¿Un entrenador ‘en el cajón’?

Rubi siempre ha sido un entrenador del gusto de Husillos, pero está en la órbita del Espanyol. /AFP
Rubi siempre ha sido un entrenador del gusto de Husillos, pero está en la órbita del Espanyol. / AFP

El Málaga no descarta firmar a un técnico al que no podría anunciar hasta la conclusión de la temporada

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

La cuestión del entrenador para el Málaga 2018-2019 es capital. A estas alturas no es un secreto que el club ha tirado la toalla, porque de lo contrario no conversaría con candidatos (en caso de permanencia, José González tendría apalabrado un año más). Tampoco era un secreto que el primer candidato para el director deportivo, Mario Armando Husillos, iba a ser Juan Ramón Muñiz. Sin embargo, el primer contacto con el agente del asturiano –el pasado domingo en Vigo– fue tan frío que el hispanoargentino se ha visto obligado a abrir el abanico y no se descarta incluso que el nombre del elegido permanezca en un cajón hasta el mes de junio, porque probablemente el futuro inquilino del banquillo esté centrado en algún objetivo durante los dos próximos meses y medio.

Enfriados los contactos con Muñiz, puede repetirse la situación de hace cuatro años, cuando Husillos llegó a un acuerdo con Gracia mientras este dirigía a Osasuna

Husillos quiere fichar al entrenador ya. Y a ser posible, tener concretado el acuerdo después de Semana Santa; es decir, en la primera semana de abril. Es prioritario para él «comenzar a funcionar», no demorarse para aprovechar el margen respecto a sus rivales debido a un descenso tan prematuro (nadie, ni siquiera el actual entrenador, confía en la permanencia).

A tiro fijo

Como adelantó este periódico semanas atrás, Husillos quería ir a tiro fijo por un entrenador (Juan Ramón Muñiz), al que recomendó en una reunión con el presidente del Levante, Quico Catalán, y al que habría llevado como técnico al Mallorca de haber cerrado un acuerdo con el consejero delegado del club balear, Maheta Molango, durante una reunión que mantuvieron en Madrid. En ambos casos el asturiano, entonces al frente del Alcorcón, estaba informado de ello.

SUR adelantó ayer que la primera toma de contacto para el fichaje de Muñiz fue un cara a cara entre el director deportivo del Málaga y el exentrenador blanquiazul en Valencia, precisamente el mismo día en que este fue destituido en el Levante (el pasado día 4). Husillos no había regresado con la expedición desde Madrid tras la derrota en Leganés y se desplazó a la ciudad del Turia para seguir el Levante-Espanyol e intercambiar impresiones con el asturiano. Pero aquella cita, muy cordial –ambas partes eluden hablar del contenido, aunque se da por hecho que analizaron la composición de la actual plantilla–, no tuvo continuidad el pasado domingo.

El director deportivo ansía tener concretado el fichaje del técnico la primera semana de abril

Husillos se citó en Vigo con el agente de Muñiz, Joseba Díaz, y de nuevo analizaron el rendimiento de un jugador al que lleva este último, Ignasi Miquel. Fue durante esa conversación cuando se abordó el interés en el entrenador asturiano, pero fue demasiado breve. Al director deportivo no le cuadraron las exigencias del representante –máxime tras lo que había conversado con el propio Muñiz– y por eso apenas se prolongó unos minutos.

Aunque no debe descartarse algún contacto en los próximos días (como ya se apuntó en estas páginas, Muñiz llegará el sábado y permanecerá en Málaga junto a su familia durante toda la Semana Santa), Husillos ya ha comenzado a sondear posibles alternativas. Al contrario de lo que sucedió cuando se atisbaba la destitución de Míchel, ofrecimientos no faltan, porque en el mercado se da por seguro que el Málaga será un firme candidato al ascenso. Pero el perfil reduce mucho las opciones. No se quiere arriesgar con un entrenador que desconozca la categoría y que tenga una trayectoria irregular.

Al-Thani no quería a Gracia

Y ahí el Málaga puede toparse con un serio problema: la imposibilidad de anunciar su contratación. Cabe recordar que hace cuatro años el propio Husillos ya entabló gestiones con un entrenador que en la recta final de la temporada 2013-2014 estaba metido de lleno en plena competición, Javi Gracia con Osasuna. El acuerdo con el navarro estuvo más que cerrado durante semanas, independientemente de que el equipo de El Sadar se mantuviera en Primera o descendiera –al final perdió la categoría–, y únicamente peligró cuando el presidente del club, Abdullah Al-Thani, expresó a través de un mensaje de Whatsapp a su entonces hombre de confianza, Moayad Shatat, que la elección no le convencía. Incluso hubo que demorar unas horas la presentación oficial del sustituto de Bernd Schuster.

No se descarta otro cara a cara Husillos-Muñiz porque este llegará el sábado para pasar la Semana Santa en Málaga

Ahora puede repetirse aquella situación: que el Málaga evite anunciar su nombre y lo guarde en un cajón hasta que se considera más conveniente. Es decir, cuando el elegido esté liberado de la competición, haya o no cumplido el objetivo. Obviamente, visto el panorama, se trataría de algún entrenador de los que en la actualidad dirigen a equipos de la zona alta de Segunda. A dia de hoy los candidatos del ascenso (directo o vía ‘play-off’) van desde el Rayo (al que entrena un exmalaguista, Míchel) al Lugo (cuyo técnico es el almeriense Francisco). En ese grupo se encuentran Rubi (en el Huesca), Álvaro Cervera (Cádiz), Rubén Baraja (Sporting), Natxo González (Zaragoza), Juan Antonio Anquela (Oviedo), Jagoba Arrasate (Numancia), Luis César Sampedro (Valladolid) y Diego González (Osasuna). El Granada acaba de destituir a José Luis Oltra, que en principio no estaría en la lista. No es un secreto que Rubi ha sido un técnico del gusto de Husillos en los últimos años, pero está en la órbita del Espanyol junto a otros dos candidatos.

Temas

Fútbol

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos