El Espanyol, primera piedra del tramo más propicio

Pellicer (de espaldas), Demichelis, Mandiá y Míchel, durante el entrenamiento de ayer en el Anexo de La Rosaleda./Álvaro Cabrera
Pellicer (de espaldas), Demichelis, Mandiá y Míchel, durante el entrenamiento de ayer en el Anexo de La Rosaleda. / Álvaro Cabrera

El Málaga, colista provisional de la Liga antes de competir mañana, se la juega ante un rival directo al que no puede dejar escapar en el inicio de un mes vital para sus intereses

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

La mañana de Reyes Magos transcurrió bajo la lluvia y el frío en el césped del Anexo de La Rosaleda. No habrán sido las navidades más felices ni recordadas de la plantilla malaguista, que mañana continúa con su pesadilla: retomar la competición. Lo hará frente al Espanyol, en La Rosaleda.A diferencia de temporadas anteriores el club no ha planificado una sesión de entrenamiento de puertas abiertas en las fechas, ideales para enganchar al público infantil a la gradas. No está el horno para bollos. Lo han comprobado en los últimos días muchos jugadores y el entrenador cuando se han dejado ver en algún establecimiento público de la provincia.

Sergi Darder regresa por primera vez a La Rosaleda

Uno de los alicientes del choque de mañana será el regreso de Sergi Darder a La Rosaleda.El balear salió del Málaga en agosto de 2015 de mala manera, en una operación que no dejó en buen lugar ni al club ni a él, que permaneció semanas al margen, sin competir, hasta que se resolviera su futuro. El centrocampsta, que llegó a le élite en el Málaga, que lo ficho para su filial, se fue al Olympique de Lyon por 12 millones, una cláusula inferior a la de 40 de su contrato y fijada en su día por el fondo de inversión venezolano que socorrió al club. Por tanto, la entidad de Martiricos se vio forzada a vender debido al acuerdo pactado en el préstamo y por una cantidad inferior a la que podía ser entonces la cotización del mercado del jugador, que además dejó poco margen de tiempo en el mercado para un relevo. También puede regresar el defensa Sergio Sánchez (está por ver si va convocado), que estuvo a un paso de recalar de nuevo en el Málaga hace semanas, pero la operación era inviable al haber sido el tercer equipo de la temporada (jugó en julio con el Rubin Kazan antes de salir al Espanyol).

El Málaga no trabaja a día de hoy para salir de la zona de descenso en un fin de semana. No lo tiene a tiro. Lo que hace es remar para no descolgarse, acercarse lo máximo posible a los puestos de permanencia y, sobre todo, no permitir que se escapen más rivales. Uno de ellos es el Espanyol, que llega mañana a La Rosaleda. Su proyecto deportivo fallido tiene mucho en común con el del club de Martiricos. Sendos propietarios foráneos (el jeque Abdullah Al-Thani y el chino Chen Yansheng) no tienen a día de hoy a los equipos donde se pretendía. El Málaga paladeó el caramelo de la Champions, y por eso la caída posterior fue más dura. Por su parte, el millonario asiático que controla la propiedad del club barcelonés prometió participar en la Champions a su llegada, en una ensoñación que se atisba cada vez más a largo plazo.

El Málaga podría quedar a un punto de la zona de salvación si gana y caen el Alavés y el Deportivo

Míchel y Quique Sánchez Flores, excompañeros en el Real Madrid entre 1994 y 1996 lo vienen pasando mal en los banquillos. No terminan de dar con la tecla. El malaguista parecía empezar a borrar la desconfianza hacia su labor con los triunfos ante el Celta, el Deportivo y en Anoeta, pero se acabó 2017 con dos derrotas (ante el Betis y en Vitoria) muy graves que le han vuelto a situar en el disparadero, como estaba Quique justo antes del último choque liguero de 2017, cuando su equipo acabó con la condición de invicto del Atlético de Madrid (1-0).

Situarse a seis puntos

Para el Málaga es vital no permitir que el Espanyol, ahora a nueve puntos en la tabla clasificatoria, se escape. En caso de ganar lo dejaría a sólo seis y sobre todo, tendría muchas opciones de meterse de lleno en la lucha por salir de la zona de descenso. No sólo eso, porque la distancia actual del conjunto de La Rosaleda respecto al decimoséptimo está siendo incluso un lastre cara a la búsqueda de refuerzos en esta ventana de fichajes.

Míchel y Quique, excompañeros en el Real Madrid, están siendo discutidos

Aunque las dos últimas derrotas ligueras no han alejado al Málaga de los puestos de permanencia –siguió a cuatro puntos–, lo realmente peligroso es que son cada vez menos los rivales que quedan a una distancian prudencial. Con once puntos únicamente en su haber, realmente ahora es ante cuatro frente a los que parece que podría pelear de lleno la salvación: Las Palmas (con 11 antes del inicio de la jornada y con 14 tras la cita de ayer), Deportivo, Alavés (ambos con 15) y Levante (18). Cuanto más se reduce el pelotón más inquietante resulta la situación del Málaga, que aún sigue viendo muy lejos a clubes con presupuestos humildes como el Leganés (21), el Getafe y el Girona (ambos con 23).

Otro aspecto importante es que el Málaga ha salido muy malparado en la primera vuelta en sus duelos ante esos rivales directos, lo que además complica el ‘goal average’: perdió en casa ante Las Palmas (1-3) y en Vitoria (1-0), empató sin goles contra el Levante en La Rosaleda y sólo puede presumir de la agónica remontada ante el Deportivo (3-2).

Desde el punto de vista psicológico el Málaga partirá también mañana con una losa, la de ser colista provisional en solitario, después de que Las Palmas ganase ayer al Eibar (1-0), en el estreno liguero con Paco Jémez. Por tanto, es obligado ganar para dejar la última plaza y también para buscar esa carambola que pudiera situarlo a sólo un punto de las plazas de permanencia (si coinciden las derrotas del Alavés en Bilbao y del Deportivo en Villarreal).

El Málaga afronta un mes de enero crucial y un tramo de cinco partidos que se prevé clarificador de sus opciones para salvarse. Jugará ante rivales de la zona media y baja (Espanyol, Getafe, Eibar, Girona y Las Palmas) y está obligado a sumar y, en más de una ocasión, de tres en tres, cara a una segunda vuelta que se perfila muy dura como local, pues en La Rosaleda ha de recibir a los seis primeros (Barcelona, Atlético de Madrid, Valencia, Real Madrid, Sevilla y Villarreal).

Redefinir el once

La cita ante el Espanyol servirá también para empezara redefinir un nuevo once, en el que se prevé que tarde o temprano se incorpore Iturra. Míchel ha de decidir si juega ya de titular mañana o si va entrando en el equipo de una forma más paulatina, y también si la presencia del chileno provoca que cambie el dibujo: en lugar de un 4-2-3-1, un 4-1-4-1, con Adrián y Recio por delante, aunque el madrileño será baja por sanción mañana.

En el Espanyol, Quique ha cambiado de planes en los últimos partidos. Ha pasado del 4-4-2 clásico a un 4-3-3, con Gerard Moreno como único punta, y con Sergio García y Baptistao en las bandas. La otra novedad es el regreso a la zaga de Óscar Duarte (duda para mañana por un golpe) y que David López ha adelantado su posición al centro del campo.Aunque el equipo llega con menos descanso –perdió el jueves en la Copa por 1-2 con el Levante–, el técnico tiene a todos disponibles.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos