Husillos asume el riesgo en el Málaga

Mario Husillos / . Ñito Salas

La llamada del club y la difícil situación del equipo lo lleva a renunciar al Olympiacos pese al éxito de su gestión estos meses

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

Apenas unas horas después de formalizar su salida del Málaga, de manera cordial y nada traumática, Mario Armando Husillos no tardó en bromear con un amigo. «Comienza la cuenta atrás para mi séptima etapa en el club». En realidad el hispanoargentino nunca se fue. Su casa está en Málaga, sus amigos y compañeros de fútbol-sala están en Málaga, y su primer equipo es el Málaga. Quizá por ello no sorprenda su enésimo regreso, aunque obviamente sí el momento.

Ahora se había asentado en el Olympiacos, donde su gestión estos meses ha sido un éxito -el objetivo era acceder a la fase de grupos de la Champions y se alcanzó- y donde sus responsables han frenado hasta el último momento su salida. Pero al final la llamada y la situación complicada del conjunto blanquiazul han podido más, mucho más. Todo se resume en una frase, empleada a sus más cercanos cuando surgió la posibilidad de volver otra vez: «Ayudar en este momento está por encima de todo».

Los que conocen bien a Husillos saben que él nunca se fue. En realidad nunca se irá del Málaga. Se siente malaguista por los cuatro costados y por eso ha seguido desde que acordó su salida (en noviembre de 2015) la evolución del equipo. Desde el primer día de su adiós rehusó conceder entrevistas. «Yo no debo ser el protagonista, sino el equipo, y lo último que quiero es perjudicar al equipo», recalcó entonces.

El director deportivo tendrá plenos poderes, desde la cantera hasta el primer equipo

Su marcha del Málaga hace casi dos años no sorprendió a nadie. Al presidente del club (y a sus hijos) le molestó sobremanera que Husillos asegurara sin tapujos que Mastour era «un fichaje de la propiedad». Pero paradójicamente el hispanoargentino nunca tuvo una mala relación con el jeque. El verano del año pasado, el mismo día de la ofrenda a la Divina Pastora, se produjo una situación bastante curiosa. La plantilla, con Abdullah Al-Thani a la cabeza, acudió a almorzar a un céntrico restaurante de la capital (para más señas, La Reserva 12). Allí, justo cuando todos iban a acceder al establecimiento, se toparon con Husillos y su esposa (que probablemente, como es habitual verlos en El Palo, habían estado tapeando). «No te lo vas a creer, el jeque ha saludado a Mario como si fuera de la familia», apuntó un jugador. Aquella actuación del jeque vino a reflejar que en el fondo respetaba la labor desempeñada por Husillos.

Razones

Esa probablemente haya sido una de las razones por las que Al-Thani ha vuelto a reclutar a Husillos. La otra, sencillamente, hay que buscarla en la relación que el repescado director deportivo siempre ha mantenido con la actual mano derecha del jeque, el abogado Joaquín Jofre, y con otros ejecutivos del club. Y en este punto cabe aclarar que el asesor jurídico nada ha tenido que ver con la destitución de Francesc Arnau. No es un secreto que la pérdida de confianza de los propietarios en el excapitán ya era total. Venía de atrás, desde la inversión en el delantero uruguayo Santos -por la que el jeque ha pedido explicaciones más de una vez-, y se constató a la hora de desacreditar públicamente al que fuera guardameta en la elección del sustituto de Juande Ramos (Marcelo Romero) y en el fichaje de Demichelis. Eso sí, la situación se agravó desde junio y se acentuó entre julio y agosto, cuando el presidente cortó toda comunicación con el máximo responsable de la parcela deportiva.

La marcha de Arnau era la crónica de una salida anunciada. Pero en absoluto la llegada de Husillos era la crónica de un retorno anunciado. El hispanoargentino ha dado el paso por encima de todo por su cariño al Málaga. «Voy con mucha fuerza, con muchas ganas, dispuesto a contagiarlo para tirar del equipo en lo que pueda», le explicó el lunes por la noche a un miembro del club al que el relevo lo pilló con el pie cambiado. Pero también influyen las circunstancias. La más importante, el entrenador.

«Voy con mucha fuerza, con muchas ganas, dispuesto a contagiarlo para tirar del equipo en lo que pueda», dice

Aunque obviamente hayan surgido discrepancias, Míchel y Arnau siempre han mantenido una relación cordial. Y en el caso de Husillos va a ser una versión incluso aumentada. No es un secreto que el nuevo director deportivo tanteó en alguna ocasión al madrileño y tampoco que ambos realizaron juntos el Curso Nacional de Entrenadores. Desde la llegada del actual entrenador se sucedieron en momentos puntuales mensajes de felicitación y, sobre todo, de ánimo de Husillos a Míchel. Es más, responsables del Olympiacos consultaron al que fue su entrenador por las virtudes del candidato a director deportivo. Husillos recibió todas las bendiciones.

Claro que el nuevo director deportivo no va a llegar al cargo expuesto a las frivolidades o las ocurrencias del presidente. Husillos va a tener plenos poderes en la dirección deportiva, que van desde la configuración del equipo de trabajo desde arriba hasta abajo (incluida la cantera) hasta la decisión sobre el futuro de Míchel (algo que hasta el lunes no se intuía así con Arnau en el cargo) en caso de que persistan los resultados negativos. Suena muy simplista, pero es evidente que el entrenador madrileño sale muy reforzado con la incorporación de Mario Armando Husillos. Esa es otra gran conclusión del relevo en la pieza clave de la planificación deportiva del Málaga. Pero la más importante es que Husillos asume el riesgo cuando lo más fácil era quedarse en Grecia...

Fotos

Vídeos