¿Tendrán hueco los canteranos cedidos?

Mula, en el remate que supuso el primer gol del Tenerife ante el Sevilla Atlético./El Día de Tenerife
Mula, en el remate que supuso el primer gol del Tenerife ante el Sevilla Atlético. / El Día de Tenerife

Mula sí cuenta con plaza fija para la próxima temporada mientras Luis, Mikel y Ontiveros deberán ganársela en la pretemporada

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

Con la planificación del Málaga a todo gas –otra cuestión es que los movimientos sean estas semanas entre bambalinas– surge la pregunta sobre si tendrán hueco en la primera plantilla los cuatro jugadores canteranos que se encuentran cedidos en Segunda División. A día de hoy el único que tiene plaza fija es Mula, que ha aprovechado su etapa en el Tenerife. En cambio, Luis, Mikel y Ontiveros tendrán que ganársela en la pretemporada.

Las cesiones a Segunda no han dado el fruto deseado en lo que respecta a los futbolistas que habían llegado los últimos meses al Málaga procedentes del Atlético Malagueño. De todos los casos el que más preocupa es Ontiveros, porque ha protagonizado otra decepción en el Valladolid, donde sí era titular con Luis César (aunque siempre era sustituido) y está inédito desde que llegó Sergio González. Eso sí, el estancamiento del marbellí tampoco ha sido una sorpresa ni en el club ni en el vestuario. Como no lo ha sido la irrupción en el Tenerife de Mula, un futbolista que aún está por hacer pero que ha mostrado 'hambre' desde que Míchel le dio la primera oportunidad.

El extremo cedido al Tenerife ha sido el único que ha brillado, los dos defensas han tenido una aportación testimonial, y el marbellí ha vuelto a decepcionar en Valladolid

Por su parte, los dos defensas cedidos, Mikel y Luis, han tenido una aportación testimonial en el Cádiz y el Lugo, respectivamente. El venezolano apenas ha contado pese al empeño puesto en verano por el club amarillo para hacerse con sus servicios, y el malagueño ha disfrutado de tan pocas oportunidades que sólo un canterano lucense ha tenido menos opciones que él en un grupo amplísimo de hasta once zagueros. Ambos tendrán que mejorar muchísimo si quieren quedarse.

Mikel (Cádiz) Utilizado como central y siempre como recurso

El fichaje frustrado de Meré obligó a repescar a Mikel para la pretemporada en Holanda. El Cádiz insistió hasta la saciedad en contar con él como cedido con el argumento de la polivalencia, pero a la hora de la verdad apenas ha jugado como lateral izquierdo (ahí Álvaro Cervera ha empleado a Bijker y Oliván). Los datos son demasiado elocuentes: de 38 partidos, en 13 ha sido suplente y en 12 ni siquiera ha ido convocado. Es decir, ha disputado 13 encuentros. Desde el principio el entrenador, Álvaro Cervera, apostó por la pareja Servando-Marcos Mauro. La baja de este último le dio opciones, sobre todo en la primera vuelta. Entonces enganchó una serie de seis encuentros como titular en siete jornadas. En cambio, en la segunda parte del campeonato ha tenido muy poco protagonismo. Fue titular en los dos primeros choques, pero ha pasado a tener un rol muy secundario y apenas cuenta para el entrenador.

Luis (Lugo) Casi todos los defensas tuvieron más opciones

En la pretemporada Luis estuvo por debajo de su nivel y pagó la falta de centímetros en los entrenamientos, sobre todo en las pugnas con Borja Bastón. Míchel entendió que a su edad lo importante es jugar y competir, no quedarse en la grada, y por eso durante el mes de agosto se cerró su cesión al Lugo. Pero en ningún momento ha contado con la confianza del entrenador, Francisco. Ni la salida de Ignasi Miquel (tras la jornada decimoséptima) ni la grave lesión del lateral Campabadal (tras la vigésima) elevaron las opciones del malagueño para actuar en el centro de la defensa o en el flanco derecho. Es más, las puertas se le abrieron a Josete y a Leuko (en uno de los puestos de central ha sido fijo, Bernardo). Y lo que es peor, en las últimas jornadas hasta han comenzado a tener más protagonismo el central José Carlos y el lateral Lemos. La conclusión es que de los once defensas Luis ha sido el penúltimo en las preferencias del técnico en cuanto a continuidad (sólo ha estado por delante del joven canterano Pedro López). Más allá de los datos sobre partidos disputados (hasta ahora, 11 sobre 38 y únicamente ocho como titular), llama mucho la atención que sólo en dos ocasiones ha enlazado dos encuentros en el once inicial, en ambos casos al comienzo de la segunda vuelta. Ya con el equipo en zona de nadie, en cuatro de los cinco últimos encuentros incluso se ha quedado fuera de la convocatoria.

Ontiveros (Valladolid) Cesión fallida e inédito con el nuevo entrenador
Ontiveros recibe consignas de Luis César.
Ontiveros recibe consignas de Luis César. / Gabriel Villamil

La situación del marbellí preocupa sobremanera en el club, porque a su estancamiento en el primer equipo desde hace un año –más algunas polémicas extradeportivas– se ha sumado la fallida cesión al Valladolid. Y no será porque este no hizo una apuesta muy decidida por él. En la puja que se produjo durante el mes de enero el conjunto del Pisuerga elevó varias veces su oferta para impedir que otros rivales (en especial el Granada) se quedaran con él. Con el anterior entrenador albivioleta, Luis César, sí tuvo continuidad: después de ser suplente en los dos primeros encuentros encadenó ocho consecutivos como titular, pero llamativamente ninguno lo disputó completo. Jugando un poco a su bola, moviéndose por todas las zonas del campo, se esperaba que la conexión con el delantero centro (y 'pichichi' de la categoría), Mata, diera sus frutos. No obstante, poco a poco empezó a diluirse. Con la llegada de Sergio González al banquillo, hace cuatro jornadas, ha desaparecido del equipo. En tres de ellas se quedó en el banquillo y en la otra no fue convocado por lesión. Su balance en tres meses es descorazonador: sólo un pase de gol, frente al Almería.

Mula (Tenerife) Titular indiscutible y cinco goles en trece partidos

Fue hace casi un año cuando Míchel recalcó ante su equipo de trabajo: «Ese Mula tiene algo...» Escuchaba comentarios respecto a que era un futbolista algo medroso, pero él hacía caso omiso. Y fue su apuesta para la pretemporada. Su papel en verano (en los entrenamientos y en algunos amistosos) provocó que el madrileño apostara por él con firmeza, por delante de Keko, Jony e incluso Ontiveros (aunque este estaba más bajo de forma tras ser operado de pubis). El desplome del equipo se lo llevó por delante. Probablemente el extremo habría aportado más en una dinámica no tan adversa. En el caso de Mula fue una apuesta clara de club, no sólo del entrenador. Porque paradójicamente, nada más llegar cedido al Tenerife, se produjeron la destitución de Martí como entrenador y la llegada de Joseba Etxeberria. El exjugador internacional lo incluyó en la alineación en su debut, exitoso además (goleada por 5-1 al Córdoba), y el malaguista estuvo a buen nivel. Es cierto que el Tenerife ha sido en todo este periodo un equipo en zona de nadie, alejado del descanso pero tampoco candidato claro a los 'play-off' de ascenso. No obstante, nadie puede cuestionar la condición de indiscutible de Mula en el cuadro isleño. Ha sido titular en los 13 encuentros, con el añadido de que cinco de ellos los disputó completos y en otros cuatro fue sustituido del minuto 75 en adelante. Tanto él como Luis Milla (el otro refuerzo invernal, procedente del Fuenlabrada) han sido fijos y se han adaptado a un equipo con buen nivel ofensivo que ha marcado 26 goles en los 20 últimos encuentros. De momento, Mula ha firmado cinco de ellos (esto es, casi el 20 por ciento). Quizá le falte más precisión en los centros, pero el trabajo con el primer equipo malaguista durante seis meses le ha permitido mejorar considerablemente en cuanto a trabajo y sacrificio y lo ha ayudado a interpretar mejor el juego, incluidos los movimientos cerca del área. En tierras isleñas se le ha achacado un nivel más bajo en los partidos jugados a domicilio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos