GOLES CONTRA LA ANSIEDAD

MANUEL CASTILLO

Al fin llegó lo que todos esperábamos con ansiedad: la victoria, tres puntos más. Y tuvo que ser a seis minutos del final y por mediación de un jugador casi inédito en La Rosaleda. La internada de Borja Bastón por el interior, repleta de velocidad, fuerza y finalmente habilidad, es la jugada que, personalmente, uno venía echando en falta en el equipo desde que empezó la Liga. Como él, quienes saltaron desde el banquillo imprimieron al equipo unos minutos de una fuerza y una garra que, en definitiva, son las armas que desbaratan al rival más pintado. Y 'reaparecieron' Chory Castro y Juanpi, de quienes siempre se esperó más. Y están por dar el salto a la normalidad (única manera de salvar los muebles) jugadores como Jony, Keko y Ontiveros, a los que ojalá esta victoria ante el Deportivo les sirva de revulsivo y estímulo para luchar por la titularidad. Lo malo de todo esto es que el próximo encuentro es con el Real Madrid, tan necesitado de puntos (aunque por otro objetivo) como el Málaga de Míchel. No obstante hay que mantener la ilusión de un buen resultado y, si no, no pasa nada, la ocasión la pintan ideal ante el Levante del exmalaguista Muñiz. Lo más importante, de momento, es que el equipo progrese adecuadamente... y a salvarse tocan..

Pero es que la ansiedad va por barrios. Ya me dirán cómo están los intocables Madrid y Atlético con sus goleadores en punto muerto. Y el mismísimo Barcelona que, aún no jugando bien, gana a duras penas y peor si Messi desaparece del campo. La ansiedad que machaca a Cristiano y a Griezmann, por no citar más, tiene a sus respectivos entrenadores fuera de sus casillas. Y otros, como Ayestarán en Las Palmas, con un pie fuera del banquillo después de llevar trece derrotas consecutivas entre su breve etapa en el Valencia y actualmente en el equipo canario. Ganar es el único remedio generalizado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos