo que todas las cosas llegan cuando tienen que llegar. A principios de temporada no me imaginaba que iba a dirigir al Malagueño, y mucho menos de cómo se desarrollarían las cosas. Me gusta pensar sólo en el día a día. Es por eso que no puedo hablar demasiado sobre este tema.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos