Fichajes para Primera... o Segunda

Iturra se dispone a golpear a la pelota en el encuentro del sábado ante el Atlético. /Salvador Salas
Iturra se dispone a golpear a la pelota en el encuentro del sábado ante el Atlético. / Salvador Salas

Ignasi Miquel, Iturra y Lacen han sido contratados en el mercado invernal para que continúen en cualquiera de los dos escenarios posibles

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

El Málaga aún mantiene la esperanza, pero, como explicaba ayer este periódico, está obligado a contemplar ya otro escenario: la posible presencia del equipo la próxima temporada en Segunda División. Nadie quiere resignarse en el seno del club –ni en el vestuario ni en las oficinas–, pero los responsables de la entidad son conscientes de que la previsión es crucial en el fútbol y de que, hoy por hoy, el riesgo de descenso es bastante elevado pese a que falta todavía poco más de un tercio del campeonato. Por eso, no es casualidad que los tres jugadores contratados en el mercado invernal (los otros cinco son cedidos y sin opción compra) se ajustan a un futuro proyecto tanto en la élite como en la categoría de ‘plata’.

El excentrocampista del Getafe ha asombrado tanto por su liderazgo y su nivel que el club le ofrecerá seguir sin que tenga que cumplir la cláusula de partidos

Ignasi Miquel, Iturra y Lacen son tres fichajes de ‘futuro’ (las comillas obedecen a que los dos últimos van a cumplir 34 años los próximos meses). Que el Málaga los haya contratado constituye la clara prueba de que a estas alturas ya nada se deja al azar. Se trata de jugadores a los que se considera válidos en caso de permanencia, pero también de consumarse un nada deseado descenso. Y además todos ellos cumplen otro requisito imprescindible en la planificación, el económico. Los emolumentos pactados con los tres no supondrían un lastre su hubiera que competir en Segunda, otro factor clave si se valora que los ingresos (sobre todo por los derechos televisivos) se desplomarán y que los gastos deberán sufrir un drástico ajuste.

Futbolista con proyección

Desde luego, en el caso de Ignasi Miquel su fichaje en el mes de diciembre obedeció a que todos los informes coincidían en que era el mejor central de Segunda División y que, por lo tanto, se trataba de un futbolista con proyección. También a que la cláusula de rescisión en su contrato con el Lugo era baja (350.000 euros) y muy ventajosa ante el escaso margen de maniobra para el mercado invernal (1,6 millones). Pero no es menos cierto que la dirección deportiva encabezada por Mario Armando Husillos valoró más la apuesta por un zaguero que podía ser interesante en Primera o Segunda que por uno de cualquier otro mercado.

Husillos debe medir bien sus pasos en futuros fichajes: en Primera se exige un nivel alto, pero en Segunda es clave el aspecto económico

Sucedió algo parecido con Iturra más allá de que el chileno estuviera compitiendo (disputó casi todos los partidos, y completos, desde su llegada al Necaxa mexicano) o de que él quisiera regresar al Málaga. También las condiciones económicas eran asequibles y también podía ser un futbolista valioso en caso de hipotético descenso a Segunda (cabe recordar que procedía del Murcia, que había competido en esa categoría, cuando llegó al cuadro blanquiazul en agosto de 2012).

El caso de Lacen es punto y aparte. Del internacional argelino se conoce sobradamente en el mercado su profesionalidad, pero ya en los primeros días de trabajo a las órdenes de José González el centrocampista asombró por su liderazgo (virtud de que la que no está muy sobrada la actual plantilla) y su nivel. De ahí que Husillos diera por hecha su continuidad en la presentación del futbolista pese a que en principio la renovación por otra temporada depende de la disputa de un número determinado de partidos. Y aunque la cifra es muy baja, el director deportivo apuesta sí o sí por el exfutbolista del Alavés, Racing y Getafe, razón por la que ya se le ha expresado informalmente que seguirá un año más con independencia de que el equipo compita en Primera o en Segunda, y de que no alcance lo estipulado.

A partir de ahora el camino más fácil para la dirección deportiva sería la búsqueda de jugadores que cumplieran los mismos requisitos que Ignasi Miquel, Iturra y Lacen; es decir, que pudieran tener acomodo en la élite o en la categoría de ‘plata’. Sin embargo, es evidente que existe un salto cualitativo de permanecer en Primera y no todos los futbolistas pueden ajustarse a ese perfil. Al margen, por supuesto, de que Husillos y los dirigentes del club deben medir bien sus pasos en el terreno económico para evitar riesgos con el tope salarial si finalmente el Málaga no logra la permanencia.

Temas

Fútbol

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos