SIN GOLES NO HAY PARAÍSO

A lo Panenka

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

El paso adelante del Málaga en defensa es evidente, está claro. La llegada de José González, 'Jose', ha supuesto una mejora sustancial de la zaga y del sistema para controlar a los contrarios, para evitar las oportunidades del rival, pero el equipo sigue muy verde en ataque, en las ocasiones y el acierto. Y sin goles no hay paraíso, sin marcar no se puede pasar, como máximo, del empate. La asignatura pendiente sigue estando ahí, en la parcela ofensiva. Sin triunfos es imposible reducir la desventaja y salir del 'farolillo rojo'. El Málaga volvió a perder otra oportunidad para reactivarse. Llegarán más, pero está dejando pasar demasiadas opciones para cambiar el rumbo. En este caso sólo fue capaz de conseguir un punto, aunque con uno menos.

La presencia de Borja Bastón dejó claro el 'cambio' en el planteamiento de Jose. Al jugar en casa, el Málaga estaba obligado a ofrecer más en la creación de juego y posesión de balón. De ahí que el nuevo técnico, en su debut en casa, prescindiera de entrada del mayor experto en los contragolpes, el joven En-Nesyri. Con Borja, pese a que siga sin funcionar, era previsible que existieran mayores opciones con un fútbol combinativo y con centros desde las bandas. Esta fue la gran novedad que presentó el preparador gaditano, y no dio el resultado pretendido.

El papel de Adrián 'entre líneas', otra vez clave para el equipo. Jose ya dijo que juega con un 4-4-2, y así lo está haciendo en los dos encuentros en los que ha dirigido al equipo. Aunque no deja de ser una variante de este sistema, con algunos matices. Adrián actúa como segundo delantero, si bien ayer lo hizo más atrás, a la altura de Keko y Chory Castro, lo que le permitió provocar un gran desequilibrio con sus subidas y bajadas, y sirvió para disponer de oportunidades y para generar peligro. Pero sin goles.

El 'teatro' y la presión al árbitro también le funciona al Girona. Resulta curioso cómo actúa el conjunto catalán de forma coordinada en las protestas, las quejas y la exageración en las consecuencias de las faltas. Un recién ascendido que domina estas lides más propias de los 'grandes'. Rodean al árbitro y levantan los brazos en cada falta, pero el conjunto gerundés también se emplea con agresividad. Por contra, el Málaga apenas contempla ni controla este asunto, lo que muchas veces lo coloca en inferioridad, incluso, ante un rival de menos nivel.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos