Un grave error de cálculo

Peñaranda, en una acción del pasado Mundial sub-20.
Peñaranda, en una acción del pasado Mundial sub-20. / AFP

El Málaga no agilizó la salida de Peñaranda semanas atrás y ahora se encuentra con que probablemente deba continuar en la plantilla al estar lesionado

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

Era un descarte cantado, incluso antes de que acabara la pasada temporada, pero a estas alturas sigue en el Málaga. Y no parece que esa situación vaya a cambiar hasta enero. Un grave error de cálculo en la planificación va a obligar al club a quedarse con el venezolano después de sufrir este una lesión en el pie izquierdo. El contratiempo es mayúsculo porque además el medio punta ocupa una de las tres plazas de extracomunitario (junto a Rosales y otro de los descartados, Santos), lo que condicionará aún más algunos movimientos en el capítulo de entradas.

Un contratiempo también para el tope salarial

La lesión de Peñaranda en el pie izquierdo también supone un contratiempo para el Málaga a efectos del tope salarial asignado por LaLiga para el próximo ejercicio. Evidentemente la ficha del venezolano durante la próxima temporada nada tenía que ver con la percibida durante los primeros cinco meses y medio de este año, así que su salida suponía un respiro en este aspecto. Ahora la pregunta es sencilla: ¿existen opciones de que los equipos que estaban interesados en él insistan en incorporarlo aun a sabiendas de que no podrá competir durante el primer mes y medio? El Deportivo lo tenía en su agenda y, dada la apurada situación económica en la que se encuentra, busca futbolistas cedidos o a bajo precio debajo de las piedras. De ahí que no se descarte que el club gallego mantenga su apuesta por Peñaranda y que insista en su llegada. Otros conjuntos, como el Alavés, también bucean estos días en este mercado.

Salvo sorpresa, Peñaranda deberá seguir en el Málaga hasta enero. No debe descartarse que algún equipo dé el paso de hacerse con sus servicios –siempre en condiciones muy ventajosas– aun a riesgo de no poder contar con él durante el primer mes y medio de competición. Pero no es lo habitual. En principio el extremo izquierdo de la selección ‘vinotinto’ sub-20 no podrá competir hasta comienzos de octubre o, como muy pronto, a finales de septiembre.

El venezolano, que ocupa plaza de extracomunitario, sufrió la rotura de un metatarsiano del pie izquierdo y deberá estar casi tres meses de baja

Paradójicamente, tanto el representante de Peñaranda como el club propietario del futbolista, el Watford, fueron informados semanas atrás de la intención del Málaga. Cabe recordar que el medio punta se incorporó cedido al conjunto blanquiazul teóricamente para la segunda parte de la temporada pasada y la próxima completa. No obstante, su bajo rendimiento y su precario tono físico hicieron que los responsables deportivos decidieran cancelar la segunda campaña pactada.

Precedente con Luis Alberto

En el Málaga ya se vivió un precedente de esta situación. Fue hace dos veranos con el también medio punta Luis Alberto. Se pactó con el Liverpool un préstamo por dos temporadas, pero el futbolista, al ver las escasas oportunidades de las que dispuso en la primera con Javi Gracia en el banquillo, decidió solicitar su marcha. En aquel momento todas las partes salieron ganando, ya que el técnico navarro tampoco contaba con él.

Ahora la situación es distinta. Peñaranda no dio el nivel mínimo y, lo que es peor, con el paso de las semanas no dio síntomas de mejoría. Su actuación en la recta final frente al Barcelona, cuando fue pitado por parte de la grada debido a que físicamente no daba la talla pese a entrar de refresco, supuso la sentencia para el venezolano, que ya no tenía opciones de continuar en el nuevo proyecto.

El Málaga quería sacarlo cuanto antes a toda costa, pero no logró agilizar su salida. La presencia del futbolista en el Mundial sub-20 provocó un freno en los contactos, probablemente porque su agente confiaba en que Peñaranda, utilizado casi siempre de salida como extremo izquierdo (donde él realmente se siente a gusto, no como delantero), ofreciera un buen nivel y en La Rosaleda cambiaran de opinión.

Pero el rendimiento del venezolano no mejoró –es más, su tono físico quedó reflejado en las dificultades para desbordar por la banda–, así que, pese a que su selección acabó subcampeona en la cita de Corea del Sur (perdió por 0-1 en la final contra Inglaterra), la posición del Málaga no varió. El desenlace del Mundial sub-20 no pudo ser más desgraciado para el futbolista cedido por el Watford, porque sufrió una rotura del quinto metatarsiano del pie izquierdo, amén de ser protagonista de unos graves incidentes en un hotel, en los que se vio implicado con jugadores de Uruguay.

Ahora el Málaga se encuentra con probablemente deba quedarse con Peñaranda hasta enero cuando no entra en los planes de Míchel. El joven futbolista venezolano deberá estar casi tres meses de baja, lo que reducirá las opciones que tenía de recalar en otro equipo. El problema para la entidad de Martiricos se agrava porque además el medio punta ocupa plaza de extracomunitario (para ello tuvo que anticipar su retirada Weligton) y a día de hoy eso también supone un lujo porque en el mercado existen opciones interesantes de jugadores foráneos.

Fotos

Vídeos