¿POR QUÉ EL FILIAL NO PUEDE SEGUIR EN TERCERA?

Parece que en la Segunda B es donde se inventa el fútbol promocional cuando el Málaga ha sacado ricos beneficios en los traspasos de jugadores que salieron más abajo

PACO CAÑETE

Han finalizado las promociones de fútbol, tanto a Primera como a Segunda o Tercera, organizadas por LaLiga y la Federación, con distinta reglamentación. No se han escuchado quejas relacionadas con las reglas y el desarrollo de las distintas fases. Una auténtica reoca, aunque no se trate del antiguo juego de dados, sino de una cosa extraordinaria para bien o para mal. Insisto, las bases para ascender, la REOCA, con el mayor tipo de letra. Para subir a la división de honor se han enfrentado los primeros de Segunda, arrancando con la clasificación de Liga. En esta fase se han eliminado los lanzamientos desde el punto de penaltis para romper un empate tras la prórroga. Se ha tirado por la calle de enmedio con una solución de las que dejan calvo en dos o tres días a sus pensadores y decididores. En caso de igualada para la siguiente ronda, se clasifica el equipo mejor situado en la Liga anterior. Se pudo apreciar en el Tenerife-Cádiz.

El fútbol mundial lo adoptó para deshacer igualdades. Cuando se producen esas tandas de ejecución de supuestos penaltis, los índices de audiencia de las retransmisiones suben como la espuma. Baten registros. Interesan y es fútbol. En España se ha desterrado de una categoría. Lo pierde esta nueva regla que se ha aplicado con diferencia de clases. De Segunda a Primera, únicamente. En las otras categorías han seguido los lanzamientos. Y en Tercera y Segunda B se han repetido los casos. Sin embargo, en las competiciones internacionales sub-21 y en la Copa Confederaciones sigue igual. Ni es justa ni es un modelo si no se aplica para todos. Han borrado un aliciente que nació para todo el mundo. La reoca. La repanocha. Da igual. Botón de muestra reciente: Chile-Portugal, con un tal Bravo en una portería.

Una temporada más, de tantas, de ilusiones rotas. En la actualidad, a modo de entendimiento injustificable de cara al futuro, me dicen en voz más o menos alta que el filial no puede continuar como en los últimos años. Me encojo de hombros y musito unas palabras: «¿Por qué no?» Pero sin fichas de 200.000 euros, que las hay. Parece que en la Segunda B es donde se inventa el fútbol promocional y que los jugadores con futuro parten de esa categoría. Las opiniones son respetables. Ahí va una más: en los últimos años, tras una serie de fases de ascenso con el peor resultado, del filial han dado el salto al Málaga, entre otros, Samu Castillejo, Samu, Juanmi, Pablo, Juanpi, Ontiveros, Luís... El primer equipo ha sacado buenos, ricos beneficios en los traspasos. Insisto, repito y reitero que el movimiento... andando. El Malagueño promociona jugadores. Por número y nombres, la relación es de lujo. Todo, aparte de ascensos y Segunda B.

Por supuesto que no van a estar todos los que son o serán. En la puerta de entrada y salida del club se ha organizado un auténtico tapón. Antes de entrar tienen que dejar salir. Los que de momento son y están, pero descartados por el entrenador, no tienen prisa por salir ni les llegan ofertas para cambiar de vestuario. Y los que tienen que sentar plaza en La Rosaleda tropiezan con 'don parné'. Negociaciones, juego de números y acuerdos, pero el tope salarial malaguista es de los 'mírame y no me toques', por lo que se demoran las firmas. Total, que los millones que tienen que ingresar por la baja de Sandro están sobadísimos. Es base fundamental para rubricar a tres o cuatro elementos que han respondido afirmativamente. Arnau ha hablado con el ciento y la madre de jugadores, representantes y clubes. Su trabajo está más que justificado. Sólo falta el dinero, tanto a los de dentro para que se marchen como para los que tienen que llegar. De momento, Baysse, Adrián, casi todo de Roberto y también hecho Borja Bastón. Sí, de momento, porque lo de salir y entrar es un auténtico tapón.

Fotos

Vídeos