GRAVES ERRORES

EL ÁRBITRO

MARTÍN NAVARRETE

Hubo dos jugadas que marcaron el resulto. La primera, en la acción posterior al 1-0 del equipo valencianista, cuando al rematar de cabeza Rolan, el balón dio en la mano de Gabriel, lo que permitió que el cancerbero tuviera fácil el despeje. Me pareció penalti. La segunda fue la que originó el segundo gol de Zaza. Se debió anular por la posición de fuera de juego de Santi Mina, previa al remate del delantero italiano. Se le reclamaron dos caídas más en el área, ambas a Rolan. La primera con Soler y la segunda con Parejo. No me parecieron penalti.

Los partidos que se resuelven con un resultado tan abultado como el de anoche en Mestalla suelen ser cómodos de dirigir. Esta circunstancia lo ayudó en gran medida para que no tuviese influencia en el devenir de su trabajo. Si a esto se le añade la experiencia que atesora, consigue dirigir el encuentro con cierta tranquilidad. Es un colegiado el catalán Álvarez Izquierdo veterano, serio y con buen criterio del ritmo del juego. Interpreta con acierto las disputas del balón y aplica la ventaja con buen tino a lo largo del partido.

El aspecto más negativo fue, sin duda, el control en las áreas. A la jugada ya comentada del minuto 18 de partido, el penalti por manos de Gabriel, que no señaló, habría que añadir también la del minuto 28, una acción sobre Zaza por parte del guardameta Roberto, que desde el suelo agarró al italiano, impidiendo el remate de este. No anduvieron finos los asistentes. El error más grave se lo provocó Barranco Trejo al dar validez al segundo gol de Zaza. Santi Mina hizo por jugar el balón en posición más adelantada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos