El final del calvario para Juanpi

El venezolano recupera la sonrisa tras dos años lastrado por las molestias de pubis: «Se puede decir que jugaba con una pierna menos»

Juanpi posa en Garderen entre todas las bicicletas asignadas a los miembros del equipo.
Juanpi posa en Garderen entre todas las bicicletas asignadas a los miembros del equipo. / Santiesteban
SERGIO CORTÉS

Al fin comienza a recuperar la sonrisa. «Se puede decir que jugaba con una pierna menos; me tenía que pinchar antes de cada partido», confiesa. Juanpi está ante el final del calvario por problemas de pubis que arrastraba desde hacía casi dos años. «Era siempre lo mismo: forzar, forzar y forzar. Así hasta que hablé con Míchel y decidimos que debía parar y operarme para llegar al inicio de la Liga lo mejor posible y recuperado al cien por cien, que es lo que yo realmente quiero», explica el internacional venezolano en conversación con este periódico.

De momento Juanpi no ha comenzado a ejercitarse con normalidad junto a sus compañeros y permanece en el gimnasio junto a Ontiveros en continuo trabajo de recuperación a las órdenes del readaptador, Hugo Camarero. Su presencia en el debut liguero frente al Eibar se antoja complicada, aunque por él no va a quedar. «Más ganas que yo no tiene nadie. Estoy ansioso por sentirme físicamente fuerte en los entrenamientos, por sentirme liberado de todas estas molestias y por no estar jugando limitado, como ocurría en la gran mayoría de los partidos de la pasada temporada y, por qué no decirlo, del primer año. Pero esto también es parte del fútbol y asumía que tenía que jugar con molestias», recalca.

«El pubis es indescifrable»

Han sido muchos meses de sufrimiento, de pensar erróneamente que la situación mejoraba. «El pubis es indescifrable y cuando piensas que estás bien no lo estás... Ahora, después de dar el paso importante de operarme, estoy muchísimo mejor que antes, pero todavía falta seguir fortaleciendo muchos músculos para que todo se reajuste. Espero estar pronto en el campo», apunta. Juanpi incide en que las molestias lo frenaban en algunas situaciones del juego, pero asegura que no guardaban relación con aquella dinámica en la que entró de buscar la misma jugada: «Nada tenía que ver, aunque obviamente sentía más molestias a la hora de los giros, por la zona céntrica del pubis, y también en los golpeos. Tenía muchísimas cosas que me limitaban. Incluso al trabajar en el gimnasio me sentía limitado».

«Más ganas que yo no tiene nadie», recalca el ‘10’, ilusionado con el sistema de Míchel: «Me viene muy bien para mi estilo de juego»

Precisamente hace un año Juanpi completó una pretemporada excelente, pero poco a poco su nivel decayó. Existe un dato revelador que refleja la incidencia de los problemas físicos en su declive. En cinco de los siete primeros partidos fue el futbolista del Málaga que más distancia total recorrió (las únicas excepciones fueron ante el Villarreal y el Betis, aunque en este fue el tercero), Ese es el objetivo que se marca ahora el ‘10’ blanquiazul: «El año pasado empecé muy bien y me sentí a nivel de juego bastante bien, bastante confiado, bastante libre... A partir de no sé qué momento empecé a bajar, el pubis empezó a darme la lata y me tuve que regular. Pero a nivel individual el principio de la pasada temporada fue de un nivel alto con la selección y con el equipo. Esa es la línea: mantener el tono de los partidos buenos y sentirme bien para beneficio del equipo».

«Estoy ansioso por sentirme físicamente fuerte, por sentirme liberado, por no estar jugando limitado»

«Soy demasiado autocrítico y siempre trato de no buscar excusas, de centrarme en lo que hice mal para mejorarlo»

Los que conocen bien a Juanpi destacan que es muy autocrítico –«sí, demasiado», matiza–, de ahí que cuando se le sugiere que la pasada temporada le pesara la responsabilidad por tener que tirar del equipo él lo descarte: «No, la responsabilidad se la pone uno mismo. Simplemente son fallos que uno comete, que luego ve y se pregunta: ‘¿Por qué haces una cosa mal si antes la hiciste bien?’ Es algo que se aprende durante la temporada, con los años, y que obviamente uno quiere mejorar. Siempre trato de no buscar excusas, de no ir más allá que centrarme en lo que hice mal para trabajar en mejorarlo».

Sólo el presente y el futuro

Juanpi ya ha olvidado el pasado y se centra en el presente y en el futuro. Y no puede ocultar su optimismo. Quiere volver a sentirse útil, más si cabe con el sistema que empleó habitualmente Míchel en la recta final de la campaña anterior, el 4-1-4-1. «A mí me gustan mucho las formaciones que pone Míchel y la idea de juego que el cuerpo técnico trata de imponernos. La verdad es que esa manera de plantear los partidos me viene muy bien para mi estilo de juego», sostiene.

«A nivel individual el principio de la pasada temporada fue de un nivel alto; esa es la línea: sentirme bien para beneficio del equipo»

Pero ahora la cuestión es obvia: ¿mejor por dentro o en la banda? Da la impresión de que como interior puede aportar mucho al Málaga, pero el venezolano entiende que su contribución como falso extremo también puede ser alta: «La verdad es que no me cuesta jugar en la banda. Toda la segunda temporada con Javi Gracia la jugué ahí y me daba libertad para moverme por dentro y ver de cara la portería. Es más fácil para mí que jugar de espaldas o hacerlo en el medio campo. Con poca libertad es más difícil». Juanpi está en el final de su calvario debido al pubis. Una gran noticia para el Málaga.

Fotos

Vídeos