'Expediente Success'

Success, ayer en una acción a balón parado de ataque de su equipo defendido por Sarabia. :/Salvador Salas
Success, ayer en una acción a balón parado de ataque de su equipo defendido por Sarabia. : / Salvador Salas

Jose sorprende al prescindir de En-Nesyri y situar de titular al nigeriano, para deshacer el cambio en el minuto 34 entre una gran pitada

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

El sorprendente episodio en Bilbao al no quedar impuesto el criterio del entrenador en una acción de penalti a favor siguió coleando anoche, aunque pudiera parecer increíble. Las decisiones tomadas dañaron la credibilidad del trabajo del nuevo entrenador, José González. La Rosaleda asistió con sorpresa a la presencia de Success en la formación titular del equipo y a su sustitución en el minuto 34. De nuevo, un claro ejemplo de una mala gestión del capital humano de la plantilla.

La ausencia de En-Nesyri en el once titular del equipo sólo se pudo entender desde la perspectiva de que el entrenador castigó al marroquí por su atrevimiento al lanzar una pena máxima en San Mamés y no atender a la jerarquía de lanzadores establecida, con Chory Castro como designado. El hecho de que el atacante no aprovechara el penalti sumó gravedad al incidente, sin que nadie impusiera el criterio correcto (ni jugadores ni entrenador) en los instantes antes de lanzarse.

El Málaga recurrió el lunes al Comité de Competición para que se le retirara alguna de las dos amonestaciones a En-Nesyri, que le costaron la expulsión en Bilbao. El éxito de las alegaciones contrastó con la determinación de Jose, que decidió que su delantero, quizás uno de los jugadores más en forma y el que más dinamita el ataque del equipo, partiera desde el banquillo.

En-Nesyri, que suplió a Success, en una pugna con Lenglet.
En-Nesyri, que suplió a Success, en una pugna con Lenglet. / Salvador Salas

Esta decisión controvertida se sumó a la presencia en el once por primera vez de Success. El nigeriano llegó a finales de enero, en el mercado invernal, con una decena de kilos de más, un exceso que se puede deber en parte a la masa muscular ganada, no totalmente a un exceso de grasa corporal. Lo cierto es que pese a trabajar con un plan específico durante semanas sigue con una estampa muy distinta a la que mostró en su etapa en el Granada en Primera hace dos campañas, pero su nivel en los entrenamientos debió de convencer a Jose, que ya lo tuvo a sus órdenes en el cuadro nazarí.

«Sin espacios»

Además, Success partió desde la banda derecha del ataque, lo que dio posibilidad a Rolan de jugar en punta. La actuación del nigeriano, activo, pero con un exceso de revoluciones, distó mucho de la exigible en un profesional que juega en la máxima categoría, de ahí que Jose pusiera a calentar a En-Nesyri en torno al minuto 25. Sus gestos al preparador físico daban a entender que el cambio iba a ser inminente, y se produjo en el minuto 34. La tremenda pitada aSuccess lo deja muy marcado cara a que pueda aportar cosas en el futuro en el equipo. Un cambio por cuestiones tácticas tan temprano sólo se recordaba desde el sufrido por Jony con Juande Ramos a comienzos de la campaña anterior o en la práctica habitual de Paco Jémez en sus equipos. Además, el buen papel de En-Nesyri en el partido dejó en evidencia que prescindir de él de salida pudo no ser la mejor decisión. En la sala de prensa Jose explicó que la marcha del nigeriano se debía a un nuevo escenario del partido «sin espacios».

Sandro reapareció en La Rosaleda y fue el centro de las iras de la afición desde que salió a calentar

La pitada recibida por Success no fue comparable ni siquiera a los cánticos, gritos y silbidos contra Sandro. El ahora sevillista centro la ira del malaguismo, que se mostró muy contrariado por su salida en verano al Everton y, sobre todo, por el hecho de que no llegara en el mercado invernal de nuevo, aunque en realidad las circunstancias económicas hicieron imposible su contratación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos