Una grave crisis en el momento crucial para el Málaga

Al-Thani y Husillos, en un partido en La Rosaleda en la anterior etapa del segundo como director deportivo./SUR
Al-Thani y Husillos, en un partido en La Rosaleda en la anterior etapa del segundo como director deportivo. / SUR

Mientras Al-Thani y sus hijos ya conocen la marcha de Husillos, la planificación se estanca y puede beneficiar a sus adversarios

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

Fin de semana a la espera de acontecimientos en el Málaga. Pero la grave crisis está servida. El director deportivo, Mario Armando Husillos, ya le transmitió el viernes al único interlocutor de los propietarios, el abogado Joaquín Jofre, que no continuará en el club tras verse desautorizado en Twitter por el presidente, Abdullah Al-Thani. Y este, a su vez, también ha recibido ya una comunicación por parte del asesor jurídico. La situación se produce precisamente en un momento crucial, en la etapa clave para planificar la plantilla cara a una Segunda División muy exigente y competitiva, y cuando los primeros rivales directos que ya se conocen, Deportivo y Las Palmas, comienzan a moverse.

Las comparaciones siempre son odiosas, pero en el caso del Málaga de Al-Thani es imposible entrar en ellas porque no existen precedentes de un comportamiento tan peculiar de un presidente. Los ha habido polémicos, excéntricos, muy personalistas, forofos... Pero los Gil, Caneda, Lopera, Piterman y demás no contaban con redes sociales. Y esa se ha convertido en la perdición del jeque y también del propio club, cuya imagen cae en picado cada vez que el propietario se descuelga en Twitter o Facebook con alguna reflexión o salida de tono. Y no es que en estos tiempos falten personajes extravagantes al frente de los equipos, pero cuidan mucho sus apariciones en las redes.

En las negociaciones para su regreso Husillos se cuidó mucho de imponer a su principal interlocutor, Nasser Al-Thani (aunque también conversó con Nayef), que debía tener completa libertad en la parcela deportiva, que no podían producirse intromisiones y que además los propietarios debían abstenerse de hacer valoraciones en público sobre fichajes, altas o bajas (precisamente por los precedentes del jeque en Twitter). Hasta ayer ninguno de los Al-Thani había 'respirado'. Ni el presidente ni tampoco sus hijos.

Fuentes del club recalcan que Jofre ya les ha hecho saber a ellos la postura de Husillos después de que Al-Thani rechazara públicamente la opción de Lucas Alcaraz para el banquillo malaguista. No obstante, como es habitual, está por ver cuándo responde el jeque. Ya no es sólo qué camino va a tomar, sino cuánto va a demorar la toma de decisiones. Y eso es lo que más preocupa en el club, máxime cuando el martes comenzará el Ramadán y tradicionalmente durante el mes de ayuno para los musulmanes el presidente pasa largos periodos totalmente 'desconectado'.

El riesgo de perder el terreno ganado frente a otros rivales (tres o cuatro fichajes estaban encauzados) es muy elevado porque Husillos ya le ha transmitido a Jofre que él y su equipo seguirán trabajando hasta que se resuelva su situación contractual, pero que en ningún caso él tomará decisiones. «Yo no voy a hacer el equipo», fue la contundente frase que empleó el hispanoargentino, que considera ilógico dejar operaciones cerradas a su sucesor.

Surge una pregunta: ¿concluirá Jofre las operaciones ya abiertas y de las que lógicamente estaba informado? En condiciones normales no debiera ser así, pero el Málaga a estas alturas no es un club normal. «El jeque es imprevisible», se repite en las oficinas del club. Primero debe producirse su reacción a corto plazo y después que decida quién tomará las riendas de la parcela deportiva.

La realidad es que el Málaga tenía más margen de maniobra que sus rivales, pero estos comienzan a reaccionar. Los dos fijos son los otros descendidos, el Deportivo y Las Palmas. El primero ya ha elegido nuevo director deportivo, Carmelo del Pozo (procedente del Levante), y se da por seguro que en una semana se sabrá si sigue Seedorf o si llega otro técnico (suena con fuerza Juan Ramón Muñiz). Respecto al cuadro grancanario, su presidente, Miguel Ángel Ramírez, se reunió días atrás en Miami con toda la estructura deportiva para poner en marcha el proyecto. En La Rosaleda, mientras, todo vuelve a ser una incógnita, con una grave crisis en el momento crucial.

«Paso palabra», dice Jose sobre la crisis

José González está a punto de concluir su etapa en el Málaga sin emitir un solo titular crítico con el funcionamiento de un club, ni siquiera tras el anuncio de dimisión del responsable que lo trajo, Husillos. «Paso palabra», fue la respuesta escueta del técnico cuando se le preguntó ayer en rueda de prensa acerca de esta última novedad.

Jose sólo quiso hablar de lo que toca. «Estamos preparándonos para un partido de Primera, contra un rival de solera, en un entorno agradable. El jugador tiene que tener inquietud por jugar, dar la cara y mantener la autoestima. A ver si damos buena imagen, parecida a la que se dio ante el Betis y en otras salidas, y a ver si cambiamos el resultado, que es lo que nos falta», manifestó. Y sobre la llamada a Alberto, explicó: «Puede aportarnos cosas. Se merece estar un día con nosotros. Se ha entrenado y manejo informes de Antonio Tapia».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos